El enorme reto de Xavi en la gestión del grupo

El enorme reto de Xavi en la gestión del grupo

Xavi discurso
Xavi, durante el discurso inicial | Valentí Enrich

El técnico del Barça tiene a una plantilla más competitiva y eso es una gran ventaja pero también conlleva algunos problemas

Si finalmente Frenkie De Jong se queda habrá que ver como será su relación con el club tras un verano muy movido y duro

Xavi Hernández tiene ante si un reto muy ilusionante porque el FC Barcelona le ha puesto en sus manos una plantilla muy competitiva y con grandes jugadores con el gran objetivo de volver a levantar títulos. El técnico asume de buen grado la presión de ganar y volver a la senda de los éxitos, pero también es plenamente consciente que el hecho de haber aumentado el nivel del equipo conlleva también una mayor dificultad en la gestión del grupo. Y tiene que estar preparado.

Porque evidentemente no es lo mismo gestionar un equipo donde todos los jugadores tienen muy claros los roles que ocupan cada uno, a lo que se encontrará Xavi esta temporada. Un posible foco de conflicto lo puede tener en Aubameyang. El delantero gabonés fue clave para el Barça en el tramo final de la temporada pasada y su titularidad era indiscutible. Sus goles fueron decisivos para que el equipo consiguiera la segunda plaza en la liga y las lesiones de Ansu Fati y Memphis provocaron que no tuviera excesiva competencia en la posición de delantero centro. La otra opción de Xavi era Luuk de Jong, al que utilizaba sobre todo como recurso.

Pero este verano ha llegado Robert Lewandowski y nadie tiene la más mínima duda que será el delantero centro titular. Y no se sabe como puede reaccionar Aubameyang ante esta situación porque no está acostumbrado a ser suplente. Xavi tendrá que gestionar muy bien los minutos y las oportunidades para que todos se sientan partícipes del equipo. Lo mismo le puede suceder en el lateral izquierdo. Jordi Alba es indiscutible y desde hace años no tiene competencia real en su banda. La llegada de Marcos Alonso le restará protagonismo y habrá que ver como lo encaja.

Un caso aparte es el de Gerard Piqué. Xavi ya le dijo antes de empezar la pretemporada que si se quería quedar tenía que centrarse únicamente en el fútbol y que lo quería comprometido pese a que su rol iba a cambiar por completo. A día de hoy, Piqué es el quinto central de la plantilla y en sus manos está cambiar esta situación. Central y entrenador se conocen mucho pero nunca antes se habían encontrado en una tesitura como la que vivirán esta temporada.

Y un último caso comprometido es el que afecta a Frenkie De Jong. Si el centrocampista holandés se acaba quedando habrá que ver como queda su relación con el club después de todo lo que está pasando este verano. Ahora mismo, las relaciones entre las dos partes son muy tensas. El entorno del futbolista no quiere saber nada del Barça porque considera que están utilizando su nuevo contrato como arma para presionarle. De Jong no tiene ninguna intención de salir ni tampoco de negociar una rebaja de salario. Habrá que ver si al largo de la temporada este tema contractual puede afectar deportivamente. En cualquier caso, es un tema que no facilita el trabajo de Xavi.