Neymar Jr. se cansó de esperar

El Barça, maniatado por los resultados de la auditoría, no pudo estructurar una oferta en una fecha pactada con Ney

El brasileño quería un fichaje exprés imposible para el Barça, y fue a lo seguro, a la estabilidad de los petrodólares

Así ha anunciado el PSG la renovación de Neymar | Twitter PSG

No hubo nueva temporada de la telenovela Neymar Jr., porque el protagonista se negó a afrontar las vicisitudes que implicaban un traspaso complejo, demorado y de resultado muy incierto. Y la serie se canceló con el personaje principal quedándose en París cuando aún es primavera y no se ha abierto el mercado de fichajes. Es un final abrupto e inesperado forzado por el brasileño, que decidió ir a lo seguro y estampó la firma a un contrato que le mantiene sus ingresos en época de recortes en el fútbol mundial, por los efectos financieros de la pandemia.

Que Neymar, con contrato hasta junio de 2022, haya renovado ya hasta 2025 es una sorpresa. Principalmente porque la nueva junta directiva del Barcelona escuchó del entorno del jugador, que había interés en regresar al Camp este verano para formar, de nuevo, dupla con un Leo Messi que aún no ha renovado.

Como SPORT publicó (y después ratificó L’Equipe), el astro paulista frenó su renovación porque quería oír al Barça. La intención del PSG era anunciar el acuerdo con su estrella antes de empezar a disputar las semifinales de la Champions contra el City, pero Neymar padre lo pospuso sine die.

El jugador brasileño y el club catalán se emplazaron a retomar los contactos la primera semana del mes de mayo, que coincidía con el partido decisivo del PSG en el Etihad Stadium. Según ha podido saber SPORT, se acordó que el Barça presentaría una primera propuesta en firme. Sería una declaración de intenciones, sobre la cual se empezaría a trabajar conjuntamente y que serviría para evidenciar cuál era el músculo financiero que disponía el club y la estrategia para afrontar la operación.

SIN OFERTA DEL BARÇA

El Barça, sin embargo, no pudo ofrecer nada tangible al jugador, porque es rehén de sus propias circunstancias. Como las elecciones se pospusieron, la nueva dirección está absolutamente maniatada por los resultados de la auditoría deportiva, los resultados de la cual espera disponer esta misma semana.

Paralelamente, el Barça está trabajando a todo vapor para que estos próximos días (incluso podría ser esta semana) se anuncie una inyección muy significativa de ingresos. Son unas negociaciones claves para aliviar la tesorería y, del punto de vista deportivo, para encarar una ventana de traspasos en que se pretende realizar muy pocos fichajes, pero de calidad indiscutible.

El Barcelona necesitaba argumentos financieros para saber si se podía lanzar por un futbolista como Neymar. No servía de nada ir a ciegas con el brasileño, porque, a día de hoy, sin los resultados de la auditoría el club desconoce si podría afrontar un fichaje de esta dimensión.

El silencio del Barcelona precipitó los acontecimientos. Neymar interpretó la ambigüedad barcelonista como un tacticismo al cual no estaba dispuesta a entrar. Y el brasileño, con una postura un tanto pueril, se bajó de un tren que no llegó ni a ponerse en marcha.

A Neymar padre siempre le ha gustado ir a las mesas de negociación con varias cartas encima de la mesa. En esta ocasión, el incipiente interés blaugrana ni sirvió para forzar al PSG a sacar mayor tajada, ya que el grueso de la negociación con los qatarís se llevó a cabo con el Barcelona en medio de su proceso electoral.

NEYMAR TENÍA QUE PONER DE SU PARTE

Fichar por el Barça significaba que Ney tenía que empezar una guerra fría con el PSG, ya que su hipotética llegada suponía obligatoriamente que la secretaría técnica blagurana no solo pusiera a delanteros titulares en el mercado, sino que se concluyeran estas operaciones que permitiría dar espacio a la castigada masa salarial.

Neymar se queda en París para intentar ganar la Champions

| EFE

Y, al mismo tiempo, financieramente, se requería un esfuerzo del crack brasileño. Su desembarque en Barcelona pasaría, muy probablemente, no solo por una reducción significativa de lo que le aseguraban los qatarís en el PSG sino por pagos diferidos. Su ficha, muy probablemente, solo sería regularizada la campaña 2022-23.

Este era el precio a pagar para deshacer el nudo que él mismo creó en el verano de 2017 y que no pudo revertirse dos años después, cuando Josep Maria Bartomeu, que desconfiaba del jugador después de su espantada, se cubrió las espaldas con la contratación de Griezmann y, al final, faltaron 20 millones en efectivo para ejecutar el fichaje del brasileño.

Aquel verano de 2019 creó profundas heridas entre la dirección del PSG y el futbolista. Tales fueron los efectos que, el sábado, Neymar padre, a la hora de celebrar la renovación del contrato habló en las redes sociales que ahora empezaba “un tercer ciclo” en la estancia de su hijo en París.

El Barça ahora tiene a Joan Laporta como presidente, un nuevo CEO y Mateu Alemany en la dirección deportiva. Los protagonistas encargados de negociar son otros diferentes a los de dos años atrás, la incertidumbre, por el delicado momento financiero blaugrana, es, sin embargo muy parecida.

UN FUTBOLISTA A TIEMPO PARCIAL EN PARÍS

Neymar se abrazó a lo seguro, a lo tangible, a lo palpable, a los petrodólares que lo colocan en el top-3 de los mejores pagados del planeta, a lo que hay que sumar la suculenta prima de renovación. El brasileño, sin paciencia, prefirió ratificar que quiere ser un futbolista a tiempo parcial a serlo uno completo como exige ser jugador del Barcelona.

Por mucho que el PSG pueda perder este año la Ligue-1 a manos del Lille, el campeonato local no motiva en nada al jugador. Neymar se queda en París solo para asaltar la Champions y mirar hacia Qatar, donde en el invierno de 2022 tendrá camino de los 31 años la última opción de liderar a la Seleçao en la búsqueda por el Heptacampeonato mundial. La prisa de Neymar exigiendo una repatriación exprés indica que nunca ha entendido lo que representa el Barça y jugar al lado del mejor de todos los tiempos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil