Sport.es Menú

¿A qué se debe el cambio de Umtiti?

El central galo ha multiplicado su caché en pocos meses, sobre todo al ser flamante campeón del mundo con Francia

De sangre caliente, 'Big Sam' está mostrando más que nunca su carácter

Umtiti vio dos amarillas y fue expulsado | Mediapro

Samuel Umtiti ha arrancado la presente temporada muy metido en todos los aspectos. No solo en lo estrictamente futbolístico, sino también a nivel de actitud. El francés está decidido a abandonar su papel de jugador emergente para convertirse en mayúsculas en un káiser del centro de la zaga, y la conquista del Mundial le da total legitimidad para ello. 'Big Sam' ha elevado la voz más que nunca en los últimos partidos.

Hasta ahora, el ex del Olympique de Lyon se había dedicado a crecer en silencio. Atendiendo a los consejos de sus compañeros y entorno, Umtiti llegó a Barcelona con la máxima humildad dispuesto a ver, oír y callar. Piqué y Mascherano estaban por delante suyo, por lo que el francés entendió a la perfección cuál debía ser su papel. Y más teniendo en cuenta el salto de calidad que suponía a nivel mediático cambiar el Olympique por el Barça.

Esta situación, sin embargo, ha cambiado en menos de dos años. El francés ha sido un auténtico 'boom'. Nada más fichar por el Barça, durante la Eurocopa de 2016, ya se convirtió en titular en su selección, con la que salió de inicio tanto en semifinales como también en la final, que se escapó ante Portugal.

A partir de ahí, Samuel ya no se ha movido del centro de la zaga, llegando a ser pieza importantísima en la conquista del reciente Mundial de Rusia. Todo esto mientras en el Barça tampoco ha dejado de dar pasos de gigante. Le ganó la titularidad a Mascherano en el último año de Luis Enrique y en el primero de Valverde demostró que lo suyo no fue flor de un día.

Durante las negociaciones para tratar su renovación, el jugador se descentró durante varios partidos. Por momentos las posturas con el Barça estuvieron alejadas y eso pasó factura al francés. Una vez ampliado y mejorado su contrato, 'Big Sam' volvió a ser el de siempre.

El central sigue tocando con los pies en el suelo, pero su caché ya no es el mismo que antes. Umtiti es pura personalidad y, pese a su juventud -solo tiene 24 años-, entiende que se ha ganado a pulso el poder mostrar todo el carácter que lleva dentro.

En realidad, Umtiti siempre ha sido un jugador de sangre caliente. Ya lo demostró en Lyon, por más que algunos estén ahora sorprendidos con los varios roces que ha tenido algún que otro rival.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil