Desayuno para ciclistas

Desayuno para ciclistas

1447
0
Compartir

No hace falta que os diga de que el desayuno es la comida más importante del día, probablemente ya lo habréis oído en infinidad de ocasiones y es que empezar el día con energía es primordial para todos pero también para aquellos ciclistas que  quieran rendir al máximo encima de la bicicleta.

Un buen desayuno ciclista debe ser por norma general consistente, saludable y aglutinar gran parte de la cantidad diaria de hidratos de carbono y de grasas. Evidentemente el desayuno de un ciclista debe ser igual que el del resto de deportistas, más potente y más energético que el de una persona sedentaria. Gran parte de nuestro rendimiento físico durante el día vendrá condicionado por la ingesta de nutrientes en esa primera comida.

En los último tiempos ha ganado adeptos el entrenamiento en ayunas y aunque bajo riguroso control tiene sus beneficios no hay nada como un buen desayuno para subirte a la bicicleta con esa sensación de energía.

No existe ningún menú para ciclistas perfecto y exacto. Cada persona y cada cuerpo es un mundo, por ello, conocerte a ti mismo y a tu capacidad de digestión es primordial para decantarse por unos u otros alimentos en el desayuno.

La cantidad y la variedad del desayuno irán condicionadas y en relación a la distancia y a la intensidad de la salida que vayamos a realizar. No desayunaremos igual antes de una competición con 150 kilómetros y varios puertos de montaña que si salimos a soltar piernas en un día de recuperación activa.

Los desayunos para deportistas han sufrido grandes cambios en los últimos años, el arroz y la pasta han dejado sitio a los pancakes y al aguacate.

A continuación te dejamos diferentes opciones de desayuno para deportistas con la intención de que puedas ir variando sabores, texturas y nutrientes. Algunos de los siguientes desayunos son los más utilizados por ciclistas profesionales. Destacar que el desayuno no sufre apenas modificaciones entre ciclistas de carretera y practicantes del MTB.

Avena

Alimento por excelencia en la actualidad. La avena está presente en gran cantidad de desayunos gracias a sus altas propiedades energéticas y a su rico contenido en vitaminas, minerales y proteínas. La avena está de moda y a los grandes beneficios energéticos para deportistas hay que sumarle los beneficios a nivel orgánico. La avena ayuda a regular el sistema digestivo, a mantener el colesterol controlado, y a mantenerte saciado durante bastantes horas. La avena es para muchos el cereal más completo y se acostumbra a comercializar en copos de avena. El “porridge” de avena es ya toda una tendencia entre la comunidad healthy y entre muchos ciclistas profesionales.

El porridge es toda una novedad en la comunidad healthy.

Yogures y leche

Los lácteos parecen perder importancia en los desayunos modernos pero durante mucho tiempo se ha bebido leche para desayunar y utilizado los yogures para mezclar con cereales o fruta y conseguir un desayuno rápido y efectivo. La leche de vaca tradicional se ha subsistido en muchos hogares por leche de soja, leche de almendras o leche de avena. Un cambio al parecer por muchos nutricionistas bastante positivo pero que requiere de un poco de adaptación. La leche y en general los lácteos no son un buen alimento para hacer inventos el día de la carrera, su digestión es algo más complicada y algunas personas muestran intolerancias alimentarias a determinados tipos de leche. El café con leche no tiene porqué ser un problema si el cuerpo está acostumbrado a su ingesta diaria.

Aguacate

Otro alimento “milagroso” que se encuentra en pleno “boom” mediático. El aguacate se toma a todas horas y también en los desayunos para deportistas. Cualquier comida se puede acompañar con algo de aguacate con la intención de aprovechar todas sus ventajas nutritivas. Un alimento que ayuda a mantener el corazón, la presión arterial y el colesterol sanos y que gracias al magnesio y potasio que contiene es perfecto para hidratar el cuerpo correctamente y ayudar de paso a prevenir los temidos calambres. El alto contenido en fibra y en ácido oleico ayuda también a saciar el apetito, regular los niveles de glucosa en sangre y a limpiar el intestino.

El aguacate, otro alimento “milagro”

Huevos

Los huevos son otro alimento habitual de los desayunos. Las tortillas, los huevos fritos y los revueltos son muy apetecibles a primera hora de la mañana y durante todo el año. Si tomas huevo para desayunar es importante que tengas claro cómo te sienta a nivel digestivo no te vayas a encontrar con sorpresas en el primer calentón de la jornada.

Tradicional

Mención intermedia y especial a aquellos ciclistas aficionados que siguen disfrutando del placer de salir en bicicleta y parar a desayunar, muchos de ellos de hacerlo por segunda vez y de forma más contundente. Algunas grupetas de “veteranos” sigue parando en un buen restaurante de carretera para tomarse un buen guiso o un trozo de carne a la brasa acompañado de una buena cerveza o en su defecto de un vaso de vino cargado de electrolitos y de sales minerales.

Cada uno se toma el ciclismo a su antojo.

Pan

El pan de toda la vida es perfecto para desayunar de forma fácil, barata y bastante saludable. Un par de tostadas de pan con aceite, tomate y algo de embutido son una combinación perfecta para afrontar con garantías cualquier mañana ciclista. En los últimos tiempos han crecido en importancia los panes integrales, de centeno, de espelta o de cualquier tipo de cereal.

Arroz

Siguiendo con aquellos más tradicionales hay quien prefiere tomar una buena carga de carbohidratos a primera hora de la mañana y desayunar un plato de arroz o de pasta. Es importante que tanto el arroz como la pasta sean blancos y no estén inmersos en un mar de salsa que pueda dificultar tu digestión. El arroz puede ir acompañada de un poco de aceite y de jamón dulce, de frutos secos o de atún

Pancakes

Los pancakes y las tortitas son un invento americano moderno adaptado a Europa que ya tiene gran cantidad de adeptos. Un alimento fácil de cocinar, práctico y que se puede combinar con otros alimentos con suma facilidad. Los pancakes son en su versión tradicional una mezcla de harina, azúcar, huevo, mantequilla y leche que una vez ha tomado la forma se puede untar con cualquier tipo de sirope, de mermelada, de chocolate o de crema de cacahuete. Algunas personas dan gusto a la base de los pancakes con avena o con plátano.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario