La renovación de Messi, en camino

Messi y Bartomeu, juntos
Messi y Bartomeu, juntos | sport

A fuego lento. Así se cocina la renovación de Leo Messi, la más deseada por el barcelonismo y que culminará el ambicioso proyecto deportivo con el que el Barcelona pretende mantenerse en la excelencia. Hay máxima tranquilidad y una gran confianza en la prolongación del contrato del crack argentino, pues la sintonía es muy buena entre las partes. Desde el club ya se han mantenido el primer contacto con el entorno del futbolista y la negociación no tardará en llegar. El presidente blaugrana, Josep Maria Bartomeu, ya ha llamado al padre de Messi y todo está preparado para comenzar.

Tranquilidad y confidencialidad. Son conceptos imprescindibles para que el desenlace sea el esperado por todos. Ya se ha empezado a hablar, los primeros contactos se han dado, pero no se quieren aspavientos, noticias grandilocuentes ni nada que estorbe un proceso que está muy pautado y pensado. Todo se está edificando con calma para que cuando se entre a negociar en las próximas semanas, el acuerdo pueda ser rápido. La predisposición por parte de Messi y su círculo más cercano hacen pensar en el éxito de las negociaciones, que llevará de una manera personal un Bartomeu que quiere que nada, absolutamente nada, falle.

Y por eso se hace especial hincapié en que Messi encuentre un entorno idílico y a su medida. Y por eso también se ha empezado por renovar a sus socios del tridente, primero Neymar y después Suárez, con quien el acuerdo es inminente. Leo cerrará el círculo.

pistoletazo de salida

De lo que se trata es de que Messi continúe muy feliz en Barcelona, como está ahora, y para ello hay que trabajar con mucha calma y con el optimismo que da  saber que el mejor jugador del mundo quiere seguir en el club al que llegó siendo prácticamente un niño y con el que lo ha conseguido todo. Barça y Leo se necesitan y así debe continuar siendo. No se entienden uno sin el otro.

El pistoletazo de salida ya se ha dado, así como los pasos necesarios. Y en estos primeros acercamientos la sintonía está siendo muy buena por las dos partes. Siempre ha sido así.

Bartomeu ya ha mantenido contactos periódicos con el entorno del jugador, las conversaciones son habituales, y se ha preparado el camino para iniciar las negociaciones y tratar temas tan fundamentales como la duración del contrato o el montante económico. La ampliación del contrato de Leo es un asunto presidencial. 

El mejor, lo que se merece Messi termina contrato en 2018, así que la próxima firma tiene que ser ya una de las últimas de su carrera deportiva. De ahí su vital importancia. No es una renovación cualquiera desde el momento en que está en juego la continuidad del mejor futbolista del planeta. Y el más grande debe ser recompensado como se merece. A todos los niveles. Por supuesto, en el económico, superando a sus compañeros de equipo y también a los del máximo rival, léase Cristiano Ronaldo pero también en el aspecto deportivo, porque Messi busca tener un entorno ideal para seguir conquistando títulos y su aspiración debe ser también la del club.

Como también es un reto llevar las conversaciones con el máximo sigilo. Es fundamental porque Messi así lo quiere y a ninguna de las partes les apetece que su renovación esté continuamente en la luz pública y se dé paso a múltiples especulaciones. Se trabaja en silencio a la espera del momento cumbre, cuando se sienten a negociar lo que debe ser el pilar del proyecto. Y ahí sí se espera la máxima celeridad. La continuidad de Messi no debe dejar ningún cabo suelto y Bartomeu está a los mandos. Es lo que requiere la noticia más esperada.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil