Espargaró sobrevive a una caída que tuvo en vilo al Mundial

Espargaró sobrevive a una caída que tuvo en vilo al Mundial

Aleix se sometió a un tratamiento en la clínica móvil
Aleix se sometió a un tratamiento en la clínica móvil | Instagram

El catalán saldrá en segunda fila, junto a Quartararo que solo le superó por 28 milésimas y ‘Pecco’ Bagnaia, el otro gran favorito al título

La ‘pole’ fue de Johann Zarco, doble campeón de Moto2, que buscará su primera victoria en la categoría reina

Pues sí, hoy se podía haber acabado, virtualmente, el Mundial de MotoGP. Ayer, a las 13.34 horas de Inglaterra, ya saben, una hora menos en España, Aleix Espargaró, el héroe de esta temporada, saltó por los aires, catapultado por su fastuosa Aprilia, a casi 200 kms/h., en la curva 12 del trazado de Silverstone, y aterrizó en el duro asfalto, casi de pie.

Hoy, cuando aún restaban 22 minutos 58 segundos para que acabase el entrenamiento decisivo, el denominado FP4, aquel en que pilotos y equipos prueban todo lo que pondrán en carrera, el mayor de los Espargaró, de 33 años, se golpeó ¡por suerte no se lo rompió! el calcáneo de su pie derecho.

Ayer, cuando empezaban a decidirse las posiciones de la parrilla de hoy (14.00 horas, DAZN y Movistar), el perseguidor de Fabio Quartararo, campeón y líder de MotoGP, mantuvo vivo el campeonato de milagro y espera reducir hoy, sí, sí, hoy, los 21 puntos que le separan del ‘Diablo’.

Ayer, sí, Quartararo estuvo a punto de empezar a decorar la vitrina de su casa con un segundo título. Ahora, deberá seguir peleándolo. “Jamás me fijo en los demás. Sé que si soy campeón es por mis méritos, porque peleó en cada carrera por ganar. Es evidente que, ahora, observo más que nunca a mi amigo Aleix, pues está haciendo una gran temporada, pero aquí, en Silverstone, pese a la sanción que debo cumplir, saldré a ganar y no pensaré en el campeonato. Queda demasiado y, sí, le deseo lo mejor a Aleix”, dijo Quartararo.

Ni que decir tiene que Quartararo no cree comparable el castigo que debe cumplir en las tres primeras vueltas (deberá alargar su trayectoria en una de las curvas de Silverstone, trazándola por un vial paralelo, mientras los demás siguen por la pista y “perderé más, mucho más, de un segundo”) a la lesión de Espargaró. En realidad, Aleix, que hoy, al final, no ha hecho declaraciones pues se sometió a un largo tratamiento en la clínica móvil del circuito, volvió al ‘boxe’, cogió su segunda moto e hizo una vuelta de récord para meterse en segunda fila de salida, precisamente junto a Fabio, que solo le superó por 28 milésimas y ‘Pecco’ Bagnaia, el otro gran favorito al título.

Veamos, el caso es que el Mundial regresa, tras un mes largo de vacaciones, caliente, caliente. Quedan nueve carreras y 225 puntos en juego. Y hoy, delante, arrancan seis tipos con hambre de victoria. La ‘pole’ fue de Johann Zarco, 32años, doble campeón de Moto2, que buscará su primer triunfo en MotoGP. “Debe llegar ¡ya!, me lo estoy mereciendo”.

A su lado, el mejor de los mejores Maverick Viñales, que sabe que, ahora sí, recibirá pronto el premio a su refundación: “Este es un mundo que va a 350 kms/h, pero solo trabajando serena y pausadamente puedes aspirar al éxito. Ésta es una gran oportunidad y voy a salir a por ella, pero quiero que todo salga natural, sin forzar, sin aceleraciones absurdas”. Completa la primera fila, Miller, que se quiere despedir de Ducati (el año que viene vuelve a KTM, como Pol Espargaró) con otra victoria.

Y, en segunda fila, ni les cuento: los tres auténticos candidatos al título. El ‘Diablo’, que pide a dirección de carrera que le marque “la vuelta de castigo” lo más tarde posible, es decir, a partir del tercer giro, “así me dará tiempo a escaparme un poco o a abrir el pelotón, de forma que, cuando regrese a la pista, tenga suficiente hueco para no meterme en líos”. Pero, repito, nada de conservar, sale a ganar.

MotoGP en DAZN disponible en vivo y a la carta. Suscríbete y comienza tu mes gratis

A su lado, en el centro, un irregular Bagnaia, que acaba de escuchar a sus jefes decir que ¡ojalá!, el próximo año, Àlex Márquez, que pilotará para Ducati, “le cuente maravillas de su ‘Desmosedici’ a su hermano Marc” para poderlo fichar. Así que ‘Pecco’ se quiere reivindicar delante de los que piensan (bueno, eso lo piensa el ‘paddock’ entero), que MM93 es mucho mejor que él.

Y, completando esa segunda fila de olfateadores de títulos, estará Aleix Espargaró, mejorado, se supone, de su tremendo golpe (“me temo que esta noche le saldrán más golpes”, dijo el doctor Ángel Charte, ángel de la guarda de los pilotos), ganador en Argentina y con cinco podios en 11 carreras. Repito, finalmente, no habló con la prensa, pero es seguro que hubiese dicho que saldrá a darlo todo, porque no puede desperdiciar ni una sola oportunidad de acercarse al ‘Diablo’.

Como dice su compañero Viñales, “Aleix está en modo persecución, no tiene nada que perder, ha de ir a todas, como yo, como toda Aprilia”.