Conviértete en un corredor creativo

Conviértete en un corredor creativo

Compartir
creatividad

No hace falta que nos pongamos estupendos y nos pongamos a inventar un nuevo sistema revolucionario de entrenamiento o un nuevo calentamiento a lo Mo Farah, pero una buena dosis de creatividad en tus entrenos -o en tu vida diaria- puede hacer que un día te saque del hoyo en el que te puedas haber metido (lesión, desmotivación, falta de progreso, etc…)

¿Qué es la creatividad?

La creatividad se define como la capacidad de generar ideas, de no hacer las cosas igual a como las hacen los demás. Ser creativo es ser capaz de tomar una decisión poco corriente, de conseguir pensar diferente para hacer las cosas de otra manera a la establecida, con el fin de hallar una solución útil a un problema planteado.

¿Qué es ser creativo?

Ser creativo es ser Dick Fosbury e inventarte el Fosbury Flop con dieciséis añitos, mejorando la biomecánica del salto al rebajar el centro de gravedad entre el saltador y el suelo al saltar de espaldas. Ser creativo significa no batir el récord del mundo pero dejar el terreno bien sembradito para las próximas generaciones de saltadores de altura.

¿Puedo yo ser creativo?

Si seguimos las omnipresentes frases motivacionales de todo a cien nos parecerá que la creatividad nace por inspiración divina, levantándote un día de la cama y diciéndote a tí mismo “voy a ser creativo” para ponerte a desayunar cúrcuma, bayas de gogi y pan con mayonesa. Nada más alejado de la realidad, la creatividad -como el correr- se entrena. Todos tenemos habilidades creativas, pero si no se entrenan/estudian lo tendremos mucho más difícil.

¿Cómo se entrena la creatividad?

Empapándonos al máximo de lo que nos gusta, el correr. ¿Cómo? pues leyendo artículos sobre entrenamiento, viendo documentales o comprando revistas de lectura pausada. Aprovechando cualquier rato muerto para dejar el twitter aparcado y leer algún libros sobre running.

Resumiendo, con el conocimiento, ya sea adquirido pasivamente o más activamente participando en algún entrenamiento puntual, donde posiblemente aprenderás algo nuevo del entrenador o pillarás al vuelo en alguna conversación entre corredores otras manera de entrenar, recuperar, estirar, etc… ¡Aprovecha estas sesiones para preguntar a quien más sabe!

El conocimiento es la masa madre de la creatividad.

Al ampliar nuestro horizonte mental dejaremos de pensar que esa idea que hemos tenido es absurda, te darás cuenta que se parece a algo que has leído/visto/comentado y seguramente tendrás la suficiente confianza para lanzarte a probarla.

¿Cómo puedo aplicar la creatividad a mi rutina diaria?

Cambia. Muta. Modifica. Haz las cosas diferentes.

Si salías a correr por la tarde prueba a salir en ayunas, si te pasas la vida corriendo sobre asfalto prueba de intercalar alguna sesión de montaña o de cuestas. Si tu entrenamiento se basa en la acumulación de kilometraje puro y duro vete un día al gimnasio y mete fuerza. Prueba cosas diferentes y aprende del ensayo error.

Evoluciona hasta ser un corredor que no se para si un día llueve o hace frío.

Si te lesionas a menudo apúntate a un curso de natación, rescata la bicicleta del trastero y sal en grupeta para aprender a pedalear escuchando los consejos de los que tienen más experiencia.

Cambia de distancia, apúntate a millas urbanas, a carreras de 5k, prueba el cross popular, etc.. no todo termina con la gloria del maratón.

Imaginación al poder.

Abre la mente a nuevas formas de entrenar, de descansar o alimentarte. Si no dispones de un entrenamiento personalizado modifica el plan para ajustarlo a tus necesidades, cambia lo que te parezca -sigue a tu intuición ya entrenada- sin olvidarte nunca de una cosa muy importante, escuchar a tu cuerpo.

Valora los resultados y mantente siempre alerta para ser un perfecto camaleón del running.

George Sheehan

Como conclusión, que mejor que un pequeño texto del cardiólogo George Sheehan, filósofo del correr que publicó en 1978 el aclamado libro Running & Being, grandes reflexiones sobre la creatividad en la vida y la soledad del corredor de fondo. Buena dosis de motivación en formato papel, que hizo que en su día mucha gente dejara su tranquila vida sedentaria para empezar a practicar el footing.

La vida sana tiene que ser divertida. Si no es así no querrás entrenar.

El juego es el proceso, ganar no es más que el producto.

No estamos hechos para quedarnos quietos. La inactividad es completamente innatural para el cuerpo. Sus consecuencia suele ser la rotura del equilibrio. Cuando los beneficiosos efectos de la actividad sobre la circulación cardíaca y sobre los sistemas del cuerpo están ausentes, todo lo medible empieza a ir mal.

Aumenta el contorno de la cintura y el peso del cuerpo. Sube la presión sanguínea y se acelera el corazón. Aumentan el colesterol y los triglicéridos. Sube y aumenta todo lo que uno quisiera que bajara y disminuyese, y baja y disminuye todo lo que uno quisiera que subiera y aumentara. Disminuyen la capacidad vital y el consumo de oxígeno. Disminuyen la flexibilidad y la eficacia, el vigor y la fuerza. Las perfectas condiciones físicas no tardan en ser un simple recuerdo.

Y si así va el cuerpo, ¿va a quedarse atrás la mente? El intelecto se endurece, sin duda alguna con mayor rapidez que las arterias. Las facultades creadoras dependen de la acción.

Nadie debe de confiar en tener ningún pensamiento que valga la pena permaneciendo sentado.

Dr. George Sheehan

Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad