Inicio Ciclismo “Tiré los mejores años de mi carrera por la obsesión con el...

“Tiré los mejores años de mi carrera por la obsesión con el peso”. Los trastornos alimentarios del World Tour.

Davide Cimolai peso

No cabe ninguna duda de que el ciclismo es uno de los deportes más exigentes tanto a nivel físico como mental.

Los llamados “marginal gains” están a primera orden del día y la línea que separa la victoria de la derrota es cada vez más fina. Los ciclistas están día tras día más preparados y los pequeños detalles marcan las mínimas diferencias.

En esta coyuntura y ante tal nivel de presión es cada vez más habitual ver a ciclistas que abandonan el barco antes de tiempo. La reciente retirada de Tom Dumoulin es un buen ejemplo de ello.

El holandés que, sin un motivo claro, anunciaba contra todo pronóstico su retirada del ciclismo profesional, es el reflejo del camino que está tomando el ciclismo los últimos años.

Una presión terrible sobre los hombros de unos deportistas que más allá de ser estar sometidos al estrés que exige, y ha exigido siempre, la máxima competición, tienen que lidiar con un entorno tóxico que como desvela nuestro protagonista sigue teniendo una mentalidad muy anticuada a nivel científico.

La “vieja escuela” sigue copando buena parte de los cargos directivos del ciclismo actual y hasta que no se produzca una transición generacional será complicado que todo esto pueda variar.

Marcel Kittel, Taylor Phinney, Andrew Talansky, Jaume Sureda, Martin Bouzas, Campbell Flakemore o el anteriormente mencionado Tom Dumoulin son algunos de los nombres que teniendo contrato en vigor, un futuro prometedor y sin haber llegado apenas a la treintena han anunciado recientemente que dejaban el ciclismo profesional.

La mayoría de ellos lo hacen quemados y cansados de las exigencias cada vez más extremas de este deporte. “Pasear al perro, comer un par de galletas o ir al cine con la novia el fin de semana” son cosas que muchos profesionales de este deporte ya no pueden hacer.

Una realidad que ejemplifica en primera persona Davide Cimolai. El ciclista del Israel Start Up Nation relataba en una entrevista a bici.pro haber vivido en sus propias carnes problemas con la alimentación.

Al parecer, y según el propio Cimolai, un problema generalizado que se extiende entre los más jóvenes del pelotón World Tour.

“Muchos ciclistas, especialmente los jóvenes, sufren problemas con la alimentación”. “Llegas a profesionales y piensas que lo único que importa es el peso”.

Cimolai, compañero este año de Chris Froome, denuncia que la mayoría de equipos no están preparados estructuralmente para ayudar a los corredores en este aspecto.

También afirma que en Italia y en otros países algunos entrenadores y personal relacionado con el deporte tiene una mentalidad muy antigua con respecto a la nutrición y el peso.

El italiano que desearía haber tenido alguien que lo guiara cuando era más joven reconoce haber experimentado trastornos alimentarios en sus primeros años como ciclista profesional. “Si después de 5 horas de entrenamiento te dan una manzana, es que algo va mal”.

Afortunadamente el ciclista italiano que con 31 años ya lleva más de 10 años como profesional supo detectar el problema y reconducir su camino.

Algo que según el propio ciclista del Israel no supieron hacer otros compañeros de pelotón. “Hay ciclistas que han dejado de correr debido a trastornos alimentarios”. Yo mismo desperdicié los dos o tres primeros años de mi carrera, luego comencé a cambiar y a entender que el peso no lo es todo en este deporte.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad