¿Fueron manos de Lenglet? El análisis arbitral del Barça-Sevilla

El balón toca en el brazo después de que Lenglet intente jugar el balón con el pecho, y no se sanciona la acción

Sánchez Martínez consideró la acción de Mingueza como ataque prometedor y reduce un nivel la sanción disciplinaria al ser penalti, por lo que no sacó la amarilla

Las tres polémicas acciones dentro del área que el Barça protestó | sport

Muchas opiniones arbitrales surgieron anoche tras el choque de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Sevilla en el Camp Nou.

Los de Ronald Koeman consiguieron remontar la eliminatoria no así sin dejar de lado que el equipo que pierde normalmente tiene que decir la suya, en este caso por las decisiones del árbitro que consideran en su contra.

Mano de Lenglet

La más comentada fue la que sucedió en la prórroga, en la que se pedía mano de Clement Lenglet dentro del área local y que hubiera supuesto un penalti para el Sevilla FC. Se trata de una mano posicionada de forma bastante natural por la inercia del cuerpo y, además, el balón llega rápido y de forma inesperada, por lo que tiene pocas opciones de evitar el contacto.

Además, el toque no tiene consecuencias grandes para el rival, según las directrices del CTA, y toca en la mano tras haber rebotado en el pecho de Lenglet. “No se considerará infracción cuando el balón toque en la mano si proviene directamente de la cabeza o el cuerpo del propio jugador”, dicen las Reglas de Juego. Acertaron el árbitro y el VAR, no se debía sancionar.

La polémica mano de Lenglet que el Sevilla protestó | RFEF

Mano de Ocampos

En el área contraria, y antes del pitido final de los 90 minutos, también se protestó una mano de Ocampos. Como la de Lenglet, le toca al brazo al argentino tras haber rebotado en su muslo, y se trata de una mano que está apoyada en el suelo o camino del apoyo. Por lo tanto, tampoco se sanciona.

La posible mano de Ocampos en el Barça-Sevilla

| Telecinco

Penalti de Mingueza

El derribo de Óscar Mingueza a Lucas Ocampos parece tan ingenuo como claro. El jugador del Sevilla superó al del Barça, y el canterano le obstaculizó. Lo tuvo claro Sánchez Martínez para señalar la pena máxima, y se pidió la segunda amonestación para el del Barça.

El árbitro consideró que se trataba de un ataque prometedor y que Mingueza intentaba jugar el balón por lo que, cuando se señala penalti, la sanción disciplinaria se reduce. En este caso, de amarilla a no tarjeta. Tanto el árbitro como el VAR consideraron que la posición de Piqué era lo suficientemente cerca para suportar la decisión del colegiado, y Mingueza continuó sobre el verde.

El penalti de Mingueza a Ocampos

| Telecinco

Manotazo de Diego Carlos a Braithwaite

Una acción en los minutos finales pasó bastante desapercibida, pero existió un manotazo de Diego Carlos a Martin Braithwaite dentro del área sevillista que impactó en la cara del delantero danés del Barça.

No tiene intención expresa Diego Carlos de hacer daño y no se consideraría una acción realizada con fuerza excesiva, pero sí es un claro ejemplo de acción temeraria sancionada como penalti. Acabó en nada y el juego continuó.

El manotazo de Diego Carlos a Braithwaite

| Telecinco

Temas

VAR
cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil