El Barça recupera la lucidez

Messi, Suárez y Griezmann brillan en Villarreal y lideran una victoria muy solvente del equipo azulgrana

El VAR anula un gol a Messi y Ansu Fati redondea la goleada en el tramo final

FICHA TÉCNICA

LaLiga Santander

VIL

1-4

FCB

Villarreal CF

Asenjo, Gaspar, Albiol, Pau Torres, Alberto Moreno, Iborra (Bruno Soriano, 45'), Anguissa, Chukwueze, Cazorla (Manu Trigueros, 55'), Gerard Moreno (Moi Gómez, 45') y Paco Alcácer (Bacca, 35').

FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo (Rakitic, 59'), Piqué (Araujo, 81'), Lenglet, Jordi Alba, Busquets (Braithwaite, 72'), Arturo Vidal, Sergi Roberto, Messi, Griezmann (Ansu Fati, 71') y Luis Suárez (Riqui Puig, 59').

Goles

0-1, min. 3: Pau Torres en propia puerta. 1-1, min. 13: Gerard Moreno aprovecha un rechace de Ter Stegen. 1-2, min. 19: Suárez, desde el vértice del área, a pase de Messi. 1-3, min. 44: Griezmann, con una suave vaselina desde la frontal. 1-4, min. 86: Ansu recibe un pase de Alba, progresa y remata al palo corto.

Árbitro

Del Cerro Grande (comité madrileño). Amonestó con amarilla a Pau Torres (17') y Eder Sarabia (85').

Incidencias

Partido de la 34ª jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio de La Cerámica a puerta cerrada.

El tridente encendió las luces del Barça: Messi, Griezmann y Luis Suárez lideraron la victoria del equipo azulgrana en Villarreal, un campo temible que sin embargo sucumbió sin resistencia al talento de los delanteros del Barça, especialmente inspirados. De su mano, el equipo recuperó la lucidez que había perdido en partidos anteriores. 

Necesitaba el Barça un partido así, capaz de reafirmar las virtudes de un equipo acosado por las dudas y obligado a reivindicarse a diario. El rival, uno de los mejores equipos del campeonato, obligaba a jugar con grandeza y convicción y el Barça estuvo a la altura. 

La polémica victoria del Real Madrid en Bilbao exigía la mejor versión del Barça, que no tardó en tomarle el pulso al partido. Como era de esperar, Griezmann regresó a la titularidad junto a Messi y Suárez. Menos esperada fue la suplencia de Riqui PuigSetién prefirió un centro del campo más industrial, con Arturo Vidal y Sergi Roberto como interiores, y fue precisamente el de Reus el que arrancó la jugada del primer gol del partido, muy tempranero, en el tercer minuto del partido.

un arranque frenético

Progresó por la zona de tres cuartos y habilitó a Alba por la izquierda. El lateral apuró línea de fondo y regaló el gol a Griezmann, que con un taconazo ayudó a marcar. En realidad, el gol fue en propia puerta -de Pau Torres en su intento de despeje-, pero el desmarque y gesto del francés, un amago de taconazo, fueron encomiables.

Empezó muy bien el Barça, intenso en la presión y clarividente con el balón. Arturo Vidal pudo culminar una contra de Messi, pero su remate, ya dentro del área, se fue muy desviado

El gol parecía dibujar un panorama más cómodo para el Barça, pero el Villarreal no tardó en empatar. Lo hizo con un balón largo, un contragolpe de libro, con Cazorla rematando desde el costado izquierdo. Rechazó Ter Stegen, pero el balón quedó muerto en el punto de penalti, a los pies de Gerard Moreno, que remató a gol.

obra de leo, firma de luis 

El Barça respondió a lo grande. Fue una respuesta 'made in Messi' y rubricada por Luis Suárez: el argentino controló el balón en el centro del campo y fabricó un gol donde no había nada. Forcejeó con dos rivales, superó a otros dos y cuando enfiló el área, abrió para la llegada de Luis Suárez, que venía acompañando la jugada. Remató de primeras, desde la frontal, a la escuadra de Asenjo. Fue un auténtico golazo

El Barça hizo estragos en la defensa del Villarreal: fue un Barça activo y efervescente, con un centro del campo muy sólido y un tridente especialmente inspirado en ataque. Messi, Suárez y Griezmann se movieron de maravilla entre líneas, jugando al pie y al espacio, desmontando todos los planes del equipo local. 

No cedió el Villarreal, un rival siempre digno. El partido se convirtió en un asunto de ida y vuelta, muy entrentenido para el espectador. Alcácer tuvo que salir del campo, lesionado, y su sustituto, Bacca, puso a prueba a Ter Stegen, que rechazó su remate con solvencia.

Arturo Vidal tuvo en sus botas el 1-3, pero cuando estaba frente a Asenjo, se le apagaron las luces. Había sido una contra muy bien dibujada por Messi y Griezmann, aunque sin recompensa

obra de arte al filo del descanso

La recompensa llegó poco antes del descanso, con otro gol de aplauso. Fue nuevamente Messi quien trabajó la jugada: rodeado de rivales, vio a Griezmann a su lado y le dejó el balón pisado, de espaldas. El francés picó la pelota suavemente, por encima de Asenjo. Otro golazo. Lo necesitaba Griezmann, que se reivindicó a lo grande después de dos suplencias consecutivas. Volvió a sonreír después de muchas semanas de oscuridad. 

la batalla de la medular

Tras el descanso, el Villarreal intentó hacerse fuerte en la medular con la entrada de Moi Gómez y Bruno Soriano. Pero el Barça reclamó la posesión de la pelota, en su intento de dormir el juego y mantener el resultado. 

Satisfecho con su equipo, Setién movió algunas piezas para refrescar a sus jugadores: retiró del campo a Luis Suárez y a Semedo y dio entrada a Rakitic y Riqui Puig. El Barça fue menos incisivo, pero se defendió con la pelota con bastante solvencia. 

El Villarreal no encontró argumentos para creer en la remontada: la segunda parte acabó convertida en un tanteo entre ambos equipos, con menos ritmo que la primera, como si ambos hubiesen firmado un pacto de no agresión

el var frustra a messi

Messi, que no entiende de pactos ni de ritmos lentos, firmó el cuarto gol del Barça, anulado por el VAR en una jugada confusa, que genera un debate: hasta cuándo puede rebobinar la jugada el sistema de videoarbitraje? Messi inició la acción en fuera de juego posicional, pero a la hora de la verdad estaba en posición correcta. No sirvió de nada. Del Cerro Grande anuló el gol a instancias del VAR.

Se sobrepuso el Barça, que por fin cuajó un partido completo. La entrada de Ansu Fati y Braithwaite le dieron un aire más ofensivo al Barça, a riesgo de partirse por la mitad. 

La inspiración de Ansu

Pero la victoria no solo no corrió peligro. sino que Ansu la confirmó con un buen gol, rematando al palo corto tras un pase de Alba. Ansu sigue tocado por una varita mágica

Messi chutó una falta al larguero en el añadido y Braithwaite rozó el gol en el rechace, pero Asenjo estuvo muy atento. 

Así es el fútbol, capaz de rescatar la mejor versión del Barça en el partido más temible. El Villarreal llegaba lanzado, pero se frenó en seco ante un Barça imponente. Quizá demasiado tarde para pelear LaLiga, pero el equipo de Setién firmó un partido convincente. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil