Cesc Fàbregas se muestra comprensivo con De Jong

El ex jugador del Barça admitió que "no es fácil" cuando la expectativa en un club como el Barça "es muy alta"

Cesc pide tiempo para Xavi y recordó que "el 30 o 40 por ciento de ahora no es su equipo, querrá sus retoques"

De Jong: "Tengo confianza y Xavi me ha dicho que tiene confianza en mí"

@MovistarFutbol

SPORT.es

SPORT.es

Cesc Fàbregas empatiza con la difícil situación por la que atraviesa Frenkie de Jong en el FC Barcelona. Al de Arenys también le tocaron vivir días difíciles de blaugrana y entiende que al neerlandés le cueste explotar con el foco puesto de forma constante en su juego.

En una entrevista a Catalunya Ràdio, Cesc explicó que "cuando la expectativa es muy alta, no es fácil. Frenkie me gusta mucho, rompe líneas conduciendo y solo le falta el último pase".

Sus elogios fueron mayores para Pedri, de quien dijo que "es brutal y será una super estrella. ES tan bueno que es normal que el técnico lo quiere cada día en el campo. Gavi también es muy bueno, pero claro, tiene 17 años".

En cuanto a su ex compañero y actual entrenador del Barça, Xavi Hernández, comentó que "seguro que querrá hacer sus retoques a la plantilla. Ahora el 30 o 40 por ciento no es su equipo. Lo ha hecho Pep en el City y lo ha hecho Klopp en el Liverpool".

Cesc, jugador del Mónaco

Cesc, jugador del Mónaco / Twitter Cesc Fàbregas

Adiós al Mónaco

A nivel personal, Cesc anunció recientemente que deja el Mónaco a final de temporada cuando finaliza su contrato. El futbolista, de 35 años, reconoció que "por primera vez en mi vida no tengo claro qué haré, no me quiero precipitar".

En la elección del nuevo destino tendrá en cuenta muchos factores "como los niños, las escuelas, pero podré elegir el reto que más me guste. No tengo una idea prefijada. Solo quiero sentirme partícipe y jugar".

En todo caso, Fàbregas señaló que sus sensaciones son distintas a las del verano del 2011. "Ese nerviosismo para volver al Barça era diferente, si no salía, estaba en el Arsenal".

De su año en Mónaco con muchas lesiones y problemas, Cesc indicó que "ha sido duro mentalmente y coincidió mi recuperación con la llegada de un nuevo entrenador". El centrocampista no recurrió a una ayuda externa psicológico, si bien reconoció que "quizá me habría ido bien, por suerte tengo una familia que me rodea bien".