París espera a Messi "con impaciencia"

París espera a Messi "con impaciencia"

Javier Giraldo nos acerca desde París la última hora del fichaje de Messi por el PSG | Javier Giraldo

"Aún no podemos vender su camiseta, pero esperamos poder hacerlo mañana", explican en la tienda oficial del PSG

Varias furgonetas de policía vigilan ya todo el perímetro del Parque de los Príncipes

Uno de los mejores termómetros para medir el pulso del deporte francés es la portada del diario 'L'Équipe', que este martes vuelve a dedicar su portada a Leo Messi con un título que resume a la perfección cómo viven los parisinos desde que se supo que Messi abandonaba el Barça y apenas unas horas antes de la confirmación oficial de su fichaje por el PSG.

"Estado de impaciencia", resume el rotativo deportivo francés, que recoge la expectación que se vive en la capital francesa con Messi, el futbolista al que siempre se admiró desde la distancia y que ahora, si se cumplen los pronósticos, jugará en la Liga francesa.

Si el lunes ya se concentraron centenares de aficionados en los aledaños del Parque de los Príncipes y en el aeropuerto de vuelos privados de Bourget, el martes amaneció igual, con un buen puñado de seguidores, aficionados del PSG o simples curiosos -algunos turistas también- que esperan para ver cómo Messi entra en el estadio del PSG para firmar su nuevo contrato

Las máquinas troqueladoras, a punto

También la tienda oficial del Paris Saint-Germain registra más movimiento. "No, todavía no podemos vender la camiseta de Messi como producto oficial porque no ha firmado su contrato", admite Said, uno de los encargados de la tienda, "pero esperamos poder hacerlo mañana". Las máquinas troqueladoras de la boutique oficial mantienen su ritmo habitual, pero cabe esperar que cuando se haga oficial el fichaje de Messi, empezarán a imprimir el nombre del jugador argentino a mil revoluciones por minuto.

Varias furgonetas de la Gendarmerie custodian todo el perímetro del Parque de los Príncipes para evitar no solo aglomeraciones, que serán inevitables, sino algún tipo de altercado. En pleno mes de agosto, París empieza a recuperar el pulso turístico y son muchos los que se acercan al estadio del PSG, no demasiado lejos del centro de la ciudad, para curiosear y preguntar si realmente Messi está a punto de llegar.

Esa es la sensación que respiran los parisinos aficionados al fútbol: la Liga francesa nunca fue la primera ni la segunda de Europa, pero con el fichaje de Messi, se convertirá en un polo de atracción indiscutible. "Es como el aficionado de un equipo que nunca gana nada y de repente, se ve campeón de Liga o de Copa", explica el joven Youssouf, uno de los que más horas lleva en la puerta principal del estadio. Lleva una manta sobre la espalda y asegura que ha pasado una parte de la noche aquí para no perderse nada.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil