Clásico de inflexión

Barça y Madrid se miden en el Camp Nou con Ansu y Vinicius como emblemas del futuro

El conjunto de Koeman se impone jugar sin miedo para desmentir que se hace pequeño antes los grandes

El técnico azulgrana consideró en la rueda de prensa previa al Clásico que no hay un favorito | sport

Necesita el Barça una sacudida, un punto de inflexión, un golpe en la mesa para volver a sentirse grande. Hace tiempo que el conjunto de Koeman se hace pequeño en los grandes envites. Hace tiempo que crece la distancia entre un pasado luminoso y un presente frustrante. 

Ante esta realidad incómoda el barcelonismo ha iniciado desde hace semanas una huida hacia el futuro. Hacia los Ansu, Pedri, Gavi y compañía, promesas brillantes convertidas antes de hora en primeras espadas por pura necesidad. A su potencial se aferra el culé para imaginarse otro Barça. Pero el club sufre la tensión entre el discurso de construir y la necesidad de no dejar de ganar.  

Vencer este domingo al Madrid (16.15/Camp Nou) se presenta como una necesidad. Casi como una urgencia a pesar de estar todavía en octubre. A pesar de que ningún resultado sea definitivo. La plantilla y el barcelonismo necesita volver a ilusionarse y a convencerse, como ya ocurrió en una fase de la temporada pasada, de que puede competir al menos por LaLiga.

El balance de la temporada pasada, aún con Messi, dejó unas conclusiones decepcionantes: dos derrotas frente al Madrid y un punto de seis ante el Atlético. Esta temporada las actuaciones ante el Bayern y el Atlético fueron otro baño devastador de realidad

Este domingo llega el turno del Madrid de Ancelotti. Un clásico que provoca temor entre el barcelonismo, más aún tras la tétrica actuación ante el Dinamo. Pero también un partido que puede ser un punto de inflexión.

Si gana se pondría por delante del Madrid, con los dos equipos con un partido aplazado. Nadie se atreve con un pronóstico para este clásico sin un favorito claro, a pesar de jugarse en el Camp Nou.

Las alineaciones del clásico

| SPORT.es

Tampoco están claras las consecuencias para Koeman de un resultado negativo. El holandés es el primero que ya se toma con humor su situación en el banquillo. “Soy el entrenador mañana y a partir de mañana ya veremos... pero ahora ya sin bromas no hace falta que el presi esté diciendo cada día o cada semana que sigue Koeman”. 

El clásico de los jóvenes

Barça y Madrid se medirán hoy en el Camp Nou con todas las miradas puestas en Ansu Fati y Vinicius. Los dos son representan el futuro de los dos equipos. Ansu ha regresado de su lesión confirmando los temores del madridismo. 

Es un elegido. Un jugador con estrella que además tiene lo más buscado en el fútbol: una relación especial con el gol. A pesar de haber estado casi un año sin jugar y pasar tres veces por el quirófano ha tenido un impacto inmediato en su vuelta. Su sola presencia ha sido una intimidatoria para los rivales y le ha dado otra dimensión al ataque azulgrana

Ante el Dinamo solo jugó 45 minutos y nadie duda que estará entre los once elegidos para medirse al Madrid. Su rendimiento esta temporada marcará el techo competitivo de este Barça.

Este domingo tendrá enfrente a Vinicius, un futbolista que ha dado el gran salto competitivo. Hasta ahora había sido un futbolista imprevisible, muy del estilo Dembélé, pero esta campaña ha ganado en contundencia. Capaz de marcar diferencias en el uno contra uno, pero también de cara a portería. El brasileño es el verso libre del Madrid, pero es Benzema el jugador que marca más diferencias del equipo.  

Ancelotti explicó así la nueva realidad de los clásicos post-Messi y Cristiano. “Los dos equipos estamos cambiando, pero siempre será un gran partido. Estamos mejorando a nivel físico. No sabemos aún a qué lugar pueden llegar jugadores como Ansu Fati o Vinicius; sí sabemos que este partido siempre será muy grande”.

Benzema, el líder del Madrid en el Clásico | sport

El técnico italiano ha comenzado de forma irregular su segunda etapa en el banquillo del Madrid. Al club blanco, como ya le ocurrió al Barcelona, le cuesta desprenderse de una columna vertebral con más pasado que futuro. Futbolistas como Modric, Kroos o Casemiro siguen siendo los pilares de un equipo que no maneja la intensidad de los grandes aspirantes de la Champions. Otra cosa es una Liga venida a menos, donde a día de hoy es el gran favorito junto al Atlético para ganar el título.  

Este domingo se medirá a un Barça que necesita rebelarse y volver a sentirse grande. “Podemos demostrar que estamos en el buen camino, sabemos que el resultado es importantísimo. Hay que jugar sin miedo y demostrar que podemos ganar”, tiró ayer Koeman. 

Esta vez no estará Messi para resolver otro clásico. Para algunos jugadores como Memphis será el primero. Otros como Eric Garcia o Gavi ya lo vivieron en lass inferiores. Lo de este domingo, en el Camp Nou, seguro, será otra cosa.  

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil