Sport.es Menú

Machín, un nuevo fútbol para el Espanyol

El soriano apuesta por un juego más vertical y veloz, así como por una zaga de cinco en la que los carrileros tienen una importancia capital

El 5-3-2 y el 5-4-1 serán los dibujos tácticos que se verán en el RCDE Stadium a partir de ahora

David Gallego, destituido como técnico del Espanyol | SPORT.es

Con el aterrizaje de Pablo Machín en el Espanyol, la forma de ver el fútbol cambia radicalmente. El ‘jogo bonito’ que trataba de imponer el equipo de David Gallego queda apartado para apostar por un fútbol mucho más práctico en el que los carrileros cobrarán una importancia capital. Girona y Sevilla, de la mano del soriano, apostaron por un 5-3-2, dibujo que en ocasiones pasaba a ser un 5-4-1, con lo que algo que pocas veces se ha visto en el RCDE Stadium, tres centrales, será el pan de cada día.

C. F. Sainz

Otro aspecto a tener en cuenta en la filosofía de Machín es la verticalidad de sus equipos. El nuevo entrenador perico apuesta por llegar lo antes posible a la portería rival, a diferencia de su antecesor que primaba la posesión infinita en la que el equipo acababa perdido.

De este modo, Pedrosa y Corchia ganarán todavía más protagonismo y tendrán una función clave. La velocidad por bandas será uno de los sellos característicos de este nuevo Espanyol.

Machín tratará de imponer su sello en el Espanyol | AFP

GIRONA, SU MEJOR ESCUELA

Machín se formó como técnico en las categorías inferiores del Numancia, haciéndose cargo del primer equipode su ciudad natal en la campaña 2011/12. Estuvo dos cursos al frente del equipo, pero donde realmente se forjó un nombre fue en el Girona.

Cogió las riendas del equipo en marzo de 2014, con el conjunto ampurdanes colista de la Segunda División a siete puntos de la salvación, la cual logró con dos puntos de ventaja respecto a los puestos de descenso.

Tras el milagro, el disfrute. Las dos siguientes campañas disputó el ‘play-off’ de ascenso pero se quedó con la miel en los labios, hasta que a la tercera fue la vencida y, en su primer curso en la élite, logró la permanencia de manera holgada, incluso quedando por delante del Espanyol.

Su buen hacer en el Girona le permitió fichar por todo un Sevilla, aunque no acabó la campaña y fue destituido en el mes de marzo debido a la irregularidad que mostró el equipo. La puntilla le llegó debido a la eliminación a manos del Slavia Praga de la Europa League, competición que volverá a disputar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil