Asier Cuevas: “De este deporte me motiva el aspecto más íntimo y...

Asier Cuevas: “De este deporte me motiva el aspecto más íntimo y personal”

877
0
Compartir

Si ya sabemos a qué atenernos al entrevistar a un maratoniano, la intriga se dispara al pensar en el tipo de preparación que lleva quien compite o ha competido en carreras de 100 kms.  Es un honor hablar con Asier Cuevas, atleta eibarrés de 42 años y toda una institución en las pruebas de fondo en ruta, que nos responde a una batería de preguntas relacionadas con él, su trayectoria y sus próximos retos.

¿Cuál es la base semanal de tu entrenamiento? ¿Qué importancia adquieren las series, las tiradas largas y el trabajo de fuerza, cuestas y gimnasio?

Te cuento como enfocamos poco más o menos una planificación. Nosotros dividimos la planificación para un 100k de una manera similar a la del maratón, es decir, 8 semanas de periodo genérico y 12 semanas de específico. Durante toda la planificación trabajamos mucho los ritmos inferiores al umbral aeróbico, y ritmos algo superiores a dicho umbral. También se trabajan ritmos más rápidos, pero en mucha menor medida.

Sobre todo en el periodo genérico, pero sin dejarlo del todo en el específico, se hace bastante trabajo de fuerza, con gimnasio, un día a la semana de cuestas, y otro de correr por el monte. Este último con el objetivo de trabajar la musculatura excéntrica.

La parte final del 100k es muscularmente muy agresiva, y hay que tener tanto fuerza como musculo para afrontarla con un mínimo de garantías. En mi caso al ser un atleta “muy ligero” le tengo que dar mucha importancia para llegar al final con recursos.

Trabajas en el Departamento de Diseño e Ingeniería Mecánica del Centro Tecnológico IK4-Tekniker. Por tanto, compagina extensas jornadas de entrenamiento (muchas veces en doble sesión) con su vida familiar, y un horario flexible en el trabajo. Por la propia exigencia de la distancia, se torna en capital la capacidad para gestionar y conciliar esa vida familiar, laboral y deportiva. ¿Cómo es un día, en el que el entrenamiento sea particularmente largo o exigente, en la vida de Asier Cuevas?

¡¡Buf!! El día suele ser largo y muy intenso. Al final, trato de no perder ni un minuto para poder compaginar todo. ¿Cómo es un día exigente con doble sesión? Por ejemplo, un día cualquiera de este tipo, por la mañana 10-12 kms de trote tranquilo, y por la tarde 10kms a ritmo suave, 6 kms a ritmo medio, y 4 kms a ritmo fuerte.

Un día normal me levanto a las 5:30h-6h, para estar a las 6:30h corriendo (ya desayunado). Últimamente lo que hago es dar vueltas al edificio de mi empresa (la vuelta tiene 480m). Ahí hago unos 10-12 kms, y acto seguido bajo a un pequeño gimnasio que tenemos donde completo el entrenamiento con estiramientos, pesas o lo que toque. Para las 7:30h me gusta estar ya trabajando, hasta las 12:30h, que es la hora a la que salgo al mediodía. Bajo a casa de mis padres a comer, aprovecho unos 15 ó 20 minutos tranquilos de “siesta”, y para las 13:30h estoy de nuevo trabajando, hasta las 17:30h. Si no estoy entrenando a tope suelo quedarme algo más, hasta las 18:30h.

Al salir, voy en coche a casa. En el camino (yo vivo en Azpeitia), está el lugar donde normalmente entreno. Me cambio en el coche (así no pierdo mucho tiempo), y hago la segunda sesión, en este caso la carrera progresiva (20 kms). Estiro un poco al terminar, y me pongo ropa seca. En el camino paro a comprar lo necesario, visito a mis suegros, y a casa. Ya en casa, trato de ayudar a Onintza (mi mujer) a bañar a los niños y preparar las cenas. Mientras cenan, me ducho y preparo la comida del día siguiente, luego ceno y después de estar un rato con los críos, y mientras Onintza les hace dormir, yo termino de hacer las cosas en casa y rápido a la cama, que al día siguiente hay de nuevo “guerra”. Al final, se trata de administrar un poco el tiempo. Estos días no me sobra mucho para aburrirme.

-Entendemos, por todo esto, que la alimentación, el trabajo alternativo, el entrenamiento cruzado y especialmente el descanso, la motivación y la capacidad mental son cruciales. ¿Cuáles son tus rutinas, “manías” o costumbres en este sentido?

La alimentación intento hacerla de una manera equilibrada y “lógica”, dentro de la dieta de un fondista, dando mucha importancia a los hidratos, pero sin descuidar la ingesta proteica ni la grasa. Quizás por mi manera de ser, a mí me hace falta tener “marcha” durante el día. No tengo muchas horas de descanso (algo que es primordial para recuperarnos de las palizas que nos pegamos), pero lo que descanso, lo descanso muy bien. Lo que sí está claro es que hay que estar muy motivado para andar metido en estos fregados… Correr es algo que me encanta. Creo que es un buena válvula de escape, para el estrés del trabajo.

Para entrenar, no tengo muchas manías. Ya dentro del periodo especifico intento no fallar ningún entrenamiento, pero lo que tengo claro es que, porque un día no me cuadre, no pueda compaginarlo con algo similar (por ejemplo, con elíptica un día en el que tenga que hacer algo tranquilo). Sí que me fijo mucho en el cansancio. Escucho mucho a mi cuerpo. Si veo que estoy acumulando “demasiado”, lo comento, y rehacemos el entrenamiento. Son muchos años, y uno llega a conocerse bastante bien.

Media Maratón Azkoitia-Azpeitia Memorial Diego . Foto: Félix Sánchez (www.fotorunners.es)
Media Maratón Azkoitia-Azpeitia Memorial Diego . Foto: Félix Sánchez (www.fotorunners.es)

-Cuando un maratoniano se plantea el paso a la ultradistancia, su trayectoria adquiere una nueva dimensión. ¿Qué hay después de los 100 kms? ¿Qué retos tiene Asier Cuevas tras convertirse en uno de los más grandes a nivel europeo y mundial en esta distancia?.

Bueno, eso de los más grandes… con 47 kgs, muy grande no puedo ser (risas). Soy consciente de que mi edad biológica se termina. Siempre tienes algo en la cabeza, por lo menos para seguir motivado y que te “obligue” a salir a entrenar. Sí que alguna vez me gustaría correr el Comrades Marathon (www.comrades.com), o quizás alguna de estas muy largas… pero no sé si ya me dará tiempo. Espero que sí. Ahora mismo, y de momento, voy día a día.

-Encontrándote en un fantástico momento, has tenido la fortuna de ser un atleta extraordinariamente longevo. ¿Cómo ves la situación del maratón y la ultradistancia en España?

En mi caso he estirado el correr a cierto nivel lo máximo posible, buscando espacios que te motiven en función de la edad. Tengo la “fortuna” de que he competido muy poco, que es lo que verdaderamente “desgasta” a un deportista. Y sobre todo, es lo que me gusta.

En cuanto a la situación del maratón y la larga distancia en España, el primero tiene futuro, aunque la cosa cada vez está más complicada para obtener resultados. Antes, en un Europeo por ejemplo, había oportunidades de hacer algo, pero hoy día un Europeo es casi un Mundial, sobre todo con los “fichajes” por parte de los diferentes países. Y eso ha complicado aún más las posibilidades de obtener un buen resultado. Hay gente como Carles Castillejo, Javi Guerra o Rafa Iglesias, por poner algunos ejemplos, que tienen opciones, pero es muy complicado. Estoy seguro de que pronto llegará más gente que lo hará bien. Me viene la cabeza Iván Fernandez. Hay una buena generación, y creo que mucha calidad. Se verá a más de uno bajar de 2h10, estoy seguro. Me imagino que alguno con el tiempo dará el paso a la ultradistancia, bien al asfalto o bien al ultratrail, buscando, como lo he hecho yo, alargar su vida deportiva y buscando espacios para seguir ahí. Estoy segurísimo que lo harán muy bien. Seguro que en breve se consiguen buenos resultados a nivel internacional.

-Siempre comentaste que uno de tus mayores incentivos fue ser internacional en maratón con la Selección. Hasta el día de hoy, el objetivo se te ha resistido, pese a haber sido Campeón de España. Si pudieras cambiar algo de tu trayectoria en pos de lograrlo, ¿qué cambiarías?

Es cierto, me hubiera encantado ser internacional en maratón, pero no pudo ser. Esa época de mi vida atlética ya ha pasado, y aunque soy de los que piensan que es necesario mirar atrás para aprender de los errores, sobre todo hay que mirar hacia adelante con ilusión. Nunca me he dedicado al 100% a correr (aunque sí a entrenar como quien se dedica al 100%). Siempre lo he compaginado con el trabajo. Quizás, para dar un saltito más, lo hubiera tenido que hacer, pero siempre he tenido claro que primero está el trabajo. No me quejo de lo que tengo, pero me ha faltado tan poquito… Una pena, pero hay que tener clara una cosa: cuando una puerta se cierra, se abren otras.

19228_10153269825032427_2569013517322892869_n

-Mundial de 100 kms de Doha 2014. Llegas 2º al paso por el km 75 y 3º al km 80. En un duro circuito de 5 kms al que había que dar 20 vueltas (incluyendo zonas incluso de baldosa, y un calor y una humedad asfixiantes), afrontabas la competición recién salido de una microrrotura fibrilar en los isquiotibiales. ¿Cómo se afronta una competición de tal dureza con ese condicionante, tanto a nivel físico como a nivel mental?

Fue una pena. En el km 75 estaba convencido que llegaba segundo, pero… Me paré, con calambres… fue un palo. Pero si lo intentas y no puedes más, no lo es tanto. Lo di todo, y sí que es cierto que llegaba un poco condicionado. Tuve una rotura de fibras al comienzo de la planificación y a falta de 15 días se abrió, lo notifiqué y me dijeron que por lo menos lo intentara. Son momentos complicados. Trabajé en días de doble sesión en la elíptica, con el pulso relativamente alto. Unas tres horas al día de elíptica, porque ahí no me molestaba, y mantenía el trabajo cardiovascular. No es lo mismo que correr, pero no lo pierdes todo. A falta de dos o tres días empecé a trotar. La víspera, lógicamente, tienes dudas, pero en carrera no me molestó en absoluto. Quizás llegas algo peor de forma, pero creo que llegué bastante bien. Luego, en carrera, todo es diferente. La idea no era, simplemente, terminar. Estaba bien y lo quería hacer bien, con lo que tomas tus riesgos, y en este caso, lo pagué. Los problemas fueron otros. El circuito era “peleón”, pero a mí me gustó. Era un muy buen circuito para hacer marca. Psicológicamente, bastante duro, pero muy rápido. Además, era muy bueno para llevar las rutinas de la carrera en orden: hidratación, comida y demás.

-¿Cuál ha sido, hasta el día de hoy, la que consideras tu mejor competición, aquella en la que pensaste “ojalá siempre me sintiese así”? ¿Y esa carrera que jamás deseas perderte?

Tengo muy buen recuerdo de mi primer maratón (Donostia 2001). Allí me salió una muy buena carrera. Nadie lo esperaba… si te digo la verdad, ni siquiera yo. Fue muy especial. También tengo muy buen recuerdo de cuando gané el Campeonato de España de Maratón en Valencia, en 2008, compartiendo podio con un atleta con el que he compartido varios de mis mejores momentos deportivos: Elías Domínguez.

Como maratoniano, mi mejor momento de forma fue, quizás, Berlín ‘03 ó Amsterdam ’04. En ambas dejé escapar un buen tren. Estaba en mi mejor momento. En los 100 kms, quizás el Campeonato del Mundo de Seregno ’12. Llegaba fantástico de forma, y realmente creo que hubiera podido bajar de 6h20, pero no terminó saliendo bien (Asier fue 4º, con 6h44:54).

Como título, está claro que el Campeonato de Europa de Belvès ‘13.

-Tras años de colaboración con New Balance, que aportó su ayuda a tu trayectoria abasteciéndote de material, ahora formas parte del New Balance Team. ¿Qué supone para un atleta no profesional la posibilidad de competir bajo una firma de semejante prestigio?

Desde niño, New Balance era el referente entre los referentes. Recuerdo, con unos 8 años, las New Balance que tenía el que entonces era mi entrenador, Roberto Aguirregomezcorta (ganador del primer Maratón de Bilbao). Con la mirada de un crío, las veíamos como algo mágico. Ahora resulta que llevo con New Balance unos 12 años, todo un lujo, y encima en su ‘Team’. Siempre estaré agradecido a New Balance, forme parte de ellos o no. Para mí, es una parte más de “mi equipo”. Ellos confiaron en mí, incluso sin resultados. Suelo decir que, por lo menos en mi caso, el atletismo es un deporte individual formado por un equipo, y New Balance es una de las piezas básicas de mi equipo. 

-¿Cómo ha influido en ti y en tu metodología de trabajo la figura de un entrenador de la experiencia y saber hacer de Santiago Pérez?

Creo que sobre todo he crecido con él, como atleta y como persona. Me he formado y he aprendido muchísimo. Con Santi he intentado llevar siempre su trabajo al pie de la letra. Raro es el día en el que falle. Lo comentamos todo, me dice lo que piensa, yo le digo lo que pienso, lo que creo que puede complementar o funcionar mejor, etc. Un muy, muy buen entrenador, aparte, por supuesto, de ser una extraordinaria persona.

-¿Cómo ves el mundo del atletismo, que perspectiva personal tienes?

Yo corro porque me gusta, lo he hecho siempre. No me dedico a ello de forma profesional. Tengo mi trabajo, que lo compagino con correr. No me motiva la parte económica de este deporte. Lo que me motiva es el aspecto más íntimo, el aspecto personal, el intentar hacerlo un poco mejor la siguiente vez.

Como he comentado creo que el atletismo es un deporte, en la mayoría de casos individual, pero formado por un equipo. Todos aportan y entre todos se consigue buscar el rendimiento óptimo. En mi caso, desde el “mecánico” José Luis, CPT, Xabier, Aitor, Santi, Guille, la familia, el entorno y los compañeros de fatigas, New Balance, con Santi y Coe… Todos son parte de esto. Los resultados son tan míos como suyos.

-Volviendo a NB, no se puede obviar la situación “especial” de un atleta de ultra distancia en lo que a material se refiere. ¿Cuántos pares de zapatillas aproximadamente puedes llegar a utilizar en una temporada? ¿Cuáles son las más habituales en tus competiciones, en tus ritmos más rápidos y en las tiradas? ¿Y aquella que consideras tu favorita?

Normalmente, entreno con dos o tres pares simultáneamente. Dos pares de zapatillas de entrenamiento puro, y una un poco más ligera. Para los rodajes largos y tranquilos, utilizo las 1080v5, o en su defecto, las 880v4, dos zapatillas puras de entrenamiento, neutras, una con un drop ligeramente inferior a la otra. Para las sesiones más rápidas, utilizo las 890v5, una zapatilla que vale para todo. Para las series y algunos días de entrenamiento fuerte, las 1500, que me parece un “zapatillón”. Y en la actualidad, además, estoy probando las Vazee Pace. Prometen…

Y para terminar, una de respuesta rápida y breve:

  • Una carrera que nunca olvidarás: Mi debut en maratón (Donostia ‘01).
  • Un atleta: Muchos… Carlos Lopes, Paul Tergat, Haile Gebrselassie, Martín Fiz, Diego García…
  • Un ejemplo a seguir: Diego García es un buen ejemplo. El ejemplo perfecto de que la suma del tesón y el trabajo son los resultados.
  • Una virtud: La constancia.
  • Un defecto: Creo que muchos…
  • Un sueño: Ser Campeón del Mundo Individual y Por Equipos.
  • Asier en tres palabras: Una Persona Normal.

@SoyCobarde2

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad