Inicio Brooks Brooks Adrenaline GTS 21

Brooks Adrenaline GTS 21

Ya tenemos el análisis de Brooks Adrenaline GTS 21, una de las zapatillas de running, para entrenamiento en general y con control de la pisada en particular, más longevas del mercado. Está enfocada a corredores y corredoras que tengan una pisada con exceso de pronación o que, en cualquier caso, necesiten una estabilidad extra.

Hasta ahora Adrenaline GTS era la alternativa a Glycerin, un excelente modelo también de entrenamiento, con gran amortiguación, pero enfocado a quienes tienen una pisada. El caso es que ahora Glycerin llega con acabado también para pisada sobrepronadora. Estamos hablando de la nueva Glycerin GTS, aunque, de momento, la saga Adrenaline GTS ni se inmuta… Si lleva dos décadas siendo una de las preferidas por parte de la comunidad running en su segmento… ¿Qué le podría preocupar?

Porque las características de Adrenaline GTS 21 dicen que sigue siendo un modelo que aglutina lo mejor para amortiguación y para estabilidad de la marca americana y sin pasarse con el peso, ya que es de tan sólo 296gr en el acabado de hombre y 258gr en el de mujer. Ahora utiliza DNA LOFT, la tecnología que le proporciona esa amortiguación suave que la caracteriza, complementándose con GuideRails, la que le proporciona ese control de la pisada que no se nota, pero ahí está.

En cualquier caso, una devora-kilómetros de manera suave y estable. Vamos con los detalles.

Análisis Brooks Adrenaline GTS 21

MEDIASUELA

La mediasuela de Brooks Adrenaline GTS 21 se sustenta en dos pilares: el material con el que está construida y el sistema de estabilidad propio de Brooks.

El primero, el material, es DNA LOFT. El nombre es compuesto porque hace referencia a dos conceptos: uno el material DNA propio de Brooks, mientras que LOFT es uno de los acabados de los varios que realiza la marca americana.

DNA  es un polímero con propiedades no-newtonianas capaz de proporcionar más amortiguación o mayor respuesta en función del ritmo (a más lento: más amortiguado, a más rápido: más firme). Esto permite una maravilla y es que el material se adapta de manera dinámica al tipo de marcha del corredor o corredora (condicionado en cada caso por el peso, la técnica y el ritmo de cada uno/a).

LOFT es la indicación de una variación en la “fórmula”. Lo que hace Brooks es lograr una evolución del propio DNA que he explicado en el párrafo anterior ya que LOFT en realidad es la adición de aire en el proceso de producción para lograr una amortiguación mucho más suave.

Y aunque en todo momento hable de suavidad, no significa que el material no sea ágil ya que desde Brooks aseguran, según estudios internos, que logra hasta un 43% más de reactividad que un compuesto estándar. Hablando de números: el drop (la diferencia de altura entre el talón y la mediasuela) no cambia y se mantiene en los 12mm.

GuideRails es el sistema de Brooks para estabilizar la pisada. Está muy enfocado a alinear el eje tobillo/rodilla para permitir que se realice el movimiento cómodamente, pero controlando en todo momento, para prevenir un exceso de rotación del tobillo. Es fácil de ver porque desde el exterior se aprecia la mediasuela cómo crece hacia arriba, más a menos a la altura de los maléolos, siendo más pronunciado esto en la cara interna.

El Crash Pad, (o mejor dicho: Segmented Crash Pad, como lo denomina Brooks) la parte de la zapatilla preparada para soportar el primer impacto cuando el pie toca el suelo, al correr, no está tan marcado esta vez. Sí que se ve desde el talón la zona premoldeada, pero hacia adelante se va diluyendo en la propia mediasuela. Brooks juega con los agujeros para hacer al material más poroso y, por tanto, más proclive a deformarse para absorber la presión de los impactos de cada zancada.

SUELA

La suela de Brooks Adrenaline GTS 21 cambia respecto a la entrega anterior… pero poco. A nivel de diseño es muy parecida. Al menos los grandes bloques se mantienen… El número de tacos se mantiene… El tamaño de los tacos se mantiene… Entonces… ¿Qué hay de nuevo? Pues el acabado, el perfilado de cada taco, justo de la parte que está en contacto con el suelo.

Esto que de que los cambios sean pocos, a priori puede parecer negativo, pero normalmente indica lo contrario: que la suela funciona y lo que se dan son matices puliendo algo que parece que a la gente que las utiliza le funciona.

Siguiendo con el diseño, se sigue utilizando un talón con forma de herradura que va a facilitar la entrada a cualquier tipo de pisada. Y lo dicho, en la parte delantera vemos una amplia base de apoyo para repartir la presión de la pisada y también obtener un mejor agarre.

A nivel de material hay de dos tipos: uno duro y resistente en toda la zona del talón (en negro en las fotos). Es así porque esta es una de las zonas que más sufre en una suela. El otro es un caucho al que se le adiciona aire para que sea más blando.

Y tal cual como en la Fórmula 1: cuanto más blando, es más adherente, especialmente en superficies lisas y duras como el asfalto. El peaje de ganar en adherencia es que, en comparación, es menos resistente que el material del talón. Pero bueno, cada uno está en uno u otro sitio porque es diferente trabajo a realizar.

También se aprecia la característica línea longitudinal que ayuda a guiar la pisada en todas sus fases, desde el talón a la puntera. En la zona bajo los metatarsos, esta línea se ve atravesada por varias franjas transversales que buscan ayudar a que la zapatilla flexe mejor.

UPPER

En el upper de Brooks Adrenaline GTS 21 lo que más destaca a la vista son los refuerzos del tipo 3D Fit Print muy similares a los que ya vimos en Glycerin 19. Se trata de unas inserciones de material PU (poliuretano) a las que Brooks les da una forma concreta para que se integren en la malla sujetando al pie, pero permitiendo la máxima transpirabilidad posible.

La malla presenta unos agujeros más grandes que en la entrega anterior de Adrenaline, especialmente en la zona de los dedos, mientras que es más tupida en la zona media, donde coincide con las inserciones de 3D Fit Print.

En esta zona, la del mediopie, es mayor la importancia que se le da a la sujeción que a la transpirabilidad. El pie no sólo ha de ir sujeto cuando vuela, sino especialmente cuando impacta, cuando bascula de atrás hacia adelante y, finalmente hasta que sale por la puntera… vamos, en todas las fases de la pisada.

Brooks lo logra sin estridencias. De hecho, desde lejos apenas se aprecian las inserciones. Es desde cerca y, sobre todo al tacto con las manos, que las notas. El logo de Brooks es otro recurso, ya que esa tira termo adherida va a colaborar también en la sujeción (Brooks, como muchas marcas, utiliza su logo para que no sólo “luzca”, sino que también trabaje.

Los cordones esta vez no son redondos, sino más bien semi-redondos ya que están un pelín aplastados, lo suficiente para decir que no lo son. Están pasados por una lengüeta que vuelve a ser mullida e integrada por el interior con el cuerpo de la zapatilla, en la zona no visible.

Esto da paso al interior, donde la cazoleta se muestra generosamente acolchada, para abrazar al tobillo con contundencia en la sujeción, pero también con suavidad al tacto. Por debajo, el pie descansa sobre una plantilla de 5mm de grosor que, a su vez, descansa sobre un footbed de 2mm de material esponjoso que, ya sí, está en contacto con el DNA LOFT de la mediasuela. En resumen: el pie descansa sobre varias capas de material acolchado que va a proporcionar un máximo confort.

El talón tiene un contrafuerte que envuelve al tobillo para estabilizarlo en el momento de impactar contra el suelo. Aunque está ahí, no se aprecia lateralmente, y donde sí se ve claramente es desde justo detrás de la zapatilla, gracias al material que lo recubre, se aprecia que está justo en esta zona. Precisamente el talón está rematado con la única tira reflectante de la zapa (las tiras de los laterales de los dedos no son reflectantes, lo parecen, pero no lo son).

Resumen

Brooks Adrenaline GTS21 es una zapatilla de entrenamiento diario con control de estabilidad que va a ir muy bien para sesiones basadas en rodajes o en cualquier actividad donde sea importante acumular tiempo o kilómetros. Y dadas sus características, está especialmente indicada si se prioriza que la zapatilla sea cómoda y con una amortiguación suave.

Quienes tengan problemas con la pronación la pueden utilizar gracias a GuideRails, la tecnología propia de Brooks que busca incidir en el eje tobilo/rodilla/cadera para obtener una pisada cómoda sin dejar de controlar cualquier exceso de pronación.

Brooks logra una zapa con estas características sin superar el límite psicológico de los 300gr, ya que pesa 296gr en el acabado masculino y 258gr en el femenino. Aunque de la otra parte, la de los corredores y corredoras, sobre el peso no hay límite ya que está especialmente indicada para quienes tengan un peso medio, alto, o incluso muy alto.

Sin duda se convierte en una opción para cualquier tipo de entrenamiento, pero sobre todo si se tiene en mente prepararse para una media maratón o una maratón y que el camino sea el más cómodo posible.

El precio oficial de Brooks Adrenaline GTS 21 es de 140€.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad