Leo Messi, el mentor decisivo de Argentina

El crack blaugrana comanda una regenerada Albiceleste y marca las diferencias en el torneo continental

El 10 ha dado los cuatro puntos de Argentina en la Copa América con un gol de libre directo y una asistencia

¡Es el mejor! La exhibición de Leo Messi en la victoria de Argentina a Uruguay | sport

Un gol (y qué gol) y una asistencia. Los dos tantos de la Albiceleste en la Copa América, que le ha permitido sumar cuatro de los seis puntos en juego contra Chile y Uruguay, llevan el sello personal de Leo Messi. En esta nueva fase de reconstrucción del combinado argentino, el 10 tiene la misión de marcar las diferencias y, al mismo tiempo, ejercer la mentoría para ayudar a crecer a la ‘camada’.

La actuación en el triunfo ante la Celeste de su amigo Luis Suárez (1-0) reafirma el rol de Leo, que, cuando es activado, le da el plus desequilibrante a una selección donde no hay otra súper estrella. Y el blaugrana se siente feliz y satisfecho, aún sabiendo que la inexperiencia colectiva provoca que su Argentina tenga que agarrarse al sufrimiento cuando se desdibuja en los segundos tiempos.

“Vamos carajo!!! Era importante ganar hoy. Esto nos va a dar tranquilidad para lo que se viene que va a seguir siendo duro”, fue el mensaje motivador que publicó Leo en su cuenta de Instagram, con una instantánea en una bañera con hielo en el vestuario del Estadio Nacional Mané Garrincha en Brasilia, junto a algunos de sus compañeros. Es el atestado de su compromiso en un torneo donde aspira a moverle el trono a Brasil. 

UN TORNEO QUE EXIGE

Argentina no tiene vida fácil en el Grupo A de la Copa América. No va a padecer para llegar a los cuartos de final (donde entran cuatro de los cinco equipos de cada una de las llaves), pero cada partido es una batalla. El objetivo es acabar primero, o como mal menor segundo, para evitar el hipotético cruce con la Canarinha hasta la final del Maracaná del 10 de julio.

Leo Messi está haciendo una Copa América imponente

| EPC

Los dos primeros encuentros, con Chile (1-1) y Uruguay (1-0) fueron dos bautizos de fuego, dos clásicos de la máxima ante selecciones curtidas y ásperas. Y a Leo, más que nunca, le tocó ser quirúrgicamente preciso. Lo hizo en el golazo que le marcó a su excolega en el Barça, Claudio Bravo, que lo encumbró como el rey de las faltas en el actual planeta del balón, con 57 libres directos convertidos, uno más que Cristiano Ronaldo.Ante la Celeste, Messi convirtió un córner en corto en una milimétrica asistencia al segundo palo para que el bético Guido Rodríguez, vestido de héroe casual, batiera a Muslera con un testarazo inapelable. Fue su 43 pase de gol con Argentina y el 311 en toda su majestuosa carrera.

SCALONI RESPIRA

Una falta y una asistencia que han valido su peso en oro, porque ha inyectado credibilidad al proyecto de un Lionel Scaloni, que necesita mejorar, principalmente, en la lectura y los cambios inoperantes que está realizando.En este último encuentro, Leo se acabó gustando, regalando tres cabalgadas de aquellas que solo él puede inventarse y que han llevado a la prensa argentina al delirio. Desde Buenos Aires se asegura que se vio al Diez en “la versión del Barcelona”. Lo suyo fue talento y esfuerzo puro.Y Argentina, empoderada y reafirmada en sus principios creativos, se quedó en Brasilia donde le toca el tercer hueso duro de roer: la siempre aguerrida Paraguay. El duelo se jugará en el majestuoso Estadio Nacional Mané Garrincha la madrugada del lunes al martes.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil