La clave del ciclismo: la relación peso-potencia

La clave del ciclismo: la relación peso-potencia

Compartir

Muy rara es la grupeta de entrenamiento que un domingo  cualquiera no saca a debate el tema del peso. Con la máxima de que “cada gramo cuenta” se llega a hablar de todo, del peso del ciclista pero también de la bicicleta y de todos sus componentes. Seguramente una de las frases más habituales acostumbra a ser “si consiguiera bajar un par de kilos subiría mejor”.

En este artículo vamos a preguntarnos hasta qué punto esta idea tan instaurada en la mente de los ciclistas es cierta o no. Bajar de peso sí, pero ¿hasta qué punto? Y sobre todo, ¿a qué coste?

Desde hace algunos años tenemos la gran suerte de contar con un instrumento esencial para medir el esfuerzo de los ciclistas. Los famosos Vatios de potencia aparecen ya en primer plano del ciclismo mundial y se han convertido en un elemento indispensable para cualquier profesional o incluso cicloturista.

Qué son los vatios en ciclismo

Los Vatios son esa unidad de medida que nos indica la potencia que realiza un ciclista en un momento concreto o por un periodo determinado. Los Vatios son lo más parecido a una máquina de la verdad. Nunca mienten. Por eso cada vez es más recomendable entrenar por Vatios y no por pulsaciones puesto que estas últimas sí que se ven afectadas por otros factores como la fatiga, la carga de entrenamiento o la climatología, mientras que los vatios no. Existen diferentes formas de medir los vatios de un ciclista. Nosotros vamos a analizar las tres más habituales y conocidas.

Formas de medir los vatios en ciclismo

Primeramente tenemos potenciómetros instalados en el buje de la rueda trasera que son bastante fiables y precisos. La marca más famosa de este tipo es PowerTap y sus precios no son muy desorbitados. Simplemente cambiando la rueda podremos tener los vatios generados en cualquier otra bicicleta.

En segundo lugar tenemos potenciómetros que nos indican la potencia a través de las bielas. Marcas como SRM, Rotor y Stages usan este sistema en la mayoría de sus modelos.  Existen dos opciones. Medición bilateral como algunos productos de Rotor que miden la fuerza empleada en cada biela o medición unilateral como la que usa stages que indica la fuerza con el sensor únicamente en una biela.

Finalmente la multinacional Garmin lanzo su modelo de medidor de potencia integrado en los pedales. Es un medidor de potencia fácil de trasladar, fiable y sencillo de instalar.

Cualquiera de los tres sistemas en principio debe ser fiable de modo que una vez escogido el sistema ya podremos empezar a entrenar y tener como referencia a los famosos vatios.


Te puede interesar: 

ciclismo-relacion-potencia-vatios-001

La importancia de la relación peso-potencia (vatios por kilo de peso corporal -W/Kg-)

Siguiendo con lo que nos ocupa imaginemos que estamos tratando de subir por una pendiente. De forma muy intuitiva resultará evidente que como más cargados vayamos, más nos costará llegar a la cima.  En definitiva cuanto más peso tengamos que arrastrar más esfuerzo y más energía necesitaremos para conseguir el mismo resultado. Eso es debido a que a medida que aumenta la masa de un objeto también se incrementa la fuerza a la gravedad que deberemos vencer para seguir subiendo al mismo ritmo.

En el ciclismo ocurre exactamente lo mismo. La combinación de peso y potencia influye en el rendimiento. Si conseguimos reducir el peso sin ver disminuida la potencia, la velocidad será mayor y lo mismo ocurre a la inversa. Si aumentamos la potencia o fuerza sin aumentar de peso la velocidad también aumentará. En definitiva, la combinación óptima debería ser disminuir el peso y aumentar la potencia.

El ratio más utilizado para medir la relación peso-potencia es W/Kg o lo que sería lo mismo vatios por kilo de peso corporal. Este indicador muestra el rendimiento que sacamos de cada kilo de nuestro peso.

En relación a este indicador podemos comentar que los w/kg resultan especialmente interesantes para analizar esfuerzos prolongados de tiempo. Es un excelente valor para determinar a qué nivel estamos y sobre todo para darnos cuenta a qué nivel tan extraordinario están los profesionales…Ellos mueven con relativa facilidad 5.5 vatios por kilo. Los superclases como Froome o Contador llegan a mover en pleno Tour de Francia entre 6.3 y 6.5 vatios por kilo! Lo más sorprendente de todo es que son capaces de hacerlo tras prácticamente 200 kilómetros de etapa y tras varios días de competición de modo que,  sin duda alguna, queda demostrado que están a otro nivel.

Para que nos hagamos una idea. Un cicloturista de nivel medio-alto se mueve alrededor de unos 4 y 4.5 vatios/kg lo que supondría todo un mundo de diferencia.

Pero teniendo en cuenta otras situaciones, para analizar esfuerzos muy puntuales como por ejemplo un sprint, es más recomendable utilizar los vatios absolutos como indicador. Los mejores sprinters del pelotón son capaces de mover 1700-1800 vatios en un sprint final, lo que equivaldría a prácticamente 2,5 caballos de vapor. ¡Casi nada!

Pero centrándonos en lo nuestro,  la relación peso potencia en el ciclismo la cosa es relativamente simple. A iguales vatios medios y más peso del ciclista obtenemos menos vatios por kilo y viceversa. Las matemáticas no engañan y dos ciclistas pueden subir juntos un puerto a la misma velocidad generando unos vatios muy distintos. Los vatios que debe mover el ciclista más pesado son superiores a los del otro.

Ahora bien teniendo claras estas premisas relativamente básicas, uno puede plantearse el hecho de que bajar de peso es garantía de subir más rápido. Pues debe quedar claro que NO es siempre así y eso es algo que los que viven obsesionados con el peso deberían tener muy presente.

Eso solo sería cierto si al bajar de peso no perdiéramos potencia. Es decir, todo ciclista tiene un punto en el que si baja más de peso pierde fuerza, con lo cual habría que valorar muy bien y de forma muy precisa si conviene asumir el coste de perder más peso, si llegados a un punto la ganancia por la disminución de peso compensa la pérdida de potencia.

Conviene también recordar que el músculo por sorprendente que parezca pesa más que la grasa, ocupando también a su tiempo menos espacio que la grasa. Dos ciclistas de igual estatura pueden presentar algunos kilos de diferencia en su peso, pero el que pesa menos puede presentar un índice de grasa corporal bastante superior al que pesa más. Con lo cual se vuelve a demostrar que los kilos como magnitud no deberían obsesionarnos tanto y lo que sí debería interesarnos más es ver qué niveles de grasa tenemos en nuestros tejidos.


Con todo esto debe quedar claro que el típico “dime cuánto pesas y te diré que tal subes” no tiene porque ser siempre cierto. Aún así es muy habitual y relativamente lógico asociar a los ciclistas de poco peso con los escaladores y los más pesados y musculados con los rodadores, sprinters o contrarrelojistas.

A modo de conclusión. Para perder peso debemos tener muy claro no cuanto peso queremos perder sino cuánto peso podemos perder. Cada organismo es diferente y no tiene ningún sentido limitarse a comparar estaturas y pesos entre diferentes personas, puesto que existen muchos factores que lo condicionan. Cada persona es un mundo y como hemos visto anteriormente el peso es importante pero siempre en relación directa con la potencia.

@aleixserra92

Compartir

Te puede interesar...

4 Comentarios

  1. Toďo lo dicho anteriormente ya lo sé
    Pero la pregunta es
    Así como con la edad estas en superior con menos Vo2max, que con menos edad
    Pasa lo mismo con los vatios?
    Así de simple es la pregunta

  2. Wow es muy interesante, tambien me ayuda gracias a que estoy iniciando en el mundo del ciclismo, gracias por toda la informacion…

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad