Sport.es Menú

Sergio Ramos roba confianza a los goleadores

Ha heredado de Cristiano tirar las faltas y los penaltis por galones y el Artículo 33

Dos suertes que deberían de quedar reservadas para los `killer¿ que viven del gol

Sergio Ramos al límite: Así desafió al VAR para dar esperanza al Madrid | MEDIAPRO

En un equipo en el que las dudas de sus goleadores impiden marcar diferencias, es extraño que el defensa central les robe esa dosis de confianza que da siempre la posibilidad de sumar un gol a su casillero ya sea desde el punto de penalti o de libre directo. Benzema, Jovic, Hazard, Vinicius, Bale, Rodrygo son atacantes que viven del gol. Lo necesitan más que nadie, pero Sergio Ramos les impide obtener esa dosis que anule la ansiedad cuando no marcan.

Alejandro Alcázar

Ramos ha heredado esa suerte que antes era en exclusiva de Cristiano Ronaldo. Lo del portugués era comprensiva, porque su ego y su fútbol vivían de ello y, además, era infalible.  Pero los galones han dado a Ramos esa exclusividad y lo ha hecho por el Artículo 33. El central, que no vive del gol, sino de frenar a los delanteros centros, tira todos los penaltis, suerte que se le da bien desde aquel lanzamiento que acabó en las nubes en las semifinales de la Champions ante el Bayern y que sigue siendo objeto de culto de sus detractores.

SORIANO LO DEJÓ SECO

Desde los once metros suele ser infalible, aunque el portero del Leganés Soriano lo dejó seco y solo la rigurosidad del árbitro obligando a repetir el penalti le dio aire. Pero Ramos como lanzador de faltas es un fantasma. No mete una. Tiene compañeros muchísimo más dotados en esa parcela, pero llega y aparta a todos porque él es el capitán, el dueño del vestuario. Y punto. Impone sus galones y tira cuando quiere cuando está rodead de especialistas mucho más cualificados como, James, Bale, Hazard, Casemiro…

Además, antes que él debería considerar que hay centrocampistas en el equipo que se suman al ataque desde la segunda línea en busca de sorprender. No le basta con robar a los delanteros esa dosis de confianza que da marcar, sino que obvia a esos segundos atacantes que también crecen cuando ven puerta. Kroos, por ejemplo, marcó ante el Galatasaray y repitió ante el Leganés en una muestra de lo que da ese punto de confianza. Kroos, Bale, James, Hazard o Modric, también especialistas, tiran los penaltis con máxima eficacia con sus selecciones. Pero Ramos es soberano y no hay quien le tosa en el Real Madrid.  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil