Se complica el futuro de Dembélé

Se complica el futuro de Dembélé

El gol de Dembélé que abrió el marcador ante el All Star de Australia | FCB

Las negociaciones entre el extremo francés y el FC Barcelona siguen estancadas: el tiempo apremia y las posturas siguen demasiado alejadas

Las otras opciones que tenía sobre la mesa el futbolista, con PSG y Chelsea como principales destinos, han perdido fuerza en las últimas horas

Con la temporada finalizada, llega la hora de la verdad para Ousmane Dembélé. Ya no tiene más margen de maniobra: el extremo francés tiene que decidir si quiere continuar su carrera en el Camp Nou o, por el contrario, desea cambiar de aires. Después de vivir en una montaña rusa durante los últimos meses, parece que el futbolista abandonará el Camp Nou este verano. Las otras opciones que tenía sobre la mesa, sin embargo, se han complicado. Ahora mismo no hay ningún escenario descartado.

La última reunión entre su representante, Moussa Sissoko, y Mateu Alemany, director de fútbol del Barça, se produjo el pasado lunes en la Ciudad Condal. El encuentro no permitió acercar posturas y, en estos momentos, parece muy difícil que se llegue a una entente. Ninguna de las dos partes da las conversaciones por concluidas, pero es evidente que el tiempo apremia y que el paso de los días juega en contra del club culé. Los dirigentes blaugrana esperan una reunión definitiva próximamente para conocer las intenciones de Ousmane.

Pese a que en las últimas horas se ha vinculado el nombre de Dembélé con el PSG, la posibilidad de que el extremo francés acabe en el club de París es muy improbable según ‘Le Parisien’. Luis Campos, el que será el nuevo hombre fuerte en la parcela deportiva sustituyendo a Leonardo, no lo tiene entre sus prioridades. Siempre según el medio de comunicación citado, el hecho de que llegue con la carta de libertad no ‘pesa’ tanto como para abordar su incorporación. La buena relación con Kylian Mbappé, recién renovado, tampoco decanta la balanza a su favor.

Por último, la vía del Chelsea, entrenado por Thomas Tuchel, también ha perdido fuerza por el cambio de propiedad del club ‘blue’. Todd Boehly pondrá a disposición de los responsables deportivos unos 200 millones de euros, pero el conjunto londinense necesita reforzar otras posiciones. Se le acaba el tiempo a un Ousmane Dembélé que tiene entre ceja y ceja jugar el Mundial de Catar y, de momento, no encuentra un equipo que satisfaga sus aspiraciones deportivas y económicas.