Rodrygo sienta a Lucas Vázquez y a Isco

Zidane no lo había probado pero lo puso ante el Galatasaray y le gustó lo que aportó

Es disciplinado tácticamente, marca goles y tiene la frescura que le falta a sus compañeros

Gatillo rápido en la Casa Blanca. Rodrygo supera a Cristiano | PERFORM

Rodrygo es el jugador de moda en el Real Madrid. Es el más joven de la plantilla, 18 años, acaba de llegar y lo suyo iba a ser una adaptación tranquila, de poco a poco. Pero las circunstancias han obligado a Zidane a probarlo con las misteriosas lesiones de Bale y Lucas Vázquez, dos semanas de baja sin que se sepa si están o no lesionados. La banda derecha quedaba huérfana y el técnico francés probó al brasileño en Estambul. Fue valiente sacándolo de titular, y el chaval respondió para repetir con él otra vez ante el Leganés.

Alejandro Alcázar

El brasileño, un delantero que ataca por cualquier frente, ha mostrado ese perfil de disponibilidad que todo entrenador aprecia. Tácticamente disciplinado, que se esfuerza sin balón para ayudar en su carril al lateral a costa de robar aire a su resistencia para cuando le toca atacar. Incluso así deja claro que tiene gol sin la necesidad de salir como delantero centro. Ha marcado dos en 198 minutos, lo que hace que tenga el mejor porcentaje del equipo en esta parcela.

LUCAS, DEMASIADO CRECIDO E ISCO HA PERDIDO EL DUENDE

Rodrygo tiene la frescura que le faltan a Lucas Vázquez e Isco, a los que ha desplazado del equipo. Una amenaza real para sus compañeros si el brasileño no baja la guardia. Lucas Vázquez era el recurso favorito de Zidane, tampoco tenía a otro para la banda derecha. Pero su desgaste como carrilero ha ido a más y ha perdido su capacidad para desbordar. Además, el gol nunca fue su fuerte. El gallego pecó de exceso de confianza codeándose con las vacas sagradas y decidir abandonar el mono de jornalero.

Lucas Vázquez ha acabado atropellándose a sí mismo protagonizado un bajón que ha acabado castigado con pitos del Santiago Bernabéu. Pitos que ya le dedica a Isco desde que sale, como el miércoles ante el Leganés cuando sustituyó a Valverde a los 74 minutos. El malagueño ha perdido el sitio y el fútbol que enganchaba a la afición. Año y medio desenganchado le pasa factura, y aunque Zidane le da oportunidades agradecido por la anterior etapa, Isco ha perdido el duende. Tanto Rodrygo como James le han comido la tostada. Y tiene suerte que Zidane se haya cargado a Brahim y que Asensio esté lesionado. Podría ser peor.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil