El regreso de Jordi Gonzalvo

HISTORIA SPORT

Pasó por el fútbol formativo del Barça y ahora es el nuevo técnico del equipo de la Agrupació de Jugadors del FC Barcelona

La saga de los Gonzalvo escribe un nuevo capítulo en la historia azulgrana con Jordi. Su padre, Josep, conocido como Gonzalvo II, fue jugador, entrenador y directivo del FC Barcelona

Jordi Gonzalvo debutó el pasado 26 de marzo en Sitges, en el homenaje a Johan Cruyff. La saga de los Gonzalvo sigue haciendo historia en la entidad azulgrana
Jordi Gonzalvo debutó el pasado 26 de marzo en Sitges, en el homenaje a Johan Cruyff. La saga de los Gonzalvo sigue haciendo historia en la entidad azulgrana | Sergio Ruiz

Jordi Gonzalvo Solà (Barcelona, 13 de junio de 1947) ha regresado al Barça. Es el nuevo entrenador del equipo de la Agrupació de Jugadors del FC Barcelona, cargo en el que ya se ha estrenado con dos victorias. Hijo de Josep Gonzalvo, el entrenador que llevó al primer equipo a la conquista de la Copa en 1963, Jordi defendió la camiseta azulgrana en el fútbol formativo, llegando al Amateur.

Gonzalvo tomó el relevo al histórico Josep 'Cuca' Palau, en el banquillo del equipo de la Agrupació desde 2005 y con más de 700 partidos dirigidos. “Me lo propusieron de repente”, asegura Jordi, para agregar que “los directivos de la Agrupació se pusieron en contacto conmigo, necesitaban un entrenador y yo tenía experiencia en el banquillo”. No tardaron en ponerse de acuerdo y Gonzalvo dio el visto bueno: “Es un cargo más simbólico que otra cosa, pero como barcelonista y como miembro de la saga Gonzalvo, es un honor”.

La saga de los Gonzalvo

La famosa y mítica dinastía de los Gonzalvo la inició el tío de Jordi, Marià, conocido como Gonzalvo III, el primero en llegar a las filas del FC Barcelona la temporada 1940-41. Centrocampista de gran despliegue físico, cerebral y técnico −fue un legendario capitán−, dejó una imborrable huella en la afición de Les Corts por su compromiso. Su hermano Josep, padre de Jordi, fue el segundo en llegar. Debutó la temporada 1944-45 procedente del Sabadell. Josep integró esa rara estirpe de barcelonistas que se vistieron de corto, se sentaron en el banquillo y formaron parte una junta directiva. 

También Juli, el mayor de la saga, un jugador de carácter duro y principios sólidos, defendió la camiseta del primer equipo. Aterrizó en Les Corts la temporada 1945-46. Su paso fue efímero por no congeniar con el entrenador, Josep Samitier. Colgó las botas con 29 años, harto del fútbol. A diferencia de sus hermanos Josep y Marià, naturales de Mollet del Vallès, Juli vio la primera luz en Gelsa (Zaragoza). Fue el sexto hijo del matrimonio formado por el navarro José y la aragonesa Pilar. Después llegaron Josep y Marià.

Tradición

Jordi siguió los pasos de su padre y a los 13 años lo seleccionaron para el equipo Infantil del FC Barcelona. Corría la temporada 1960-61. Interior, destacó por su juego con ambas piernas, aunque era más diestro que zurdo. El juego con la izquierda lo aprendió y perfeccionó en el patio del colegio y en la calle. Se ponía la mano en el bolsillo del pantalón y se presionaba la pierna derecha para obligarse a jugar con la izquierda. En el Barça trabajó con el húngaro Béla Sárosi, Isidre Flotats y Vicenç Sasot, entre otros.

Pasó después por el Juvenil y fue convocado por la selección española universitaria, en la que actuó como lateral zurdo. Llegó al Amateur (1965-66) y quedó desvinculado de la disciplina azulgrana para fichar por el Sant Andreu. Prosiguió su carrera en el Blanes, Atlético Baleares, Sitges, otra vez Blanes, Arenys de Mar y Cerdanyola, donde colgó las botas la temporada 1976-77.

Jordi Gonzalvo empezó en el fútbol formativo azulgrana, como se aprecia en la fotografía en blanco y negro, tomada en el mítico campo de Les Corts

| Familia Gonzalvo

El fútbol, de todas formas, no se alejó de la vida de Jordi Gonzalvo y pasó del césped al banquillo. La campaña 1977-78 se hizo cargo del segundo equipo del Sant Andreu, encadenando 23 temporadas como técnico. Trabajó en La Salle Bonanova, Figueres, Gramenet, Canovelles, otra vez Figueres, Lleida, nuevamente Figueres, Mollerussa, Sant Andreu, Levante, Nàstic, Castellón, Cádiz y Terrassa, logrando un ascenso de Segunda B a Segunda A con el Lleida (1986-87) y dos campeonatos de Segunda B con el Sant Andreu (1991-92) y el Nàstic (1996-97). Dirigió 578 partidos en categoría nacional.

En su época de jugador aprendió de todos los entrenadores que tuvo para crear un estilo propio, un aprendizaje que después siguieron técnicos como Guardiola o Xavi. Jordi mantiene que “el equipo es fiel reflejo del entrenador” y “que el inconformismo futbolístico no es recordar lo que consigues si no lo que superas”. Su hermano Josep Maria fue entrenador del Barça C (1996-97) y Barça B (1997-2001).

Nuevo cargo

Jordi se estrenó en el cargo el pasado sábado 26 de marzo en el Estadi Municipal Aiguadolç de Sitges, en el homenaje a Johan Cruyff (seis años de su muerte). Sergi Pérez, directivo y jugador del equipo de la Agrupació, es su segundo. En el primer partido sufrió para ganar 2-3 a la Fundación Cruyff. “En el debut ya tuve que ponerme el mono de entrenador”, recuerda con una sonrisa. En el segundo las cosas fueron mejor: 0-10 contra la Fundació Veterans Sitges.

El equipo de Jordi Gonzalvo jugará el 9 de abril en Cotlliure para seguir haciéndolo en Polonia, Dinamarca, Alcúdia… A todo ello, seguirá como comentarista de fútbol en Esport3, función que ejerce desde la temporada 2000-01. La suya es una voz autorizada y pedagógica en el análisis técnico del panorama catalán y español.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil