Jordi Alba, muy tocado a nivel anímico

Al lateral catalán se le vio muy apesadumbrado en el vestuario al concluir el partido contra el Getafe

Su tercera lesión de la temporada llega en un momento clave y cuando se encontraba en su mejor momento a nivel físico

El lateral del FC Barcelona Jordi Alba fue la única persona que no sonreía en el vestuario del Camp Nou al concluir el partido que su equipo disputó este sábado frente al Getafe. Todo lo contrario, al defensa catalán se le vio muy tocado a nivel anímico tras haber sufrido una nueva lesión, la tercera que encadena desde que comenzó el presente curso. 

A Jordi Alba ya se le vio muy apesadumbrado cuando se sentó en el banquillo, nada más abandonar el terreno de juego tras retirarse lesionado. Su estado de ánimo no mejoró después en la intimidad del vestuario, pese a recibir el apoyo y el cariño de todos sus compañeros.

El defensa catalán se ha visto obligado a parar en un momento crucial de la temporada y cuando estaba atravesando su mejor momento a nivel físico, según revelaban los informes en manos de Quique Setién, técnico blaugrana.

partidos clave

Alba es consciente de que llegaban partidos clave, como la eliminatoria de octavos de final de la Champions League ante el Nápoles o el clásico del próximo 1 de marzo en el Santiago Bernabéu, sin olvidar tampoco los dos primeros compromisos de Luis Enrique al frente de la selección tras su regreso, programados los días 26 y 29 de marzo contra Alemania y Holanda

El lateral blaugrana se encontraba además en perfectas condiciones físicas después de haberse recuperado perfectamente de su última lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda, que le mantuvo en el dique seco un mes. Se estaba entrenando muy bien y por ese motivo no entendía cómo había podido lesionarse otra vez, en esta ocasión en el aductor de la pierna derecha.

plan de trabajo

Lo que está claro es que teniendo en cuenta los precedentes y lo que tiene por delante el equipo, pese a que inicialmente el pronóstico es que Jordi Alba sólo permanecerá de baja unas tres semanas, tanto los técnicos como los servicios médicos tienen previsto tomarse este contratiempo con mucha calma. La idea es preparar un plan especial de trabajo para el lateral y dosificarlo de aquí a final de temporada para evitar riesgos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil