Messi ya es agente libre: tranquilidad absoluta en el Barça

Joan Laporta, presidente del club azulgrana, confía en que las avanzadas negociaciones con el astro argentino lleguen a buen puerto más pronto que tarde

El capitán quiere continuar, pero aún quedan algunos flecos económicos y fiscales del nuevo contrato por resolver

Messi, sin contrato por primera vez en 16 años | Perform

Veintiún años después de su llegada al FC Barcelona, y tras 5.844 días con ficha del primer equipo, Leo Messi deja de ser formalmente jugador azulgrana. A las 00.00 horas de este jueves, 1 de julio de 2021, ha finalizado el contrato que le unía con el equipo de su vida y se ha convertido en agente libre. El argentino, en plena disputa de la Copa América y en busca de su primer gran título con la albiceleste, se ha desvinculado del conjunto culé. Por mucho que duela, esa es la realidad. En la zona noble del Camp Nou, sin embargo, no pueden estar más tranquilos: el capitán se quedará. Él quiere hacerlo y el club desea que lo haga. El final feliz se producirá, pero más tarde de lo previsto.

Lejos queda el tumultuoso verano pasado, en el que Messi provocó un ‘terremoto’ con el envío de un burofax por medio del que, agotado por muchas decepciones con el entonces presidente Josep Maria Bartomeu, intentó acogerse a la famosa cláusula que le permitía irse con la carta de libertad. La llegada de Joan Laporta y todo lo que ha sucedido desde entonces ha convencido al ‘10’ de que lo mejor que puede hacer es seguir defendiendo los colores que ama. Tanto es así que este miércoles, pocas horas antes de que expirara el vínculo contractual de Leo con el Barça, el máximo dirigente ha 'lanzado' un mensaje de optimismo cuando ha sido abordado por la prensa en las oficinas del Camp Nou: “Tranquilos”. Claro y conciso. Apacible. Reposado. Los gestos también pueden decir más que las palabras.

Sin prisa, pero sin pausa

‘Jan’ no ha logrado su objetivo de cerrar la renovación del astro argentino antes de que finalizara el mes de junio, pero eso no es sinónimo de problema ni de preocupación, sino de complejidad. La delicada situación económica de la entidad y las singularidades de todos los contratos de Messi han impedido al presidente, por mucho que haya obtenido ya el “sí” del futbolista, anunciar su continuidad. Las negociaciones progresan. Lentamente, pero lo hacen. El acuerdo está cada vez más cerca y podría oficializarse en las próximas horas o, a más tardar, días. Ambas partes están esforzándose para pactar todos los detalles del compromiso, pero aún hay algunos flecos económicos y fiscales pendientes de resolver. No hay que olvidar que, en vistas a la temporada 2021/22, el Barça tiene que adelgazar su masa salarial a la mitad como mínimo. Dar cabida a la remuneración del capitán en este escenario es más que posible, pero también algo enrevesado.

Las dos partes de la avanzada negociación quieren llegar a un acuerdo tan pronto como sea posible. La sintonía entre el mandatario y Messi, que en la madrugada del próximo domingo podría afrontar el duelo entre Argentina y Ecuador sin pertenecer a ningún equipo, es muy buena. Ahora, con tranquilidad absoluta, solo hay que encontrar una fórmula que permita satisfacer las aspiraciones deportivas y económicas del rosarino, que siempre ha manifestado públicamente que a él lo que le motiva es competir por levantar títulos y, por ende, formar parte de un proyecto que aspire a ser ganador.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil