Escándalo en el Santiago Bernabéu: ¡Quinto cambio de césped en un año!

El Real Madrid volverá a cambiarlo por quinta vez esta temporada para el partido ante el City y los cinco de Liga que le quedan en casa

Las obras del estadio provocan un sobrecoste de 1,5 millones de euros en replantar la hierba, 300 mil euros cada vez que lo ha cambiado

Ancelotti se queja... ¡de su propio césped!

PERFORM

Alejandro Alcázar

Alejandro Alcázar

Tenemos un problema con el césped, están trabajando en ello”, se quejaba Carlo Ancelotti después del partido de Liga ante el Celta y confirmaba que las obras del Bernabéu afectan, aunque esto se sabía”. Un daño colateral que afecta al juego, con un césped seco e irregular que no resiste el polvo de la reforma a la que se está sometiendo el coliseo madridista. El club no ha reparado en gastos para solucionarlo, y ahora se dispone a reemplazarlo por quinta vez esta temporada.

El equipo madridista  tiene por delante seis partidos en el Bernabéu antes de cerrar la temporada, uno de la Champions League y cinco de Liga, y volverá a cambiar el tapete sobre todo para el encuentro ante el City que se jugará el 9 de mayo. Al Real Madrid le cuesta cerca de 300 mil euros cada vez replanta el césped, por lo que la remodelación del estadio está provocando otro sobrecoste de 1,5 millones de euros. En el club esperan que sea la última vez que tenga que cambiarlo, pero muchos se temen que mientras no se cierre la obra, el césped seguirá enfermando.

EL PROBLEMA NO SE HA ACABADO

Los jardineros trabajan contra el reloj en unas condiciones difíciles para mantener el verde en buenas en condiciones. Un terreno que no tiene una base de cemento, sino una lámina de acero que ayuda a que proliferen los hongos que afectan al terreno y a la vitalidad del césped. Los responsables siguen estudiando la manera de acabar con el problema, pero será fundamental que finalicen las obras y que el sistema de almacenamiento sea efectivo para acabar con este quebradero de cabeza de una vez por todas.

Deportivamente la irregularidad del terreno perjudica al juego y esto ocurre pasados unos partidos después de ser replantado. Los jugadores se quejan porque se les hace más complicado los controles del balón que bota más de lo esperado con un terreno de juego que se levanta y se seca. Por eso, el club volverá a cambiarlo para dar carpetazo al asunto esta temporada y acabarla sobre un terreno regular para cerrar un año difícil por culpa de unas obras que se han retrasado más de lo esperado y a las que todavía le quedan unos siete meses antes de ser inaugurado.