Sport.es Menú

El Barça logra una victoria tan importante como sufrida

Messi acabó rendido tras la portería después de su gol
Messi acabó rendido tras la portería después de su gol | sport

Victoria tan importante como sufrida. Después de una primera parte en la que, pese al gol inicial de Suárez el Barça fue superado de manera clara por el Valencia, los azulgranas cambiaron su plan al descanso y pudieron aguantar la ventaja en la recta final del choque. La sentencia de Messi en el tiempo de descuento fue la guinda a un partido trabajado que decidieron los azulgranas en las áreas.

Miki Soria

FICHA TÉCNICA

Liga BBVA

FC Barcelona

2-0

Valencia CF

FC Barcelona

Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Adriano (Rakitic, 46'); Mascherano, Busquets, Xavi (Sergi Roberto, 79'); Leo Messi, Luis Suárez (Pedro, 65') y Neymar.

Valencia CF

Diego Alves; Barragán, Mustafi, Otamendi, Orbán (Gayà, 46'); Feghouli (Cancelo, 67'), Javi Fuego, André Gomes, Parejo; Rodrigo y Alcácer (Negredo, 74')

Goles:

Luis Suárez (1-0, min.1); Leo Messi (2-0, min.93)

Árbitro:

González González, del colegio castellano-leonés. Amonestó a Mascherano y Rakitic por parte del Barça y a Javi Fuego, Orbán, Otamendi y Mustafi por parte del Valencia.

Incidencias:

92.915 personas presenciaron el partido entre Barcelona y Valencia correspondiente a la 32ª jornada de Liga

Un espejismo letal 

El arranque del partido fue inmejorable para el Barça. Una pérdida de balón del Valencia provocó que un balón largo a la espalda de la defensa 'ché' lo recibiera Messi con espacios. Suárez corría delante de Leo y pudo estorbarle en su carrera, pero Messi vio bien su desmarque hacia la derecha y el uruguayo no falló ante Alves superándolo con un disparo cruzado de puntera. 1-0 y ni se había llegado al primer minuto de partido.

Sin embargo, ese inicio esperanzador fue un espejismo porque a partir de ese momento el Valencia de Nuno se hizo con el control del partido y pasó a ser dueño y señor del mismo. El Barça se olvidó de moverse a través del balón y el Valencia se sentía cómodo con el intercambio de ataques, presionando muy arriba y adelantando la línea defensiva para evitar una nueva contra azulgrana. No funcionaba la pareja Busquets-Mascherano en el centro del campo y la defensa hacía aguas, especialmente por los laterales, aunque un Piqué poco afortunado también puso de su parte.

Precisamente el central fue protagonista en una de las primeras jugadas polémicas del partido. Una caída de Rodrigo dentro del área cuando intentaba regatear a Piqué acabó con el colegiado González González decretando la pena máxima. Una decisión controvertida que, por suerte para el Barcelona, no tuvo su reflejo en el marcador, puesto que Claudio Bravo adivinó a la perfección el lanzamiento flojo de Parejo a su derecha.

El Valencia había desaprovechado la primera, pero no la última. De ahí hasta el final de la primera parte los hombres de Nuno tendrían hasta seis ocasiones claras de gol que, por mala puntería, mala suerte o Bravo -decisivo de nuevo como viene siendo habitual esta temporada-, acabaron sin convertirse en el tanto del empate. Un alivio para el socio barcelonista, indignado tanto con el árbitro por su falta de criterio, como con su propia defensa, empeñada en facilitar las cosas a los rivales.

Mejoría azulgrana tras el descanso 

El cambio de Rakitic por un desafortunado Adriano al descanso cambió el guión del partido. Mathieu pasó a ocupar el carril izquierdo -mejor el francés ahí que de central esta vez- y Mascherano se colocó al lado de Piqué. La presencia de Rakitic en el centro permitió al equipo a volver a armarse en torno al balón y el equipo empezó a presionar más al Valencia, a realizar apoyos... y a sufrir menos en defensa. El cambio de plan funcionó y Luis Enrique contrarrestó la superioridad de los de Nuno en la primera parte.

De hecho, las numerosas llegadas valencianistas desaparecieron por completo en la segunda parte y las mejores ocasiones fueron (pocas) del Barça. La más clara, de Leo Messi con un lanzamiento de falta directo que se estrelló en la cruceta de Diego Alves.

Nuno dio entrada a Negredo por Alcácer, optando por un juego más directo, y eso acabó beneficiando al Barça, que también se resguardó dando entrada a Pedro y Sergi Roberto por unos agotados Suárez y Xavi.

Ese oxígeno extra fue suficiente para saber sufrir hasta el minuto 93, justo cuando Leo Messi encaró en solitario a Diego Alves y le superó en un uno contra uno. Victoria vital para seguir manteniendo la renta sobre el Madrid ante uno de los rivales más difíciles que le aguardaban a los de Luis Enrique.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil