El confinamiento más duro del capitán

Víctor Tomàs anunció el pasado mes de febrero que se retirará a finales de temporada por un tema cardíaco

Con todo parado por el COVID-19, el canterano no sabe si volverá a jugar ni si podrá despedirse del Palau

Víctor Tomàs se despide como campeón de Liga ASOBAL
Víctor Tomàs se despide como campeón de Liga ASOBAL | JAVI FERRÁNDIZ

El pasado 3 de febrero, Víctor Tomàs anunció en la Ciutat Esportiva una multitudinaria rueda de prensa que se veía obligado a colgar las zapatillas a finales del presente curso por un problema cardíaco que “está agravando el estado de mi corazón”, dijo. 

Lo hizo sentado junto al presidente Josep Maria Bartomeu y ante la atenta mirada de sus padres, de sus compañeros, de la plana mayor de las secciones e incluso de Valero Rivera, el forjador del ‘Dream Team’ y el que le hizo debutar en el primer equipo en la temporada 2001-02.

Aquel lejano 6 de abril de 2002 en el que batió tres veces a su actual técnico y exportero Xavi Pascual, el extremo derecho inició una impresionante trayectoria que lo ha convertido en uno de los grandes mitos del barcelonismo con un total de 68 títulos sin olvidar el bronce olímpico en Pekín’08, el oro mundial en España’13, el bronce en el Europeo de Dinamarca’14 y la plata en el de Polonia’16 con los Hispanos.

Las conversaciones para renovar su contrato que expira el 30 de junio quedaron definitivamente paradas y el reloj de arena del capitán pasó a marcar cinco meses. Los últimos cinco meses en activo después de tres lustros en la elite.

Lloroso y emocionado, ese día Víctor Tomàs se propuso una meta que ya tenía desde lo sucedido el año pasado ante el Vardar en semifinales: despedirse como jugador del Barça alzando la ‘Décima’ Copa de Europa el 31 de mayo en el Lanxess Arena.

Un parón fatal 

Sin embargo, sus deseos se han esfumado por culpa de las medidas para frenar la pandemia de un coronavirus que continúa segando vidas tanto en España como en el conjunto del planeta.

A día de hoy, la Champions es una incógnita pese al extraño objetivo de la EHF de disputar la Final Four el 22 y el 23 de agosto a orillas del Rin, mientras que a la Liga Asobal le faltan 11 jornadas y parece complicado que se disputen con bastantes equipos en pleno ERTE.

Recluido en casa junto a su familia, Víctor Tomàs tiene muy claro que la única forma de superar el COVID-19 es respetar al máximo las indicaciones del Gobierno para frenar los contagios y ha insistido en las redes sociales en la importancia de no salir de casa en la medida de lo posible.

Víctor Tomàs, junto a Bartomeu tras anunciar su retirada | VALENTÍ ENRICH

Además, como capitán también ha tenido que bajar a la tierra para aceptar la importante rebaja salarial que les propuso el club como consecuencia de la baja de ingresos que ha motivado este absoluto parón que ha frenado casi totalmente lo relativo a la marca ‘Barça’.

Sin embargo, la situación de Víctor Tomàs durante el confinamiento es especialmente dramática por el referido anuncio de retirada que realizó hace dos meses.

La realidad es que ahora el 167 veces internacional español no sabe si podrá volver a jugar con público en el Palau e incluso ni si volverá a enfundarse la zamarra azulgrana en un partido oficial.

Aunque si termina reanudándose la Champions y el Barça logra acceder a la Final Four a finales de agosto todo apunta a que sí alargaría si carrera dos meses más, a día de hoy todo son meras especulaciones.

Camiseta en el Palau 

Además, el canterano azulgrana se ha visto obligado a cancelar su campus de verano, previsto inicialmente para la semana de 30 de junio en El Vendrell (Tarragona). Habría sido el octavo, un número muy especial por ser el que viste en el Barça y en sus más de 10 años con los Hispanos.

Al menos, Víctor Tomàs sí tiene asegurado un homenaje con todos los honores en el Palau, ya que el club anunció el día de su adiós que le retiraría la camiseta.

Víctor Tomàs, tras ganar la pasada Copa del Rey | EFE

Por tanto, ese ‘8’ colgará junto a otros mitos de la historia del balonmano azulgrana: el actual director general del club Óscar Grau (2), Xavi O’Callaghan (4), Enric Masip (5), Iñaki Urdangarín (7), Joan Sagalés (14) y el exportero y ahora mánager de la sección David Barrufet (16).

De todas formas, el extremo derecho sigue trabajando en su domicilio mientras respeta el confinamiento a la espera de que el COVID-19 remite y se la abra la puerta a una retirada como la que merece: con la Champions a cuestas en Colonia o... en otro sitio si hay cambio de planes.

El tercero con más títulos (68)

Aunque tendría por delante la Liga Asobal y la Champions si la pandemia del coronavirus no termina llevándose por delante lo que resta de temporada, esos 70 hipotéticos entorchados lo dejarían al borde de convertirse en el jugador con más títulos en la historia del club.

Ese honor recae en Aitor Egurrola, quien a sus 39 años sigue en activo como meta del hockey patines azulgrana y ya ha conquistado 72 títulos a la espera de la OK Liga, la Copa del Rey y la Liga Europea. Con 71 le sigue David Barrufet, mítico exportero del balonmano y actual mánager de la sección.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil