Doncic y los Mavericks pasan por encima de los Pelicans

Doncic y los Mavericks pasan por encima de los Pelicans

Luka Doncic celebra una canasta durante el partido.
Luka Doncic celebra una canasta durante el partido. | Twitter NBA
EFE

Dallas se impone 107-139 a Nueva Orleans, para los que Willy aportó 4 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias

El esloveno logró su doble-doble número 100 en la NBA con 28 tantos, 4 capturas y 14 pases de canasta en apenas 27 minutos

Luka Doncic pasó por encima de los New Orleans Pelicans y los Dallas Mavericks cosecharon este miércoles una abultada victoria gracias a una espléndida exhibición en ataque de la estrella eslovena (107-139). Doncic pulverizó la defensa de los Pelicans y logró 28 puntos (11 de 16 en tiros), 4 rebotes y 14 asistencias en solo 27 minutos sobre la pista. Este es el doble-doble número 100 para Doncic en la NBA. El base, cuyo único pero fueron los 8 balones que perdió, comenzó el partido como un ciclón (18 puntos en el primer cuarto) y vio el último parcial desde el banquillo, ya que para entonces los Mavericks tenían asegurado el triunfo.

Los de Dallas terminaron el encuentro con un impresionante 68,7% de acierto en tiros de campo (57 de 83) que supone un nuevo récord en la historia de la franquicia de Texas. Kristaps Porzingis (20 puntos y 10 rebotes), Jalen Brunson (17 puntos) y Tim Hardaway Jr. (16 puntos) fueron los acompañantes ideales para Doncic. Los Mavericks supieron así reponerse de la dura derrota en casa que sufrieron el lunes ante los Cleveland Cavaliers (96-114).

Por el contrario, Los Pelicans venían de asaltar el lunes la cancha de Los Angeles Clippers (104-123) con una memorable actuación de Jonas Valanciunas (39 puntos y 7 triples), pero hoy ofrecieron una imagen muy pobre -especialmente en defensa- y nunca plantaron cara realmente a los Mavericks. Brandon Ingram, con 29 puntos, fue el único que rindió a buen nivel en los Pelicans ya que Jonas Valanciunas se quedó en unos flojos 6 puntos (1 de 8 en tiros, 0 de 4 en triples). El pívot español Willy Hernangomez jugó 12 minutos saliendo desde el banquillo y sumó 4 puntos (2 de 4 en tiros), 5 rebotes y 2 asistencias para los Pelicans.

Doncic desatado

El primer cuarto solo tuvo un amo y señor: Luka Doncic. El referente de los Mavericks dio un clase magistral en ataque -jugando en el poste, repartiendo juego o ametrallando desde el triple- y acabó el primer cuarto con unos números superlativos de 18 puntos (7 de 8 en tiros), 6 asistencias y 2 rebotes. Los Mavericks se apuntaron a la fiesta que propuso Doncic y dominaron con claridad a unos Pelicans en los que solo Brandon Ingram, con 11 puntos, propuso algo de resistencia (23-41).

Ante un Doncic tan inspirado, los Pelicans tenían que aprovechar cada segundo del base rival en el banquillo. Así, los de Nueva Orleans recortaron la distancia con un muy acertado Devonte' Graham, que anotó 10 puntos en menos de cinco minutos (35-48 a falta de 7.30). El pívot Boban Marjanovic surgió como refuerzo en el interior para los de Dallas con 6 puntos seguidos que frenaron el ímpetu de los locales (38-54 con 5.38 en el reloj). No obstante, la noche era de Doncic y, en cuanto regresó a la pista, volvió a perforar con absoluta facilidad y precisión la defensa de los Pelicans, ya fuera repartiendo asistencias a compañeros como Kristaps Porzingis o anotando por su cuenta. Al descanso (46-67), los Mavericks habían conseguido un impresionante 70% de tiros de campo y Doncic ya había logrado un doble-doble de 22 puntos (9 de 11 en tiros) y 10 asistencias.

Los Pelicans debían apretar en defensa si querían aspirar a una remontada heroica, pero los locales estaban muy lejos de igualar en la intensidad y entrega a los visitantes (53-75 con 8.13 por jugarse). Todo eran sonrisas para los Mavericks: Porzingis metía un triple, Powell se lucía con un mate y Doncic lograba penetraciones sin oposición (68-91 a falta de 2.28). El tercer parcial concluyó sin que nada cambiara en el ritmo del partido y confirmó que la defensa de los Pelicans era esta noche un desastre sin remedio (75-102).

Con el resultado decidido, ambos equipos reservaron a sus titulares en un último cuarto sin historia. Los Pelicans tendrán esta misma semana la opción de vengarse puesto que el viernes se enfrentarán de nuevo a los Mavericks, esta vez en la cancha de los de Dallas.

Temas