Ronaldo Nazario: "No me voy a quedar en Valladolid para siempre, tengo otras cosas en mi mente"

Ronaldo Nazario: "No me voy a quedar en Valladolid para siempre, tengo otras cosas en mi mente"

Ronaldo Nazario, en la presidencia del Real Valladolid desde el 2018
Ronaldo Nazario, en la presidencia del Real Valladolid desde el 2018 | AFP

El brasileño reconoció que su único objetivo es hacer crecer al club y mantenerlo en Primera División

Su mandato como presidente se basa en "revolución, social, competitividad y transparencia"

El presidente del Real Valladolid, Ronaldo Nazario, reconoció que solo piensa en el club castellano, pero que no descarta otros retos en el futuro en una entrevista para Sports Illustrated: "No me voy a quedar aquí para siempre porque tengo otras cosas para el futuro en mi mente, pero es demasiado pronto para hablar de eso".

El ex internacional brasileño, que adquirió el 51% del club en septiembre del 2018, se mostró muy ilusionado ante el reto de hacer crecer al club: "Quiero hacer que este club sea mucho mejor y más grande que cuando lo conseguí. Quiero seguir trabajando y mantener al club en Primera División". "Somos un equipo en la élite, pero no tenemos la infraestructura que creemos que necesitamos. Tenemos que hacer una instalación de entrenamiento para el club, para el primer equipo, para la cantera", reconoció.

La presidencia del brasileño está marcada por una política muy cercana a los jugadores, pero no intervencionista: "Estoy involucrado en todo. Quiero estar cerca de los jugadores y ver qué necesitan, pero trato de no acercarme demasiado, de quedarme en mi lugar. No quiero ser el presidente que dice 'quiero esto y aquello, de lo contrario, ¡te echo!'". Sobre la comparación entre ser jugador y directivo, Ronaldo fue claro: “Tengo que confesar que sufro mucho en esta situación”.

Mantenerse en Primera, un objetivo esencial

La supervivencia económica del Real Valladolid va en consonancia con su presencia en la élite del fútbol español. Durante el momento más crítico del confinamiento, el club vallisoletano mantuvo los sueldos de todos sus trabajadores. Los ingresos por los derechos televisivos salvaron al equipo: la deuda quedó limitada a una cifra cercana a los seis millones de euros.

Ronaldo Nazario aclaró que la clave para darle la vuelta a la situación es el regreso de los aficionados a los campos de fútbol, algo que aliviaría las arcas del club para los próximos años: “Extrañamos a nuestros fanáticos en el estadio”.

Temas