Un solo grito en el vestuario: ¡A remontar!

Los jugadores del Barça han recuperado la moral y se sienten con confianza para llegar a la final de Copa

El precedente ante el Sevilla del 2019, levantando un 2-0 en contra, está muy presente en el equipo

Koeman, sobre la remontada al Sevilla en la Copa: Nada es imposible | FCB

El FC Barcelona peleará esta noche en el Camp Nou por una de las remontadas más atípicas de su historia. El cuadro blaugrana debe levantar el 2-0 encajado en el Sánchez Pizjuán en la ida de la semifinal de la Copa del Rey sin el aliento del público, el factor a menudo determinante para este tipo de proezas. El silencio en las gradas no ayudará, pero el equipo se siente igualmente esperanzado tras haber recuperado la buena onda.

La victoria del pasado sábado ante el propio Sevilla por 0-2 ha sido básica para volver a creer. Después del batacazo en la ida, sumado a la goleada sufrida frente al PSG en la Champions y el jarro de agua fría del empate del Cádiz, el Barça necesitaba coger impulso. El triunfo frente al Elche sacó al equipo de la depresión y el de Nervión del sábado le ha vuelto a insuflar confianza.

Nuevo dibujo

Koeman hizo un intenso trabajo psicológico para levantar el vuelo, a lo que sumó una revolución táctica que surgió efecto. El FCBarcelona pasó a jugar con tres centrales, los laterales tuvieron menos exigencia defensiva, los centrocampistas se sintieron más arropados, y los dos puntas, Messi y Dembélé encontraron espacios para combinar.

A expensas de si el míster neerlandés repite dibujo o regresa al 4-3-3 convencional, el cuadro blaugrana está con otro ánimo. Los futbolistas están convencidos de que tiene opciones de dar la vuelta a la eliminatoria y plantarse a la final de La Cartuja del próximo 17 de abril ante el ganador del Levante-Athletic, cuyo desenlace se conocerá mañana después del 1-1 de la ida en San Mamés.

Pedri pelea un balón con el sevillista Koundé

| LFP

La inercia ha cambiado y la espiral de noticias negativas, en el ámbito deportivo, se ha frenado. Incluso, el vestuario recibió el martes la alegría de comprobar como Pedri se había recuperado contra pronóstico de la lesión sufrida el sábado. El canario se entrenó con el resto del equipo y apunta a titular. Su presencia es un elemento que sirve para alimentar más las esperanzas barcelonistas ya que es básico para el engranaje tanto ofensivo como defensivo. 

Koeman podrá alinear un conjunto plenamente competitivo y con mucha hambre de sacarse la espina de tantas decepciones esta temporada. Remontar esta eliminatoria significaría un subidón espectacular para encarar el último tramo de la temporada.

Papel de los capitanes

Koeman ha encontrado un gran aliado en su objetivo en los capitanes. El técnico les pidió más y en Sevilla se vio como Messi, Busquets y Piqué respondían. Sergi Roberto, el cuarto, sigue recuperándose de su lesión. Piqué incluso lanzó un mensaje público al término del partido alentando la remontada. El central es uno de los líderes y su presencia en el campo se deja notar de forma notable.

Busquets dio un paso adelante en Sevilla mejor protegido por los tres centrales y, por supuesto, Messi debe ser quien comande las operaciones ofensivas. Leo está motivado, con ganas y no quiere pasarse otra temporada en blanco.

El argentino no soporta quedarse sin título y quiere levantar alguno en esta temporada tan complicada. La Copa del Rey, pese al adverso 2-0 de la ida, todavía es el que está más al alcance de la mano.

Precedente 2019

Messi es uno de los jugadores que tiene presente el precedente de hace dos años. El Barça había perdido también por 2-0 en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey y tenía el mismo reto que actualmente. Los barcelonistas superaron al conjunto hispalenses por un contundente 6-1 y se clasificaron para las semifinales.

El desenlace del torneo fue fatídico con la derrota ante el Valencia en la final, pero la eliminatoria frente al Sevilla es otro elemento al que aferrarse para soñar. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil