Se enfrían las negociaciones para renovar a Umtiti

En el Barça sorprendieron primero sus pretensiones económicas y después cómo ha gestionado el asunto

Tampoco en el vestuario han entendido la actitud de Samuel en algunas situaciones

Umtiti no pudo evitar el gol de Dzeko que abrió el marcador para la Roma | BEINSPORTS

Las negociaciones para la revisión del contrato de Samuel Umtiti con el Barça se han enfriado en las últimas semanas y se pueden ralentizar más aún después de la dura derrota sufrida ante la Roma en la Champions (3-0).

De entrada, no se trataba de unas conversaciones fáciles pues el Barça se vio sorprendido por las exigencias de Umtiti. El internacional francés exige situarse en el segundo escalafón económico de la plantilla, junto a buena parte de los pesos pesados que han demostrado sobradamente su importancia en los éxitos deportivos de los últimos años.

Aprovechar la coyuntura

Umtiti basa sus peticiones en su indudable buen rendimiento desde su llegada al Barça en la temporada 2016/17, pero también en que su cláusula de rescisión (60 millones de euros) es relativamente baja, tal y como está el mercado actual, así como los cantos de sirena que le llegan de la Premier League, especialmente del Manchester United de José Mourinho.

Al Barça le sorpendieron las altas exigencias de Umtiti, pero también cómo ha gestionado la situación en los últimos meses. Por ejemplo, en su participación en un programa televisivo, cuando hizo un 'paso palabra' cuando en un cuestionario se le preguntó por su futuro en blaugrana. Samuel pidió el 'joker' para no contestar.

Tampoco pasó desapercibida la presencia de Alex Ferguson en el Roma-Barça, siguiendo las evoluciones del defensa central. Más allá de que el técnico de los 'Red Devils' escogiera el peor día para Umtiti, pues no estuvo especialmente acertado, los responsables blaugrana lo interpretan como una nueva medida de presión.

Disgusto en la caseta

En cuanto al vestuario blaugrana, no están muy conformes con la manera como Umtiti está gestionando la situación. El técnico Ernesto Valverde, fiel a su estilo contemporizador, ha valorado el interés del Barça por mantenerlo en la plantilla, así como la calidad del defensa galo.

Pero en la caseta han notado cómo se ha resentido el rendimiento de Samuel desde que se inició el asunto de su mejora de contrato. Tampoco gustó su gesto cuando celebró el autogol de Manolas en el Barça-Roma como si fuera suyo y, además, besándose el escudo y dirigiéndose a la grada.

Más de uno pensó que se trataba de un gesto excesivo en un jugador que cumple su segunda temporada en el Camp Nou. Tras su irregular actuación el martes en el Estadio Olímpico, y con el disguto general por el ridículo y la eliminación, alguno recordó con cierta acidez la llamativa declaración de amor de Umtiti, solo una semana antes.

Umtiti, sí pero...

La conclusión es que en el Barça siguen valorando la calidad y la proyección de futuro de Samuel, pero están decepcionados con su estrategia de pedir tan pronto una mejora de contrato. Pero lo que más ha disgustado es que toda esta situación pueda afectar al rendimiento del jugador en la fase decisiva de la temporada.   

Renovar a Samuel Umtiti sigue siendo uno de los asuntos de futuro importantes para los técnicos del Barça, pero no es ni muchos menos una urgencia ya raíz de los últimos acontecimientos se puede demorar si no hay un cambio de rumbo desde el lado del futbolista.  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil