Benditas endorfinas ¿Correr nos da felicidad?

Benditas endorfinas ¿Correr nos da felicidad?

Compartir

Benditas endorfinas, que seguramente sois muy responsables de que hoy día muchos tengamos una pasión. Si no fuera por ellas, vete tú a saber cuántos nos pasaríamos los días acumulando quilómetros y comiéndonos las calles a base de zancadas. ¡Vete tú a saber! ¿Y si son las responsables de que algunos necesitemos constantemente dosis de actividad física? Vamos a verlo…

¿Qué son las endorfinas?

Efectivamente, las endorfinas son moléculas producidas por nuestro cuerpo. Pero, ¿qué, cuándo y cómo lo hacen? A grande rasgos sus principales funciones son inhibir el dolor y producir sensación de euforia (1). Se colocan entre las neuronas y permiten el intercambio de mensajes entre ellas.

No siempre se están produciendo ni actuando, sino viviríamos en un continuo de euforia y sin dolor, así que solo se producen cuando el cuerpo está expuesto a determinados estímulos. Algunos ejemplos son el daño, el sexo, el chocolate negro y las comidas picantes. Así, cuando el cerebro recibe estímulos de daño a través de las neuronas receptoras, envía a las endorfinas como guerreras para proteger que sintamos dolor. Además, a nivel neuronal se crea una especie de adición a ellas, ya que son como drogas naturales producidas por el propio cuerpo. Una vez se producen, crean una memoria a nuestro cerebro que indica que quieres volver a experimentarlas.

El runner’s high, la felicidad y el running

Es muy probable que hayáis oído que la producción de endorfinas está conectada con la felicidad y el deporte. Varios estudios (1,2,3,4) indican que dicha generación se da en entrenamientos intensos y agotadores, cuando llevas el cuerpo al límite, sin llegar al agotamiento extremo. Ejemplos podrían ser entrenamientos de alta intensidad, rodajes a ritmos elevados, cargas importantes de pesas, o el paso a ejercicio anaeróbico.

Esta sensación de euforia que se consigue corriendo es popularmente conocida como “runner’s high” o simplemente efecto o exaltación del corredor. Cualquier corredor puede experimentarla, no hace falta ser élite. Se indica que su duración, de entre 3 y 30 minutos (8), depende de la cantidad de actividad realizada. Además, su mayor efecto se da en entrenamientos progresivos que acaban en alta intensidad, aunque no hay suficientes evidencias científicas para sustentar este hecho.

Por otro lado, sonreír y las relaciones personales también producen endorfinas (9). Así que si durante tus entrenamientos y carreras procuras llevar puesta la mejor de tus sonrisas junto a más corredores, estarás dando más inputs positivos al cerebro; le estarás diciendo que correr te da felicidad y que quieres volverlo a repetir, pues generará esa adicción comentada.

Las endorfinas y un mejor humor durante el día

Esta sensación de bienestar es uno de los motivos biológicos que hacen que correr sea adictivo. De este modo, las endorfinas juegan un papel clave en la mejora del día a día de los corredores. Su producción nos da pensamientos positivos, buen humor, ganas de entrenar más… y en definitiva vivir de una forma más feliz. Así, científicamente se puede decir que correr puede ayudar a sentirnos mucho mejor después un mal día en el trabajo, durante unas semanas de intensos estudios o viviendo momentos de estrés.

endorfinas

¿Qué otras moléculas están implicadas?

No obstante, las generalizaciones en biología nunca son buenas, así que hay que puntualizar. Cuando se realiza deporte también se liberan otras moléculas que podrían contribuir a esta sensación de felicidad (5). Se cree que estas son de la misma familia que las endorfinas, conocida como polipéptidos opioides. A este grupo se les asigna un rol significante en integrar las respuestas hormonales y metabólicas en el deporte (6), pero no se sabe si también están relacionadas con esta sensación de euforia. Es así porque actualmente sigue siendo difícil analizar la función de un opioide individual. Además, las serotoninas y otras moléculas también podrían estar implicadas (10).

Y ya en contraposición con todo lo mencionado, algunos estudios indican que las endorfinas ni contribuirían dar sensación de euforia en el deporte (7). Hay que seguir investigando y mejorando las técnicas para saber realmente el rol de las endorfinas en deporte y evitar caer en generalizaciones erróneas.

Científicamente, ¿correr nos da felicidad?

Así, no se sabe seguro científicamente si las endorfinas son las responsables de todo esto. Pero a los corredores “nos da igual”. ¿Por qué? Estoy convencida que nadie de nosotros negará la mejora del estado de ánimo después de un buen entreno. Porque los que hemos vivido el runners’ high alguna vez sabemos a la felicidad que nos enfrentamos. Así que… a atarnos las zapatillas y manos a la obra… ¡salgamos a buscar la felicidad! Que Will Smith en “En busca de la felicidad” solo hubiera necesitado un rodaje intenso para encontrarla 😉

Laia Gil

Podéis seguir mi día a día en Instagram: @laiagilm y mi blog.

 Foto portada: Jesús Pérez Clarizio

Referencias

1. Boecker H, Sprenger T, Spilker ME, Henriksen G, Koppenhoefer M, Wagner KJ, Valet M, Berthele A, Tolle TR (February 2008). The Runner’s High: Opioidergic Mechanisms in the Human Brain. Cerebral cortex (New York, N.Y. : 1991) 18 (11): 2523.doi:10.1093/cercor/bhn013.
2. Allen M (1983). Activity-generated endorphins: a review of their role in sports science. Canadian Journal of Applied Sport Sciences. Journal Canadien des Sciences Appliquees au Sport [1983, 8(3):115-133].Retrieved from: https://europepmc.org/abstract/med/6315252
3. Dishman RK (1985).Medical psychology in exercise and sport. The Medical Clinics of North America [1985, 69(1):123-143]. Retrieved from: https://europepmc.org/abstract/med/2857802
4. Rod K. Dishman, , Patrick J. O’Connor (June 2009). Lessons in exercise neurobiology: The case of endorphins. Mental Health and Physical Activity. 2 (1):4-9. doi:10.1016/j.mhpa.2009.01.002. Retrieved from: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1755296609000039
5. Hinton E, Taylor S (1986). Does placebo response mediate runner’s high?. Percept Mot Skills 62 (3): 789–90.
6. Harber VJ, Sutton JR (April 1984). Endorphins and exercise. Sports Med. 1(2):154-71. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6091217
7. Sparling PB, Giuffrida A, Piomelli D, Rosskopf L, Dietrich A (December 2003). Exercise activates the endocannabinoid system. Neuroreport 14 (17): 2209–11. doi:10.1097/01.wnr.0000097048.56589.47.
8. MK McGovern (2005). The Effects of Exercise on the Brain. Biology 202, Second Web Papers On Serendip. Retrieved from: https://serendip.brynmawr.edu/bb/neuro/neuro05/web2/mmcgovern.html
9. Torta R., Varetto A, Ravizza L. (1990). Laughter and smiling. The gesture between social philosophy and psychobiology. Minerva Psichiatr. 31(1):21-6. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2186253
10. Simon N. Young (November 2007). How to increase serotonin in the human brain without drugs. J Psychiatry Neurosci. 32(6): 394–399. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2077351

Compartir

Te puede interesar...

1 Comentario

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad