Luces y sombras en el regreso de Yerry Mina en el Celta-Barça

El colombiano desplegó su carácter y su poderío físico en Balaídos

Sin embargo, no estuvo demasiado atento en los dos goles y tuvo problemas para recuperar la posición

El decisivo corte de Yerry Mina | LALIGA

"Le da la razón a Valverde", titulaba el periódico colombiano 'El Deportivo' para resumir el regreso de Yerry Mina al once inicial del Barça frente al Celta (2-2), casi dos meses después, desde el empate frente al Getafe en el Camp Nou (0-0). Tal vez sea una sentencia demasiado rotunda, excesivamente dura con él, aunque es evidente que la actuación del defensa central tuvo luces y sombras.

Era un partido complicado para entrar en el once del Barça; por la entidad del rival y porque Valverde decidió que en Balaídos solo actuaran, de entrada un titular y medio (Ter Stegen y Coutinho). Eso no arrugó a Mina quien demostró que pese a su juventud tiene carácter para jugar en un grande.

Mina compartió tándem con Vermaelen, un central experimentado y excelente en el aspecto táctico, y esto ayudó al colombiano que destiló la tranquilidad que habitualmente transmite fuera del terreno de juego, incluso cuando se vio exigido. 

Poderío físico

Yerry desplegó su fortaleza para el cuerpo a cuerpo, así como su capacidad para dominar el juego aéreo, aunque nbo siempre logró imponerse en los duelos.

Yerry tampoco se escondió a la hora de intentar salir con el balón jugado desde la cueva, aunque ni él ni Vermaelen encontraron la colaboración suficiente por parte del centro del campo hasta las incorporaciones de Leo Messi y Sergi Roberto. 

En cambio, hubo algunos hechos puntuales que marcaron decisivamente la actuación de Mina. Los dos más evidentes, cómo le robaron la cartera Jonny y Aspas en los goles del Celta.

Aspas y los goles

Fueron acciones parecidas al tratarse de finalizaciones en el área pequeña de Ter Stegen. Iago Aspas se revolvió para desorientar a Mina y dejar el espacio en el que apareció Jonny y se anticipó al colombiano al atacar el primer palo y buscar el remate del centro de Maxi Gómez en el 1-1.

La historia se repitió en el 2-2 con Aspas como único protagonista. El atacante gallego repitió el movimiento para situarse a la espalda de Mina y tras rodear al defensa blaugrana ejecutó el uno contra uno contra Ter Stegen, el auténtico héroe blaugrana de la noceh.

También estuvo muy atento a la hora de ayudar a Nelson Semedo cuando el Celta apretó por la banda del lateral portugués; pero después le costó mucho recuperar la zona cuando debía correr hacia atrás.

Los atenuantes

Igualmente arriesgó mucho en el pase que originó la recuperación del Celta y la posterior tarjeta roja a Sergi Roberto por el agarrón sobre Iago Aspas, precisamente el jugador que amargó la noche al colombiano.

Claro, que este análisis más o menos duro queda condicionado por la falta de ritmo competitivo, no solo de Yerry Mina, sino de la mayor parte de los jugadores del Barça en el duelo contra el Celta; en su caso, acrecentado por el hecho de que acaba de incorporarse al fútbol europeo. 

Valverde lo considera el cuarto defensa central y sin duda Yerry Mina deberá trabajar para ganarse la confianza del técnico blaugrana; quizás la próxima campaña arrancando desde el principio en la plantilla, pueda el colombiano convencer a Ernesto.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil