Ricardo Rodríguez: “Iniesta es sinónimo del fútbol con el que me identifico”

El entrenador del Urawa Red Diamonds atiende a SPORT antes de jugar contra el Vissel Kobe, el actual equipo de la leyenda del Barça

El ovetense, que considera que "Pep Guardiola es el mejor del mundo", es uno de los entrenadores de moda del fútbol japonés

El futbolista español Andrés Iniesta anunció hoy su renovación por dos años con el Vissel Kobe de la liga japonesa, al que llegó a mediados de 2018 y con el que aspira a jugar hasta su retirada como profesional, según dijo. | sport

Es uno de los entrenadores de moda del fútbol japonés y el próximo sábado se enfrentará al Vissel Kobe de Andrés Iniesta. Ricardo Rodríguez Suárez (Oviedo, 1974) y sus Urawa Red Diamonds se verán las caras con el equipo de la leyenda del Barça y de la selección española. Amante del juego de posición y, por ende, seguidor de Pep Guardiola, "el mejor entrenador del mundo", el técnico ovetense tiene ganas de seguir creciendo personal y profesionalmente. Después de triunfar en el Tokushima Vortis, al que ascendió a la J1 League en 2020, quiere luchar por ganar la Liga nacional y, en el futuro, acabar triunfando a nivel continental, en la Champions asiática. De momento, sin embargo, se muestra satisfecho por el hecho de enfrentarse a Iniesta en partido oficial, algo que demuestra que "estamos haciendo bien las cosas".

¿Dónde estaba y qué hacía el 11 de julio de 2010 a las once de la noche?

(Ríe). Estaba en Málaga, viendo la final del Mundial. Me acuerdo que había venido mi hermana con mi cuñado y mis sobrinas. Todos pensábamos que nos iríamos a penaltis y ese gol de Iniesta fue increíble. Con el paso de los años nos hemos dado cuenta del valor que tuvo, en todos los sentidos, ese tanto.

Ha reconocido más de una vez que ese gol de Iniesta ha permitido a muchas personas, entre ellas usted, trabajar fuera.

Siempre recordaré que cuando llegué a Arabia Saudí y me presentaban como director técnico, lo hacían diciendo que España acababa de ser campeona del mundo. Se nos tiene muy bien considerados por lo que pasó en esa Copa del Mundo. Cuando ganas, el mundo se fija más en ti. De la misma forma que si quien vence es Alemania o Brasil, por poner dos ejemplos, se incrementa la confianza en los técnicos de esos países. Sobre todo aquí en Asia.

Ricardo Rodríguez, entrenador Urawa Red Diamonds, durante un partido

| URAWA REDS

¿Qué siente pocas horas antes de enfrentarse a una leyenda como Iniesta?

Estoy debatiendo con mi cuerpo técnico la alineación y el plan de partido. Para nosotros es un enfrentamiento importante. Tendremos que controlar a Iniesta, pero también a otros grandes futbolistas. El hecho de jugar contra un mito como él nos permite ver que estamos a un alto nivel. Jugaremos contra uno de los mejores del mundo en un compromiso oficial, no solo en un amistoso como hasta ahora, y eso evidencia que el camino que hemos realizado hasta aquí ha sido más que positivo.

¿Qué significa para usted Andrés Iniesta?

Para mí, Andrés es sinónimo de fútbol de ataque, de juego de posición, de espectáculo. De sincronización. De muchas cosas del fútbol con el que me identifico. De disfrute, de entender el deporte como una exhibición. Xavi e Iniesta fueron los baluartes de la generación que nos hizo dar un paso adelante como país. A partir de ellos, Luis Aragonés dio entidad a la selección española. Apostó por el juego vistoso y por pequeños ‘jugones’ como Cazorla o Villa. Si miramos atrás, es imposible no recordar esos años como la etapa dorada del fútbol español.

Te enfrentarás a ‘su’ Vissel Kobe tres veces en menos de un mes, pues también os veréis las caras en la Copa…

Sí. Quedamos primeros de grupo en la Copa y nos tocó el Kobe en la primera eliminatoria. Coincide con la jornada de Liga de este fin de semana. Va a ser bonito enfrentarme tres veces a Andrés Iniesta. Serán partidos muy igualados y vamos a tener que emplearnos a fondo si queremos ganar el sábado y pasar a la siguiente ronda en la Copa. Estamos a cinco duelos de ganar un título y me encantaría alzar mi primer trofeo en el Urawa. Es posible que en alguno de los enfrentamientos variemos el planteamiento. Me gusta analizar a los equipos rivales y es evidente que introducir modificaciones es una buena forma de sorprender. También será importante el control de la fatiga.

Su equipo, el Urawa Red Diamonds, se encuentra en pleno crecimiento. Encadena tres victorias consecutivas y en la próxima jornada tiene la oportunidad de seguir escalando posiciones. ¿Cuál es la clave del éxito?

Tener una idea de juego muy clara. Hemos invertido los últimos cuatro meses en ir mejorando el equipo en todos los aspectos: presión, organización, salida de balón, sistemas, conocimiento de jugadores, trabajo de vídeo… Con tanto partido no hay demasiado tiempo para entrenar, pero los futbolistas están asimilando la idea poco a poco. El equipo está en buena línea, detectando sus virtudes, aquello que tiene que explotar para conseguir buenos resultados.

¿Qué objetivo tiene para esta temporada, a nivel personal y en el apartado colectivo?

A nivel colectivo, quiero recuperar el Urawa de hace unos años. El Urawa de juego ofensivo, de enganchar a los aficionados. Antes de la pandemia, era uno de los clubes que movía a más aficionados. Para conseguirlo, será importante ofrecer un buen espectáculo y jugar de forma atractiva. Si hacemos las cosas bien, volveremos a la Champions asiática. A título personal, relacionado con lo anterior, me encantaría entrenar un equipo que participe en una competición de ámbito continental.

¿Y a largo plazo?

Sin ninguna duda, recuperar la grandeza de Urawa. Kawasaki Frontale está haciendo unos años excepcionales y queremos plantarle cara. Ambicionamos levantar títulos en Japón, el club solo ha ganado la Liga nacional una vez en toda su historia. Evidentemente, también soñamos con ganar la Champions en un futuro.

Ricardo Rodríguez da indicaciones durante un partido

| URAWA REDS

¿Se considera uno de los entrenadores de moda del fútbol japonés?

(Ríe). Es cierto que se valora mucho mi trabajo. Estoy bien reconocido. El trabajo en Tokushima fue muy bueno, nos quedamos a un partido de clasificarnos para la Champions, algo que hubiera sido un éxito increíble. En poco tiempo, la evolución que he visto en las plantillas que he dirigido ha sido genial. Estoy muy agradecido al fútbol japonés.

¿No le abruma la necesidad de controlarlo todo que tiene la sociedad asiática y, por ende, su estructura futbolística? En el deporte es muy importante dejar algo de margen a la improvisación…

Intento hacer una mezcla de ambas cosas. Doy herramientas a mis jugadores para resolver situaciones de juego concretas y ocupar espacios generados, pero hay que mezclar los conceptos con el talento, el fútbol, la jugada individual. Considero que, como entrenadores, tenemos que orientar, corregir y preparar situaciones para llegar al gol. Hay que trabajar mucho y dar margen a la creatividad del jugador y del equipo. Crear sincronías para potenciar el colectivo.

¿Con qué se queda de su experiencia en el Tokushima Vortis, con el que vivió tres grandes temporadas y consiguió el ansiado ascenso a la J1?

Con el hecho de haber desarrollado el club a un nivel muy alto. Antes de mi llegada se encontraba a mitad de tabla de la J2 League y tenía un estilo de juego defensivo. Cambiamos las cosas al completo. Poco a poco llegaron los resultados y fuimos campeones. Haber sido el entrenador del primer título del club y estar a punto de clasificarlo para la Champions me enorgullece mucho. Eso es lo mejor que me llevo además de la promoción de futbolistas que ya juegan en la J1.

Le cambio de tema de forma un poco drástica. ¿Guardiola es el mejor entrenador del mundo?

Para mí, sí. Por su forma de ganar títulos. Con el Barça, en Alemania, en Inglaterra… En contextos muy diferentes y con todos los equipos que ha dirigido.

Se lo pregunto porque usted ha reconocido más de una vez que le gustaría entrenar en la Premier League. ¿Guardiola ha demostrado que es posible triunfar en Inglaterra haciendo un fútbol muy diferente del que tradicionalmente se ha practicado en el país?

Lo de Inglaterra sería un sueño. Estoy encantado y feliz en Japón, y quiero quedarme aquí muchos años, pero dirigir a un equipo de la Premier sería el mayor reto de mi carrera. Me enamoré de cómo se vive el fútbol en Inglaterra. Respecto a Guardiola, yo creo que va todo unido: si el club te apoya, ficha a los futbolistas indicados y trabaja en la misma línea que el técnico, todo funciona. Quizás no al nivel de Guardiola y el City, está claro, pero sí que se puede conseguir un fútbol vistoso en cualquier lugar del mundo. Al final, las reglas son las mismas en todos los países y las dimensiones de los terrenos de juego tampoco cambian.

¿Qué características tiene que tener el entrenador ideal?

El entrenador ideal tiene que ser completo y tener un máximo conocimiento de tres áreas: la del juego, la del entrenamiento y la psicológica. Es importante saber manejar al equipo, a los directivos, al cuerpo técnico, a los periodistas. Son los tres puntos de enfoque que creo que un técnico tiene que dominar. Intento mejorar diariamente en estos tres aspectos.

Ricardo Rodríguez, entrenador de moda del fútbol japonés

| URAWA REDS

Antes de su aventura japonesa, vivió varias experiencias en el fútbol español (en Oviedo, Madrid, Girona y Málaga) y otras fuera del país. Me llama la atención especialmente la de Arabia Saudí, como ayudante de Frank Rijkaard. ¿Qué recuerdos tiene de ésta?

Yo en aquel momento estaba en la Federación. Estaba viendo mucho fútbol con Albert Roca y tuve la oportunidad de trabajar como analista. Ver de cerca a Rijkaard me permitió descubrir cómo se maneja un campeón de Europa en el día a día. Fue un aprendizaje muy bueno. Me empapé de todas las experiencias que me explicó en las conversaciones que mantuvimos.

Algunos rumores lo sitúan en la órbita del Barça nuevamente. No sé si sigues el día a día del club azulgrana. ¿Te sorprende?

Esto es una cuestión de relaciones. Frank y Laporta congeniaron en su etapa compartida en el Barça. Ahora lleva un tiempo sin entrenar y no sé en qué momento personal y profesional se encuentra, pero ya demostró que tiene nivel de sobras para dirigir el banquillo azulgrana.

Hace pocos días escribió esto en el diario Marca: “Lo primero que se debe de tener claro es qué identidad o estilo quieres tener. Sin eso, no es posible definir el bloque ni escoger qué jugadores es mejor fichar”. Yo le añado que, desde mi punto de vista, éste ha sido exactamente el problema del Barça en los últimos años. ¿Está de acuerdo?

Puede ser. El Barça siempre se había identificado mucho con su idea. En función de quién dirige el club, se puede llegar a perder el norte. La identidad del club es lo más importante. Hay matices y situaciones, pero el Barça siempre ha destacado por ser fiel a su manera de hacer las cosas. Salirse de eso cambia las cosas y lo hace todo más complicado. Es clave que un equipo no pierda su unión con la cultura de su afición, de su país.

Para acabar, me gustaría que se 'mojara' . Teniendo en cuenta las peculiaridades de un club único como el Barça y que existe una necesidad de renovación de la plantilla, ¿qué entrenador cree que sería el indicado para liderar ese inicio de nuevo ciclo?

No sé... Jorge Sampaoli o Julian Nagelsmann podrían ser buenas opciones.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil