El problema decisivo para cerrar el caso Pjanic

El problema decisivo para cerrar el caso Pjanic

Pjanic falló el primer penalti en Cornellà | RFEF

La elevada ficha del centrocampista bosnio hace que los clubes pretendientes no se decidan a contratarlo

En la Serie A mantiene un excelente cartel y apunta a una nueva cesión en Italia

Solventar el futuro de Miralem Pjanic es uno de los muchos problemas que tiene pendientes el FC Barcelona en este mercado de fichajes de la temporada 2022/23. En el caso del centrocampista bosnio, que regresará al Camp Nou el próximo 4 de julio de no haber una solución antes, el obstáculo no es que falten clubes interesados por contar con sus servicios, sino la dificultad para encontrar alguien dispuesto a asumir su ficha.

Pjanic llegó al Barça en la temporada 2020/21 tras una operación de trueque entre el Barça y la Juventus que trasladó a Miralem al Camp Nou y al brasileño Arthur Melo al Juventus Stadium.

El traspaso del futbolista balcánico fue valorado en 60 millones de euros y, se cerró hasta el 30 de junio de 2024 y, lo más importante, con una ficha de 7,5 millones de euros netos por campaña.

Pjanic no encajó en los planes de Ronald Koeman y en el verano de la pretemporada 2021/22 se encontró a última hora una solución de compromiso, la cesión al Besiktas turco a cambio de que el club otomano se hiciera cargo de alrededor de un tercio de su ficha.

Pjanic, durante su etapa en el Barça 

| Valentí Enrich

Finalizada la campaña, en la que ha ido intercalando la titularidad con periodos de baja por lesión (1.867 minutos repartidos en 26 partidos, 4 asistencias) Pjanic está de vuelta a Barcelona.

Los responsables del área deportiva intentan encontrarle destino y, según informa 'La Gazzetta dello Sport', hay clubes de la Serie A interesados en contar con sus servicios, pero no pueden hacerse cargo de su elevada ficha.

Encontrar una nueva cesión

El Barça necesita encontrarle una salida pues Pjanic no entra en los planes de Xavi Hernández y su elevada ficha es un lastre económico a la hora de rediseñar la plantilla y cumplir con los requisitos del Fai Play económico.

El internacional bosnio es consciente de esta situación, pero únicamente aceptará un destino en el que le respeten su elevada ficha pues todavía tiene dos años más de contrato con la entidad azulgrana. Así que en las próximas semanas el Barça deberá encontrar la fórmula para solucionar su caso, que en principio apunta a una nueva cesión, aprovechando su excelente cartel en el Calcio italiano, y en la que el club de destino asumiría una parte de su contrato.