Sport.es Menú

La gran bronca de Leonardo acerca a Neymar al Barça

El director deportivo del PSG regañó al delantero delante de sus compañeros, a quienes instó a que le regañasen por su retraso

La relación entre el crack brasileño y los dirigentes del club está muy deteriorada y eso les empuja a un traspaso

Neymar, la saga continúa | PERFORM

No hay reconciliación posible entre Neymar Jr. y su compatriota Leonardo de Araujo. La relación entre el crack y el nuevo director deportivo del PSG, que actúa como el ejecutor del giro ideológico del presidente Nasser Al-Khelaïfi, está absolutamente deteriorada y difícilmente va a poder reconducirse. 

Según ha podido saber SPORT, Leonardo abroncó a Neymar delante de toda la plantilla del PSG el lunes pasado cuando el futbolista pretendido por el Barcelona se presentó en París, con una semana de retraso. Todo ocurrió en los vestuarios del centro de entrenamiento del campeón francés en Saint-Germain-en-Laye en un día de caras muy largas. El episodio escenifica el cisma que hay entre el jugador franquicia del proyecto catarí y la dirección del PSG, personificada en su presidente, Al-Khelaïfi, y su máxima ejecutivo deportivo, Leonardo. 

Esta cohabitación casi imposible empuja a Neymar fuera de París, reforzando la solicitud que el brasileño lleva trasladando a su actual club desde mayo. Y aquí es cuando emerge el Barcelona, el destino elegido por Ney para enderezar su carrera, tras dos temporadas de lesiones y decepciones en la Ligue 1.

El tono muy duro usado por Leonardo con Neymar no invita a la reconciliación. Abrazando el discurso de disciplina férrea que imperará a partir de ahora en el PSG, y que Al-Khelaïfi avanzó en la ya paradigmática entrevista en 'France Football', el director deportivo reprimió con vehemencia a Neymar ante sus colegas.

Neymar, que ya había dejado claro su postura a Leonardo en una reunión que tuvieron previamente, aguantó el chaparrón y no quiso entrar al trapo ante las bravatas de su compatriota, que iba lanzado.

distancias

Queriendo marcar distancias con su antecesor, el portugués Antero Henrique, Leonardo afirmó que las reglas a partir de ahora serían iguales para todos los integrantes de la plantilla, en un mensaje que, como toda su intervención, iba dirigido a Neymar. 

Y como ejemplo que se habían acabado los privilegios, el ejecutivo explicó a la plantilla que Ney sería castigado por el club por su retraso y que se le aplicaría la multa más alta que prevé el régimen interno.

Empleando un tono alto, Leonardo recordó que mientras que todos los jugadores habían estado trabajando duro la primera semana de entrenamientos, Neymar, que ya había cumplido un mes de vacaciones desde su lesión el 6 de junio en un amistoso de la 'seleçao' contra Catar, había disfrutado injustificadamente de una semana más de vacaciones en Brasil.

invitación

Leonardo exhortó a la plantilla a que arreglase la situación internamente con el delantero paulista, lo que podría interpretarse como una invitación a que los propios compañeros echasen en cara a Neymar su falta de compromiso.

El directivo deportivo dijo que se abría una nueva etapa en el PSG y pidió máxima implicación profesional a todos los integrantes de la primera plantilla, a quien exigió que dejasen de lado los comportamientos frívolos.

La bronca de Leonardo se produjo en ausencia del primer y segundo capitanes del equipo, Thiago Silva y Marquinhos, compatriotas y amigos de Neymar, que estaban disfrutando de las vacaciones después de disputar la Copa América, así como de otros pesos pesados de la plantilla, como el uruguayo Edinson Cavani y el argentino Ángel di María.

Leonardo obvió ante la plantilla la conversación previa con Neymar y la solicitud expresa del crack de quererse desvincular del PSG y de volver a jugar en el Barcelona.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil