New Balance preguntó por la camiseta del Barça

El club y Nike atraviesan un momento de tensiones en su larga relación

New Balance apuesta por el fútbol y su alianza con Endrick es la prueba de ello

¡Locura en la Barça Store por la camiseta de los Rolling Stones!

DAVID BERNABÉU

Toni Juanmartí

Toni Juanmartí

El FC Barcelona explora todas las fórmulas para tratar de incrementar sus ingresos ordinarios. Una de las vías que el club ha puesto sobre la mesa es la del patrocinio de la camiseta. Pese a que con Nike existe un vínculo muy fuerte -tanto en lo contractual como en lo romántico por ser una larga relación-, la entidad que preside Joan Laporta ha sido sondeadas por varias marcas deportivas. Además de Puma, New Balance también se ha interesado en los últimos meses por la cotizada elástica azulgrana.

Barça y Nike van de la mano desde 1998. Ahora mismo, a ambos les une un contrato vigente hasta 2028. Dicho vínculo se firmó en 2016 y le supone al club un ingreso de 155 millones de euros por temporada desde entonces. Tras mantener conversaciones con diversas firmas, el club cree que dicha cantidad está por debajo del precio de mercado. Es por esto que el Barça querría renegociar algunas condiciones con la marca estadounidense, que tiene la sartén por el mango ya que se siente defendida por la vigencia del contrato firmado.

En los últimos tiempos, New Balance se ha adentrado en el negocio del fútbol. Sirve como ejemplo el acuerdo alcanzado con Endrick, joven talento fichado por el Real Madrid. Clubes de entidad como Porto o Lille también se han unido a la citada marca, aunque es cierto que por el camino han caído los acuerdos con Roma y Athletic Club.

Laporta posa con Balde con la camiseta del Barça en la Ciutat Esportiva Joan Gamper

Laporta posa con Balde con la camiseta del Barça en la Ciutat Esportiva Joan Gamper / Valentí Enrich

Nike tiene la sartén por el mango

New Balance quiso conocer de primera mano qué opciones reales había de que el Barça pudiera romper el contrato con Nike, aunque los sondeos mantenidos dejaron poco optimismo para la primera firma. La entidad catalana asume que no puede romper el contrato pero sigue en conversaciones con Nike para tratar de alcanzar un grado mayor de satisfacción en el acuerdo que rige hoy.

Al margen de lo estrictamente económico, en el club tampoco andan del todo satisfechos con algunas cuestiones de 'service': calidad en algunos procesos, diseños, servicio a los jugadores... Sin embargo, fuentes cercanas a Nike explican que no es sencillo cumplir en todo porque, a su juicio, es el propio Barça el que en ocasiones se retrasa con algunas decisiones o plazos. Las tensiones, pues, son bidireccionales.