Márquez triunfa rodeado de novatos hambrientos

MM93 logra una 7ª plaza impesanble en su regreso tras nueve meses de inactividad

Quartararo (MotoGP), Fernández (Moto2) y Acosta (Moto3) se convirtieron en jóvenes candidatos al título en Portimao

Márquez texto Emilio
Márquez, ensayando una de sus salidas durante el fin de semana. | AFP

Emilio Pérez de Rozas

Hace tiempo, bueno, dos o tres años, que el joven francés Fabio Quartararo (Yamaha), que no ha ganado nada en su llamativa carrera deportiva, me refiero, claro, a títulos mundiales, está llamando a la puerta de algo grande, sin duda de un título enorme, el mayor, el de MotoGP, el de los reyes. Y su doble victoria, en Catar (llamado el GP de Doha) y ayer, en Portimao (Portugal), significa, por fin, su auténtica candidatura a algo inmenso y merecido, el cetro mundial entre los grandes pilotos. Algo a lo que también piensan aspirar dos novatos españoles, el prodigioso Pedro Acosta, de solo 16 años y ganador, de nuevo, de Moto3 y un tremendo Raúl Fernández, de 20 años, vencedor en su tercera carrera en Moto2.

No deja de ser curioso que, cuando el ‘Diablo’ despuntaba (2019), Marc Márquez Alenta (Honda), que hoy ha demostrado su tremenda competitividad, su pasión por las motos, por la carrera, su inmensa ilusión por ser alguien, al acabar séptimo del GP en el que reaparece tras nueve meses de ausencia y tres intervenciones quirúrgicas (la última de 11 horas), le tocase la cresta y lo superase; y no deja de ser curioso que, el pasado año, cuando, sin MM93, podía aspirar al título, el mallorquín Joan Mir (Suzuki) apareciese y le arrebatase esa posibilidad.

Ahora, mientras Márquez vuelve a ser Márquez, mientras Maverick Viñales (hoy 11º y protagonista de la peor salida de la historia), mientras las Suzuki se muestran dudosas, mientras Ducati no acaba de tener jefe (el ‘satélite’ Johann Zarco se ha caído hoy cuando era tercero), Aprilia se reivindica pero no llega y las KTM parecen en crisis, Quartararo ha decidido marcar su tremendo ritmo y demostrar que es, sin duda, el principal favorito al título tras ganar su quinto GP de MotoGP. Eso sí, con permiso de todos ellos, cómo no, pues esto solo acaba de empezar y ahora empieza la auténtica gira europea, dentro de quince días, en Jerez.

MotoGP en DAZN disponible en vivo y a la carta. Suscríbete y comienza tu mes gratis

La victoria de hoy del ‘Diablo’, que ha rodado a un nivel lo suficientemente alto como para forzar las caídas de Miller, Rins, que estaba segundo y listo para lanzar su último ataca a el ‘Diablo’, Zarco y hasta de Valentino Rossi, que deberá plantearse pronto, muy pronto, frente al tremendo ridículo que está protagonizando, le convierte en el gran favorito al título, una vez llegado al equipo oficial Yamaha Monster de la marca de los diapasones.

La carrera, sin duda, ha tenido otro grandísimo protagonista, que ha sido Marc Márquez, que, no solo ha terminado la carrera, sino que ha concluido en una brillantísima séptima posición. Y, nada más entrar en su box, ha roto a llorar “pero de emoción, de alegría, de felicidad, no de dolor”, confesó MM93, que aseguró que “este fin de semana único, inesperado por lo bien que ha ido, ha de ser el inicio del regreso, aunque falta aún mucho para que vuelva a ser el Márquez de antes”.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil