El Atlético luce la suerte del campeón

En el minuto 95, Mandi anotó un autogol que permitió a los colchoneros salvar un punto

Luis Suárez apareció de titular y anotó su 'golito', el primero de la temporada

Jonathan Moreno

Cuando las campanas tocaban a difuntos, el Atlético resucitó con un golpe de fortuna. El equipo de Simeone tiene flor. Mandi cedió atrás de manera incomprensible y encontró fuera de portería a Rulli. Empate en el 95' y Emery que continúa sin ganar ante el Cholo. Y van once enfrentamientos directos.

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

ATM

2-2

VIL

Atlético de Madrid

Oblak; Trippier, Savic, Giménez (Lodi, 88'), Hermoso (Kondogbia, 80'), Carrasco (De Paul, 70'); Llorente, Koke, Lemar (Cunha, 80'); Correa, Luis Suárez (Saúl, 70').

Villarreal

Rulli; Foyth, Albiol, Mandi, Estupiñán (Pedraza, 63'); Pino (Gaspar, 80'), Trigueros, Capoue, Alberto Moreno (Coquelin, 63'); Gerard, Boulaye Dia (Danjuma, 63').

Goles

0-1 M.52 Trigueros. 1-1 M.56 Luis Suárez. 1-2 M.74 Danjuma. 2-2 M.95 Mandi (propia puerta).

Campo

Metropolitano. 26.840 espectadores.

Más grogui que 'groguet', el Villarreal arrancó aturdido, atolondrado, aterrado y a merced de las hambrientas huestes del Cholo. Presión eléctrica de los colchoneros, acampados en terreno enemigo. Lemar rozó el primero en una volea que evitaron entre Rulli y el palo. El dominio rojiblanco duró hasta que el duelo se afeó. A pesar de ello, el gol merodeó siempre la meta del Submarino. Ni Correa ni Carrasco penalizaron una salida poco académica de Rulli. Y en el extenso añadido, Mandi salvó a quemarropa un testarazo franco de Trippier.

Cambio de paradigma

El perdón del Atleti no encontró compasión en los amarillos. A la primera, golazo de Trigueros, que acomodó el cuerpo e impactó con precisión con su bota derecha. La alegría fue efímera para los de la Plana Baja. Un servicio de banda ejecutado de forma defectuosa desembocó en el equilibrio. Llorente recuperó, Correa alzó la vista y sirvió para que Suárez, hasta el momento sin aportación en el juego, exhibiera su instinto 'killer'.

Los rojiblancos se confiaron y se conformaron. El Villarreal, no. En una acción directa de Capoue, Savic y Giménez no se entendieron, Yeremy Pino pasó mirando al tendido y Danjuma empezó a amortizar la inversión con una definición de quilates. Las alcalinas atléticas marcaban la reserva. El corazón nubló la cabeza y sólo la suerte evitó el primer resbalón de la temporada. Alguien le tendrá que enviar un jamón a Mandi si el punto acaba siendo importante en el desenlace del campeonato.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil