El 'muro' Mika Faye ya causa sensación

El senegalés es impenetrable para los delanteros rivales; se anticipa y va con todo al corte

Confía en su salida con el balón en los pies, aunque a veces arriesga en exceso

El 'muro' Mika Faye ya causa sensación

Marta Fernández

German Bona

German Bona

Mika Faye tiene toda la pinta de gran central para el futuro. Sus cualidades están fuera de toda duda y ya ha empezado a exhibirlas con el Barça Atlètic, aunque todavía tiene que pulir distintos aspectos. En este sentido será de gran ayuda la experiencia en la misma demarcación de su entrenador, Rafa Márquez. El mexicano tiene un diamante en sus manos y seguro que no lo va a desaprovechar.

Si en el debut en el Estadi Johan Cruyff dejó muestras de su gran potencia en un balón dividido que salió disparado cuarenta metros y originó un gol, frente al Nàstic, pese a la derrota del pasado dominfo (1-0), volvió a dejar acciones para el recuerdo.

Sobre todo un 'tackle' al más puro estilo inglés, con las dos piernas por delante para interceptar el disparo de un rival. Y minutos después, velocidad pura al corte para volver a desbaratar otra ocasión de peligro. Sin duda, en la anticipación es en la faceta en la que más está impresionando en sus primeros partidos de la temporada.

Xavi ya conoce a Faye de la gira por Estados Unidos, donde llegó a rendir a un gran nivel, aunque todavía no para el primer equipo. Pero todo llegará, tiene 19 años y todavía un largo camino por recorrer.

¡Mika Faye no defrauda en su debut con el Barça Atlètic! El primer gol nace de sus botas...

Twitter

Expectación por el tándem senegalés

Faye está formando pareja en el eje defensivo con Pelayo, un central de caractarísticas distintas, más técnico y posicional, con el que se compenetra bien. Crea expectación cómo podrá rendir con su compatriota Mamadou Mbacke, que todavía necesita un período de adaptación.

Mikayil Faye no es solo potencia, también tiene conducción con el balón en los pies y en el regate ante el delantero contrario, aunque en ocasiones arriesga en exceso y puede exponer al equipo, pues el central es el último hombre. Un aspecto que ya han detectado los técnicos y que están trabajando para corregirlo, pero que se debe también a la gran confianza en sus posibilidades, otro factor positivo -bien utilizado- del 'muro senegalés'.