Sergio Ramos se deja querer por el Sevilla

Los hispalenses le ofrecen cinco años a razón de 7 millones netos cada uno según Juanma Rodríguez en ‘El Chiringuito’

El central podría desvelar su futuro el día 15, fecha límite que le da al Madrid para que le llame o decidirá dónde ir

 Sergio Ramos se encuentra en el mejor 11 de la FIFA | PERFORM

Empiezan a asomar los clubes que están interesados en fichar a Sergio Ramos. El primero es su ex equipo, el Sevilla, que le ofrecen un contrato de cinco años a razón de 7 millones netos cada uno según Juanma Rodríguez en ‘El Chiringuito’. Dos millones menos de lo que le ofrece el Madrid, pero cuatro años más que le dan tranquilidad de futuro. Una oferta tentadora porque le asegura cumplir todo su contrato aunque decida retirarse antes. René Ramos, agente y hermano del futbolista, estuvo reunido con Monchi el 18 de mayo donde se pudo fraguar la oferta.

A sus 35 años no tiene intención de retirarse, pero con el paso de los años puede plantearse dejarlo al tener asegurada su continuidad hasta cumplir ese contrato. Pero Ramos sigue guardando silencio. Solo su entorno se encarga de filtrar noticias y una es que se da de margen hasta el día 15 para tomar una decisión definitiva, según Manolo Lama en ‘El Partidazo de Cope’. Entonces se sabrá dónde irá la próxima temporada, y parece difícil que continúe en el Real Madrid ante el distanciamiento y el cruce de filtraciones interesadas de una y otra parte.

CADA UNO JUEGA SUS CARTAS

El entorno del jugador insiste en que espera una llamada de Florentino Pérez, y el del presidente, que el jugador ya rechazó la oferta que le hizo y que si alguien tiene que llamar es él. Los defensores del jugador (medios incluidos) culpan al Real Madrid afirmando que no quiere que siga. Y los del club, que lleva un año de tramas para asegurarse el mejor contrato posible e intentar romper la tradición de renovar por más de un año en su afán de imponer privilegios que el club nunca le concedió a nadie en esta parcela.

La realidad indica que Ramos teme irse por la puerta de atrás, por mucho homenaje que le prepare el club. Ser recordado como un madridista ocasional. No deja de filtrar que lo que quiere es seguir, pero lleva un año echando un pulso al club con frases adornadas. Desde que jugaría gratis en el Real Madrid hasta el quiere retirarse allí, pero no da pasos para confirmar esos adornos. A la afición le gustaría que siguiese pero no a cualquier precio, el equipo está por encima de él. Lo consideran prescindible y le agradecen los servicios prestados, pero el club está siempre por encima de cualquier jugador.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil