Cronología de la histórica remontada del Barça en la Liga: del - 12 al ¿+1?

En menos de medio año, el conjunto azulgrana ha pasado de estar descartado de la lucha por la competición doméstica a ser el principal favorito al título

Los culés ven más cerca que nunca un doblete que a finales de 2020 parecía imposible

Los jugadores del Barça celebran uno de los goles contra el Villarreal
Los jugadores del Barça celebran uno de los goles contra el Villarreal | EFE

5 de diciembre de 2020. El FC Barcelona cae en el Ramón de Carranza y firma su peor inicio de Liga desde la temporada 1987/88. 14 puntos en 10 partidos; a doce del líder Atlético y a seis de las plazas de clasificación para la Champions League. El proyecto de Ronald Koeman se tambalea. “Hemos dado un paso de gigante hacia atrás. Si no mejoramos la actitud y los altibajos, no puedo decir nada más”, declara visiblemente enfadado el técnico neerlandés, que asume públicamente que su equipo está condenado a vivir una temporada de transición. Sin presidente, con Carles Tusquets asegurando que “económicamente, yo habría vendido a Messi” y el conjunto azulgrana instalado en una dolorosa séptima posición, el barcelonismo augura unos meses muy complicados.

29 de abril de 2021. El Barça recibe al Granada en un partido atrasado por la final de la Copa del Rey que ya reposa en las vitrinas del museo del Camp Nou, con la posibilidad de asumir el liderato de la Liga Santander. Parecía imposible, pero los culés tienen en sus manos la posibilidad de afrontar el tramo decisivo del curso en la posición de máximo privilegio de la tabla. Y con la opción de acariciar con la yema de sus dedos, en la visita del Atlético a la Ciudad Condal del 8 de mayo, un doblete con el que ni el más optimista llegó a soñar. Del desastre de Lisboa, el burofax de Messi, los incontables terremotos protagonizados por Bartomeu a la sonrisa deportiva, social e institucional de un club que tenía muchas ganas de volver a ser respetado. Solo el coronavirus y las restricciones gubernamentales empañan un escenario que, teniendo en cuenta las circunstancias, no está nada lejos de ser idílico.

Entre ambas fechas han pasado muchas cosas. Muchísimas. Y prácticamente todas positivas. Desde la derrota en el campo del Cádiz, el Barça ha ganado 18 de los 22 compromisos que ha disputado en la competición doméstica. Ha empatado tres encuentros, todos en el Camp Nou, y solo ha perdido un duelo, en Valdebebas. 57 puntos de 66 disputados para protagonizar una remontada histórica. 56 goles anotados y solo 18 tantos encajados; un registro espectacular solo al alcance de un equipo extremadamente competitivo y completamente concentrado en dominar aquellos pequeños detalles que acaban marcando diferencias inmensas.

De las dudas iniciales a la consolidación del proyecto

Durante su trayectoria prácticamente impecable, el Barça ha vivido momentos de todos los colores. La gran racha, sin ir más lejos, empezó con dos triunfos titubeantes en el Camp Nou contra el Levante y la Real Sociedad. Valencia y Eibar, antes de finalizar el año 2020, consiguieron llevarse un punto del estadio catalán. Entre ambas visitas, los de Koeman asaltaron al Valladolid con contundencia.

Ha sido con la llegada de 2021 y el 3-5-2 cuando el rumbo culé se ha enderezado y la imagen del equipo ha mejorado. La montaña rusa en las sensaciones y el juego no se ha acabado, pero se ha compaginado a la perfección con la continuidad en los resultados. El conjunto azulgrana ha sabido sufrir ante Huesca, Athletic, Elche, Betis, Sevilla, Osasuna y Valladolid, gustarse contra clubes como el Granada, el Alavés, la Real Sociedad o el Getafe y remontar partidos como el del pasado fin de semana en Villarreal que hace pocos meses hubiera perdido. En el presente año, el Barça solo ha dejado escapar cinco puntos: empató frente al Cádiz y fue derrotado por el Real Madrid. En el clásico del pasado 10 de abril, los culés desaprovecharon una gran oportunidad para certificar su resurgimiento con un golpe encima de la mesa que, de rebote, hubiera desahuciado el eterno rival en la frenética lucha por la Liga. Pese a estos dos tropiezos, que han frenado levemente la ‘resurrección’, Koeman y los suyos ya son los principales favoritos al título según la mayoría de encuestas. Y no solo por la situación en la tabla, sino también por la dinámica enormemente positiva en la que, individual y colectivamente, se encuentran los catalanes desde hace unos meses.

El Atlético echa de menos ser el ‘tapado’

El Atlético de Madrid ha demostrado que no se siente nada cómodo cuando tiene que tomar la iniciativa. Sin ninguna duda, la remontada del Barça no hubiera sido posible si el aún líder hubiera continuado al ritmo de los primeros compases de la temporada. Hay una cifra que permite reflejar a la perfección el mal momento de los de Simeone: los colchoneros no encadenan más de dos victorias consecutivas desde finales de enero, hace más de dos meses. El balance rojiblanco en los últimos 12 compromisos es de cinco victorias, cuatro empates y tres derrotas. Los 19 puntos sumados de los 36 disputados evidencian que el Atlético se siente mucho más como ‘tapado’ –exactamente como se encuentra el Sevilla, que ha ganado siete de sus últimos ocho partidos– que como favorito. No ha sabido gestionar la etiqueta de aspirante con más opciones, pero todavía es demasiado pronto para descartarlo. Todavía depende de sí mismo para regresar al trono que ocupó en 2014.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil