Sport.es Menú

Pedro, el hombre de los goles decisivos para el Barça

Pedro, a la derecha de la imagen, como ausente mientras sus compañeros esperan para levantar la copa
Pedro, a la derecha de la imagen, como ausente mientras sus compañeros esperan para levantar la copa | sport

Golpeó el balón tras el rechace de Beto con toda su rabia al fondo de la red y volvió a decidir una Supercopa de Europa. Pedro anotó el quinto gol del FC Barcelona en Tblissi, un tanto que desequilibró una final que se había igualado de forma sorprendente y que significó la cuarta muesca en el ansiado sextete. 

Lluís Payarols

No es algo nuevo para el canario. Hace seis años, en la misma competición, también logró el gol que significó la victoria. Fue en el estadio Louis II de Mónaco, contra el Shakhtar Donetsk de Chigrinski, tras 90 minutos que, a diferencia del choque en Georgia, acabó 0-0. Y para más casualidad, en el minuto 115 y con Leo Messi interviniendo en la acción.

En el año 2009, el gol de Pedro llegó gracias a una asistencia del rosarino. Seis años más tarde, tras un libre directo ejecutado por Messi que impactó en las manos de un defensa -el árbitro no vio el penalti-, disparo tras ese despeje del '10' el Barça, intervención de Beto... y llegada del tinerfeño para culminar el noveno gol de la noche y el quinto de los barcelonistas.

Quizá sea el último gol de Pedro Rodríguez con la camiseta del Barça. El propio jugador había confesado en las horas previas al nuevo director deportivo, Robert Fernández, que quería irseLe esperan en el Manchester United pero ha tenido tiempo de decidir una Supercopa de Europa. Es el hombre de los goles decisivos, como aquel que marcó en la final del Mundial de Clubes del 2009, contra Estudiantes de la Plata y que sirvió para que el equipo de Guardiola forzara la prórroga. En ella, Messi decidió con un remate con el pecho, a la altura del escudo. Pero no hubiera podido hacerlo si no fuera gracias a ese canario que tantos goles ha cantado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil