Sport.es Menú

Rubi, un adelantado a Guardiola

En 2001 irrumpió en Tercera División con una apuesta ultraofensiva en el modesto el Vilassar de Mar

El Girona le rescató hace cinco años, cuando estaba a punto de arrojar la toalla

Rubi junto a Tito Vilanova, Jaume Torras y Jordi Melero en su etapa en el FC Barcelona
Rubi junto a Tito Vilanova, Jaume Torras y Jordi Melero en su etapa en el FC Barcelona | FCB

Josep Guardiola pasará a la historia como el entrenador que cambió la concepción del fútbol. Pero seis años antes de que el de Santpedor se planteara la posibilidad de ser entrenador, un exjugador modesto, al mando del modesto equipo de su localidad natal, irrumpía con una apuesta muy parecida.

Xavi Canals

Rubi tomó las riendas del Vilassar de Mar, equipo en el que se formó y en el que colgó las botas, en Tercera División

Rubi sorprendió con una apuesta ultraofensiva en un fútbol acostumbrado al 'catenaccio' y el patadón. Una apuesta que trasladó posteriormente a L'Hospitalet y Sabadell y que le sirvió para ascender al filial del Espanyol a Segunda División B.

Perico de corazón, Rubi pasó tres temporadas en el segundo equipo blanquiazul. Era una apuesta de futuro para el primer equipo, pero una mala temporada y uno de los habituales cambios estructurales en el club perico pusieron fin precipitadamente a su etapa en el Espanyol.

Rubi estuvo a punto de arrojar la toalla después de pasar por el Eivissa, que planteó un ambicioso proyecto sin base, y el Benidorm.

Pasó dos años en blanco hasta que el Girona le rescató del olvido. Primero, como ojeador y analista, luego como ayudante de Josu Uribe y Javier Salamero, y finalmente como máximo responsable.

Rubi llevó al cuadro rojiblanco al play off de ascenso a Primera División con un fútbol ofensivo y aunque se quedó en el camino del éxito, tras caer eliminado por el Almería, llamó la atención de la élite de los banquillos. Entre ellos, Pep Guardiola y Tito Vilanova.

Tanto es así, que ambos pugnaron por incluirlo en su cuerpo técnico. Guardiola, para el proyecto que iniciaba en el Bayern, y Vilanova, para su Barça. Se decantó por el Barça, que le ofrecía la perspectiva de acabar siendo el primer entrenador.

Las cosas se torcieron con la trágica enfermedad de Tito y con la apuesta del club por Tata Martino. Rubi se vio relegado a un segundo plano y al concluir su contrato le tocó empezar de cero.

Su paso por el Barça le permitió reencontrarse con Jaume Torras, con el que pasó a formar un tandem que ya es inseparable. Con el exportero empezó llevando al Valladolid a la promoción de ascenso a Primera División. Cayó ante la UD Las Palmas, pero entró en la agenda de los clubs de la máxima categoría. 

El Levante y el Sporting le reclamaron a media temporada para intentar la salvación, como relevo de Lucas Alcaraz y Abelardo, respectivamente, pero no logró el objetivo. Esta temporada se ha sacado la espina ascendiendo al Huesca a Primera División por primera vez en su historia.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil