Riqui Puig quiere quedarse

El jugador espera demostrar a Koeman que se equivoca y que está preparado para todo

Falta ver cómo queda la plantilla para encontrar la fórmula con la que seguir en el Barça

La magia de Riqui ante el Girona: ¡un globo que querrás ver más de una vez! | FCB.

Si en algo destaca Riqui Puig es en la fe indestructible en sus posibilidades de triunfar en el Barça. Lleva peleando por ello muchos años y no tiene, llegados a este punto, ninguna intención de rendirse. Ni siquiera la charla con Koeman le ha hecho cambiar de opinión. Quiere quedarse, tiene contrato y está dispuesto a demostrar al técnico que se equivoca, que tiene muchas más opciones de jugar de las que el propio entrenador cree.

De hecho, no es la primera vez que recibe un revés de estas características. Patrick Kluivert ya le mostró la puerta de salida cuando jugaba en el Barça B, semanas antes del mercado de invierno de la pasada campaña. “Lo mejor para Riqui es irse cedido”, dijo el director de fútbol formativo blaugrana en una entrevista a SPORT en noviembre de 2019. El de Matadapera hizo caso omiso de las declaraciones del ejecutivo holandés y siguió trabajando sobre el césped para hacerse un hueco en el primer equipo.

Como nada es fácil para un canterano en el Barça, ahora ha sido Koeman quien ve conveniente que encuentre un equipo en el que seguir creciendo. La noticia llega a falta de dos semanas para el cierre del mercado de fichajes estival y en una situación de pandemia que ha enrarecido todos los movimientos entre clubs. Pese a todo, Riqui Puig no tiene intención de moverse y, en este momento, su continuidad es prácticamente un hecho.

Tras haber tomado esta decisión, el problema está en saber cómo encaja dentro de la primera plantilla, que aún no está al cien por cien estructurada ni tiene todas sus fichas repartidas. Lo que está más que descartado es que juegue ni un minuto más en el Barça B, etapa ya superada. Un hecho juega a su favor: su ficha no es elevada y permitiría rebajar sensiblemente la masa salarial, prioridad absoluta del club. Debe haber salidas en breve y, sin ellas, no habría fichajes. La fórmula para que Riqui pueda quedarse no está aún definida, pero la voluntad del jugador es seguir vistiendo la camiseta del Barça porque resistir es ganar.

Por otro lado, el mercado de invierno, a causa del calendario atípico de la temporada, está a la vuelta de la esquina, así que las opciones de marcharse están siempre a la vuelta de la esquina. En cambio, Riqui Puig solo piensa en ganarse la confianza de Koeman y demostrarle que está preparado para cualquier reto. Este lunes así se lo hizo saber en una reunión junto a su padre y agente al club.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil