Cómo encontrar tu carrera perfecta

Cómo encontrar tu carrera perfecta

Compartir
Carrera perfecta

Todo el mundo habla de cómo entrenar, de qué comer, de cómo recuperar u otros muchos aspectos relacionados con la preparación y el método. Y yo me pregunto, ¿qué pasó con el “dónde competir”? Es una decisión para la que empleamos altas dosis de aleatoriedad y que en el atletismo popular viene a dictarla ese grandioso oráculo llamado Pito Pito Gorgorito.

Fijémonos en el atletismo de élite. Un atleta profesional elige minuciosamente dos cosas con respecto a la competición:

El tipo de prueba

Hay gente como Haile Gebresselassie que podría haber elegido casi cualquier prueba sin miedo a hacer el ridículo (salvando el peso y alguna otra en la que no termino de verlo) pero normalmente la gente tiene una fisionomía más adecuada para una distancia o prueba concreta; es por eso que nunca confundirás a un lanzador de martillo con un saltador de altura.

Puede que tú en concreto no quieras descubrir en qué distancia tu organismo sería más eficiente porque no te interesa el máximo rendimiento. Por el contrario eliges la distancia que te parece más divertida y tratas de dar lo máximo en ella… si es así pasa directamente al punto 2. Y si quieres saber dónde funcionas mejor basta con un par de consejos: prueba de esfuerzo con un especialista para hacer un esbozo de tus capacidades, y ensayo prueba-error; al final si vas probando distancias ellas mismas te colocarán en el lugar adecuado.

El evento adecuado.

Una vez elegida una distancia concreta, lo siguiente es planificar el entrenamiento y los objetivos a corto y medio plazo. Es decir, el objetivo principal de la temporada y varias carreras intermedias que de algún modo formarán parte de la preparación. El objetivo principal será probablemente un campeonato o prueba singular a final de temporada, por ejemplo ligas, campeonatos nacionales, europeos o mundiales en función del nivel. Y las competiciones intermedias serán meetings, pista cubierta o incluso algún cross si hablamos de pretemporada.

Ellos (los profesionales) lo tienen más fácil en ese sentido porque el objetivo final es siempre más nítido, pero para un corredor popular el abanico de posibilidades es inmenso porque no tenemos más condicionantes que nosotros mismos a la hora de elegir… bueno y quizá los €uros también manden a veces, si no cada fin de semana correríamos en un país diferente. Entonces, ¿cómo identifico la carrera perfecta? Primero pregúntate cuales son tus prioridades:

La marca

Busca una carrera llana, a nivel del mar y estudia el histórico de las condiciones climatológicas de la prueba. No te interesa ir a una carrera en la que se te derrita el caucho de las suelas, porque correr con calor baja el rendimiento. Tampoco es lo más aconsejable jugarte un edema pulmonar por correr con frío. Y ojo con plantear destinos lejanos ya que influye el desgaste del viaje o, si tienes que pasar una noche fuera de casa, quizá no descanses igual.

La experiencia.

Si la marca no es importante (¡miente bellaco!) o no es lo único que te importa, entramos en un terreno fascinante: el turismo deportivo. Viajar para correr es toda una aventura y puede darle un golpe de teatro a tu vida. Objetivos tanto nacionales como internacionales pueden regalarle una nueva perspectiva a tu experiencia atlética, y con un desplazamiento bien organizado la lejanía no tiene porqué jugar tan en contra de nuestro rendimiento. Habrá que estar atento eso sí, de no cometer los típicos errores en carreras de fondo.

Basando la elección en la búsqueda de una experiencia inolvidable (o simplemente reseñable si aparcamos la ambición) los criterios se disipan en la nube de los gustos. Están los heroicos perseguidores de gestas que darán por buenas las carreras más henchidas de kilómetros y/o desniveles; habrá coleccionistas de ciudades y (a buen seguro) sus respectivas maratones, que buscarán pruebas de prestigio como el que busca un buen sello u otra noble pieza de colección, etc.

Los criterios de selección han sido expuestos, ahora que cada palo aguante su vela. Y yo tengo a bien hacer mi vela pública con una selección de 5 carreras españolas que considero imperdibles: San Silvestre Vallecana,  Cursa dels Nassos, Cursa Bombers, Maratón de Valencia y Behobia San Sebastián. Eventos que trascienden a la competición porque lo que allí se genera es especial. No hay otra forma para entenderlo que no sea participar. Difíciles de superar.

 Y, para vosotros, ¿cuáles son las carreras que hay que correr una vez en la vida?


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

1 Comentario

  1. Si eres de Madrid, o vienes de visita el primer o segundo domingo de diciembre (depende del año), no te puedes perder el Trofeo Akiles. En Madrid hay muchas carreras populares, pero pocas dentro de la Casa de Campo, y ninguna con el encanto de la Akiles

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad