Así vivió Benzema su adiós del Mundial

Así vivió Benzema su adiós del Mundial

Benzema se ha quedado fuera del Mundial por culpa de una lesión
Benzema se ha quedado fuera del Mundial por culpa de una lesión | AFP

El delantero tuvo un rayo de esperanza tras una primera ecografía que no detectó nada; una posterior resonancia confirmó su lesión

El jugador madridista abandonó la concentración a primera hora del domingo sin poder despedirse de sus compañeros

El delantero del Real Madrid Karim Benzema abandonó la concentración de la selección francesa en Doha el pasado domingo a las 6 de la mañana después de haber sufrido el día anterior una lesión muscular en el primer entrenamiento que realizaba con el grupo desde que los jugadores 'bleus' se concentraron en Clairefontaine. La lesión en el recto femoral de la pierna izquierda impedirá que el Balón de Oro dispute el Mundial de Qatar. Muchas son las incógnitas que deja la inexplicable cadena de lesiones en ambas piernas que ha sufrido el delantero madridista desde mediados de octubre.

Benzema dejó el hotel de concentración sin poder despedirse de sus compañeros. Nada más aterrizar en Madrid, el jugador se ha puesto en manos de los servicios médicos del club madridista, aunque su intención es aprovechar el parón para desconectar unos días entre París y Nueva York, según desveló el diario francés 'L'Equipe' al hacer una cronología de los problemas físicos que solo le han dejado disputar 28 minutos desde el pasado 19 de octubre.

El delantero blanco notó un latigazo en el cuádriceps de su pierna izquierda al realizar un cambio de apoyo en un uno contra uno en pleno entrenamiento. Era su primera sesión al mismo ritmo que sus compañeros desde que había comenzado la concentración previa al Mundial, pero ni los servicios médicos de la selección gala ni anteriormente los del Real Madrid sospecharon que "la fatiga muscular" que venía martirizando al jugador en las últimas semanas podía desembocar en una rotura muscular.

ESPERANZA Y CERTEZA

Aunque intuyó que el Mundial se había acabado para él, Benzema no tuvo la certeza hasta que una resonancia magnética determinó el alcance exacto de la lesión. La primera prueba que se le había realizado, una ecografía, no había sido concluyente y le había dejado una cierta esperanza de poder seguir en Qatar.

Didier Deschamps, seleccionador francés, explicó que la lesión del delantero no había sido "una recaída", ya que su anterior lesión había sido en los isquiotibiales de la pierna derecha. No obstante, tras haber completado los 90 minutos ante el Elche el francés ya había notado una señal de alarma en el cuádriceps de la pierna izquierda. Las pruebas que se le hicieron entonces no encontraron nada, aunque el parte médico del club madridista habló entonces de "fatiga muscular".

Benzema no estaba cómodo, pero las pruebas médicas seguían sin detectar ningún problema, así que volvió a jugar (28 minutos) ante el Celtic el 2 de noviembre y volvió a notar un problema, esta vez en la pierna derecha, que le impidió jugar los dos últimos partidos de Liga previos al parón.

INFORME MÉDICO

El jugador se incorporó a la concentración de la selección francesa en Clairefontaine con el informe de la resonancia magnética a la que le habían sometido los médicos del club blanco unos días antes, según 'L'Equipe'. Seguía sin detectar nada. Al llegar los servicios médicos le hicieron una ecografía en los isquiotibiales de la pierna derecha que no reveló ninguna lesión.

El delantero blanco siguió al pie de la letra el programa de recuperación que le habían diseñado los preparadores físicos y los médicos de la selección francesa de cara al primer partido ante Australia de este martes. El viernes, un día antes de caer lesionado, Benzema había completado sin problemas el entrenamiento. No obstante, un día después sufrió una lesión muscular que le impedirá disputar el Mundial y que podría poner punto y final a su etapa en la selección francesa.