Adama, un superviviente de su generación: "Ha sabido llevar su talento al extremo"

HISTORIA SPORT

Andrés Carrasco, uno de los entrenadores de Adama en La Masía, desvela las claves del nuevo fichaje azulgrana

Otras estrellas de aquel equipo como Enguene o Kaptoum todavía no se han asentado en la élite al nivel de Adama

Adama Traoré participó en el programa de TV3 La classe del Barça, bajo la tutela de su nuevo entrenador | TV3

Artur López

Adama Traoré Diarra es uno de los pocos privilegiados que ha salido de La Masía en busca de oportunidades, para poder regresar al FC Barcelona por la puerta grande. El canterano vuelve con 26 años a la que fue su casa durante once temporadas. Adama dejó una huella imborrable en La Masía, pero solo puso punto y a parte a su idilio con el Barça. En la Premier League, el extremo derribó todas las puertas hasta formar parte de la Selección española, semifinalista de la pasada Eurocopa.

Sin embargo, la hazaña de Adama está al alcance de muy pocos. Se puede considerar un superviviente de su generación, pues otras estrellas precoces como Sergio Akieme, Lionel Enguene, o Fran Álvarez, no se han asentado en la élite al nivel de 'La Flecha'. Y uno de sus descubridores en Can Barça, Andrés Carrasco, desgrana los entresijos de la progresión del nuevo fichaje azulgrana, que debutó con el Barça en 2013 en un partido frente al Granada, relevando a un tal Neymar Jr.

Los inicios de Adama en Can Barça estuvieron plagados de anécdotas divertidas, distintivas de su carácter risueño y extrovertido. El canterano azulgrana era una pieza clave no solo dentro del campo, sino también en el vestuario. Su entrenador en las etapas formativas de alevín e infantil, Andrés Carrasco, lo describe como un chico encantador: "Era muy cercano, le gustaba el contacto con el entrenador. Era un chico fantástico, al que le encantaba jugar al fútbol y tenía una familia encantadora, que nunca lo presionó. Aportaba mucha alegría al equipo", recuerda Carrasco, que dirigió equipos en el fútbol formativo del Barça durante trece años.

Adama vuelve al Barça siete años después

| SPORT

"¡Adama, el pasaporte!"

La alegría de Adama siempre lo acompañaba junto con su inocencia, que ha pulido con el paso de los años: "Era inocente y bastante despistado en aquella época, tenías que estar encima de él para que no tuviera despistes". Y es que el de L'Hospitalet había llegado a olvidar el pasaporte en las expediciones hacia algún torneo en el extranjero: "Si íbamos a Italia de torneo, a la hora de sacar el pasaporte él se lo había olvidado en casa. Por eso siempre estaba encima de él recordándole '¡Adama, el pasaporte!'", relata su ex entrenador en el Alevín A algunas de las divertidas anécdotas de Adama.

Los descuidos de Adama eran fruto de su inocencia en aquella época, ya que no se le conocen episodios de indisciplina con sus equipos durante su trayectoria profesional en Inglaterra. Sin embargo, durante su andadura en La Masía, su técnico en las etapas de alevín e infantil sí que recuerda, siempre con humor, algún descuido fortuito del extremo: "En infantil, ocurrió dos veces que en partidos importantes como un derbi, en el que nos jugábamos la liga, él llegaba tarde porque se confundía de hora". Por el contrario, el jugador con raíces en Malí dejó un buen recuerdo en la ciudad deportiva Joan Gamper, donde siempre influyó en el ambiente positivo del vestuario con su alegría.

Adama no destacaba por su físico en La Masía

Deportivamente, la progresión de Adama estuvo marcada por el trabajo continuo. El futbolista de L'Hospitalet no contaba con una ventaja física tal como el caso sonado de los hermanos Obama en el Atlético de Madrid. Es más, Andrés Carrasco lo sitúa como más pequeño físicamente que la media del equipo. Irónicamente, Adama contaba con unas cualidades físicas extraordinarias: "Tenía una estatura más baja que la media, pero era muy rápido y fuerte. Destacaba por su velocidad y uno contra uno, además de una gran ejecución de los centros. Desequilibraba a todos y tenían que derribarlo como fuera porque no podían pararlo."

Adama, tercero por la derecha y Andrés Carrasco, segundo por la izquierda en la fila de arriba, tras ganar el torneo de Brunete como alevines


| Sport

Como muestra del trabajo de Adama, otras potenciales estrellas de aquel alevín como Enguene, Kaptoum y Fran Álvarez, que "tenían un desarrollo físico, a la par que técnico y táctico por encima del resto", no han alcanzado las mismas cotas de éxito que el fichaje invernal azulgrana. En aquel vestuario, Andrés Carrasco sí que reconoce a Adama como el más desequilibrante sobre el campo: "Cuando él tenía el balón, siempre podía pasar algo".

Obviamente, el Adama de aquel entonces ha evolucionado con un proceso de maduración hasta asentarse plenamente en los Wolves de la Premier League. Muy bien ha de jugar alguien que llama la atención del mismísimo Pep Guardiola para reforzar al Manchester City. Si bien de más pequeño no gozaba de una superioridad física determinante en su juego, su progresión también incluyó una transformación física radical.

El caso de Adama es una 'rara avis', fascinante por la velocidad que puede alcanzar con un cuerpo tan musculoso y voluminoso. El carrilero de 26 años superó los 36 kilómetros por hora en 2021, registro que lo encumbró como uno de los diez futbolistas más rápidos del mundo.

"Ha llevado sus virtudes al extremo"

En cuanto a su juego, si bien se ha adaptado a las necesidades de sus distintos entrenadores, Andrés Carrasco sigue reconociendo a 'La Flecha' en los partidos de los Wolves: "Es un jugador muy completo que ha mejorado en muchos aspectos. Pero el alma de su juego se mantiene intacta. Siempre ha destacado en el uno contra uno, los centros y la velocidad, llevando sus virtudes al extremo. Y en la élite, como Adama, los jugadores se perfeccionan sobre un talento que ya tienen", reflexiona el ex seleccionador de Kuwait sobre el nuevo extremo azulgrana .

Adama Traoré durante un partido con el Wolverhampton frente al Leeds United

| AFP

Precisamente, las cualidades de un futbolista adaptado a tantas situaciones como Adama pueden sacar de apuros al Barça en cualquier partido: "En muchas fases del juego es ideal. Si juegas al contraataque, Adama encaja muy bien porque es muy rápido. Y en espacios reducidos, cuando coge situación de uno contra uno sabes que desbordará a su par", explica Andrés Carrasco qué puede aportar el atacante al equipo de Xavi Hernández.

A diferencia de Ousmane Dembélé, teórico competidor de Adama en la banda derecha azulgrana, el español cuenta con un historial de lesiones prácticamente impecable a pesar de su físico y velocidad. Sus molestias en el hombro se solucionaron en un pasado con el uso de aceite corporal para bebés antes de los encuentros. La medida evitó los sucesivos agarrones de los jugadores rivales. En las últimas tres temporadas y media, el de L'Hospitalet solamente se ha perdido por lesión cuatro partidos.

Con la más que probable ausencia del futbolista galo, que marchará del Barça en este mercado de invierno, o bien verá los partidos desde la grada, Adama tiene vía libre por el carril diestro para explotar su velocidad y descaro. Este segundo tramo de temporada es la oportunidad ideal del jugador de 26 años para demostrar que está hecho para triunfar en el FC Barcelona.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil