Inicio New Balance New Balance Fresh Foam More Trail v1

New Balance Fresh Foam More Trail v1

Analizamos las características de New Balance Fresh Foam More Trail v1, el acabado de montaña de una de las zapatillas de éxito de la marca americana para el asfalto y que busca correr por cualquier territorio y hacerlo de la manera más amortiguada y cómoda posible.

New Balance, que lleva más de cuarenta años fabricando calzado outdoor, con More Trail, se implica de lleno en utilizar mediasuelas maximalistas en un entorno donde aún no lo había hecho. Como al principio, en los primeros años, utiliza toda su experiencia en el calzado de ruta aplicado ahora en la montaña.

Pero, a diferencia de entonces, cuenta con unos adelantos casi impensables en aquella época y con un arma que entonces no poseía: Data to Design (D2D), que es, ni más ni menos, que el análisis de la pisada de miles y miles de corredores y corredoras, analizándose por ordenador y utilizándose todos esos datos en el diseño de calzado más eficiente.

¿Y qué tiene que ver todo eso con Fresh Foam More Trail v1? Pues en el resultado, precisamente: una zapatilla de trail generosamente amortiguada y con un alto grado de confort. Y no sólo eso, sino que además cuide la ligereza (, que sea flexible y además reactiva, para aprovechar la zancada al máximo.

Tendrá que compartir espacio con otros modelos puntales en NB, como son el zapatillón Fresh Foam Hierro, la ágil Summit Unknown, o la más básica Nitrel, todas ellas, también presentes en las listas de las mejores zapatillas de trail o las mejores zapatillas de iniciación a la montaña. En cualquier caso, siendo una buena incursión de la marca americana en el calzado maximalista para montaña es interesante saber cuales son sus argumentos. Vamos con ello.

Análisis New Balance Fresh Foam More Trail v1

Mediasuela

La mediasuela de New Balance Fresh Foam Trail tiene un importante grosor. Aunque no tanto como puede parecer, a la vista del impresionante perfil exterior que dibuja (52mm en el punto más grueso), por un motivo que ahora veremos.

Pero la clave está en el material: Fresh Foam X. New Balance hace unas temporadas dio con la tecla para encontrar un material con unas propiedades excepcionales en cuanto a amortiguación, aprovechamiento de la energía, suavidad, confort… y obtuvo Fresh Foam…

Por eso, a quienes observamos con lupa a esta marca desde hace años no nos extrañó que lo siguiente que hiciera fuera ir más allá y mejorarlo. Hace unos meses nos hicimos eco de la evolución en Fresh Foam X, que es una vuelta de rosca para obtener unas geometrías basadas en formas y trazos imperfectos (imitando a la naturaleza) para resolver situaciones en el impacto que mejoren esa amortiguación suave pero reactiva, ligera y confortable.

Hay más aspectos a tener en cuenta. Uno de ellos es que la mediasuela no está parida sin más, buscando un grosor porque sí. En realidad, como decía al inicio, no es tan gruesa como aparenta. Si sube tanto por los lados (basta con mirar dentro de la cazoleta, o, por ejemplo, o introducir el dedo índice y comparar hasta donde baja, comparado con el perfil exterior, para ver que la parte interior, el footbed (que es la manera anglosajona para definir la base donde se asienta el pie, por debajo de la plantilla) es más bajo que el perfil exterior.

Lo que busca con esto New Balance es encapsular al pie, aportándole sujeción en el sitio y estabilidad, ya que no va a moverse o forzar en exceso a la malla al pisar alguna superficie irregular y tuviera tendencia a irse de lado. Por tanto, que se vea tan gruesa la mediasuela, no significa que por el interior sea igual. El perfil exterior de 52mm (el que indicaba en la introducción) esconde el real, el del interior de la zapa, que es una altura de 33mm para el talón y 29mm para el antepie, lo que da un drop resultante de 4mm.

Y si hablamos del diseño, teniendo en cuenta que la marca americana utiliza Data to Design, es a donde nos vamos para entender esas formas geométricas muy próximas a hexágonos: de diferentes tamaños, unos más altos, otros más chafados… La función es ayudar a gestionar la pisada haciendo más blanda unas partes de la mediasuela (para que se compriman mejor cuando la presión de la pisada del quien la use lo demande) o al revés, que se resista en las zonas donde sea necesario contener, y por tanto, estabilizar la pisada, si es el caso.

De ahí que haya diferentes formas de esa especie de hexágonos y que incluso algunos tengan algo de material en el interior y otros no.

El tipo de pisada a la que va dirigida Fresh Foam More Trail v1 es la neutra. Obviamente se le puede sacar la plantilla (acolchada y de 4mm de grosor) para insertar una plantilla personalizada.

Suela

La suela de New Balance Fresh Foam More Trail v1 utiliza uno de los mejores compuestos de los de Boston: HydroHesion. Este es un caucho con grandes propiedades en cuanto a adherencia y durabilidad, dos cualidades muy necesarias en la montaña.

Si en otras suelas alguien podría encontrar que este material no era lo suficientemente flexible, New Balance corta el problema por lo sano y por partida doble: la primera confeccionando un diseño que permite mayor multidireccionalidad (lo que ayuda en terrenos donde hay que cambiar rápidamente el sentido lineal, sea por giro, saltos o cualquier otro motivo); y la segunda, añadiendo hasta cuatro cortes transversales (repartidos desde el puente hasta los dedos), separando físicamente la suela en diferentes partes.

Yendo específicamente al diseño, volvemos a las formas hexagonales. Más gruesas y “redondeadas” en la cara interior de la mediasuela, dando soporte, en contragrip en el talón para ayudar en las bajadas, y transversales en toda la zona bajo los metatarsos, pensando en la tracción. A cada área su función.

En cambio, vemos que justo en la zona que estaría bajo el centro del tobillo, no hay caucho y ahí es el propio material de la mediasuela quien ocupa el hueco. Se gana en ligereza en una zona con poco desgaste.

Un guiño estético, que no tiene nada que ver con el rendimiento es que New Balance ha serigrafiado unas isolíneas o isopletas (indican curvas de nivel y pretenden representar en un plano formas con volumen, como las montañas y los valles) en la suela, entre los tacos, simulando un mapa topográfico, similar a los que se utilizan en la montaña. El nivel de detalle llega a tal que iIncluso se indican dos alturas en metros: 3600 y 3800.

Upper

El upper de New Balance Fresh Foam More Trail v1 demuestra que esta zapa es más que una simple versión para trail de su hermana para asfalto. Los de Boston, sin perder la esencia de More, le han otorgado una personalidad propia, optimizando la mediasuela, trazando diferente suela y, como no podía ser de otra manera, diferente acabado del upper. Desde lejos se nota la semejanza, desde cerca, nada que ver.

De entrada, la malla tiene una resistencia mayor (para los enganchones o rozaduras). Además, está tratada con DWR (Durable Water Repellent) que es un recubrimiento de fábrica al propio tejido que lo que busca es convertirlo en hidrófobo, es decir, que repela al agua. No es Gore-Tex para que nos entendamos, pero sigue el mismo concepto para que la malla de la zapatilla no se sature de agua y la repela, y además, en el mayor tiempo posible.

Pero hay más, bastante más. Este upper está lleno de lo que se espera, de lo que no se espera, pero se agradece, y de hasta alguna sorpresa.

La puntera está muy protegida. Los dedos están bajo la capa de Toebox, que es un material en TPU que los va a proteger de pequeños impactos contra la maleza, pequeñas ramas y, en fin, esas pequeñas, pero molestas cosas que esconde el sotobosque. También de piedras pequeñas o de alguna zona escarpada que podamos rozar. Esa película que es Toebox da paso a una malla muy abierta y transpirable. Esto porque es la zona de los dedos, es decir, donde esta característica es más que importante, necesaria.

Pero si nos vamos a ambos lados de la zapa, lo que hay es un mediopie mucho más reforzado para contener al pie en cualquiera de los vaivenes del camino que nos podamos encontrar. Muy difícil que a alguien se le pueda romper la malla por este punto. Aquí es bastante más tupida, perdiendo transpirabilidad, pero porque pone todo el empeño en la sujeción del pie.

En medio de todo nos encontramos la cordonera. Espectaculares los ojales, que no son tal, sino una suerte de cordón resistente y unido con decenas de pasadas de hilo por punto, hasta en seis puntos diferentes para obtener cinco huecos por donde pasar los planos cordones. Para la zona más cercana al tobillo, donde más tensión se da, sí ha dispuesto New Balance dos ojales convencionales, por lo que quien desee puede escoger un tipo de cierre o el otro. NB las entrega de fábrica pasados por cuatro huecos del cordón y uno de los ojales.

Por debajo de éstos, se encuentra la lengüeta. Es acolchada y ventilada y está unida al cuerpo de la zapatilla hasta media altura, por lo que no se va a mover durante el uso.

Ya estamos en la cazoleta, que es mucho más acolchada y confortable de lo que cabría esperar. Volviendo a la comparación con  Fresh Foam More, su equivalente para asfalto, el acabado aquí es mucho más grueso y suave, abrazando más al tobillo (claro, hay que explicar que si aquella pesa algo menos, por todos estos detalles ha de ser, también). Por el interior, y como explicaba en el apartado de la mediasuela, encontramos una esponjosa plantilla de 4mm de grosor que redunda en que este sea un modelo muy cómodo de llevar.

Por detrás hemos visto un sorprendente broche para cerrar esta Fresh Foam More Trail v1 y es una tira para poder estirar de ella cuando nos la calcemos y que el proceso sea más cómodo y rápido. El caso es que incorpora una especie de banderín, donde New Balance ha escrito su nombre “NB” y la palabra “Trail”. La gracia es que este pequeño banderín es 100% reflectante, con lo que a la práctica utilidad de hacer visible la zapatilla (y por ende, al corredor o corredora que las lleva), lo hace de una manera simpática y original.

Resumen

New Balance Fresh Foam More Trail v1 es una gran idea hecha realidad: trasladar las bondades de la zapatilla con mayor amortiguación de New Balance a las carreras por montaña, para que éstas sean lo más cómodas posibles. Si en el análisis detallado de su “hermana” de asfalto ya decíamos que trabajaba duro para dar una amortiguación suave, aquí es más con lo de trabajar duro, para aportar ese punto de confort que sólo dan las grandes amortiguaciones.

El resultado es More Trail v1, una zapatilla polivalente, capaz de introducirse por cualquier territorio y que, gracias a los materiales y a los diseños utilizados es capaz de pasar por cualquier tipo de superficie, y tanto dura como blanda, con garantías.

Y es que el material Fresh Foam (la nueva formulación “X”, con más amortiguación y más aprovechamiento de la energía) va a trabajar en ese sentido. Fresh Foam X está apoyado sobre una suela de material adherente hydroHesion que utiliza grandes e incisivos tacos con formas principalmente hexagonales para traccionar en todas superficies y direcciones. Por cierto, la mediasuela utiliza un bajo drop de 4mm.

En el upper, esta More Trail utiliza una malla muy abierta en la zona de los dedos, pero más tupida en el medio pie para sujetar mejor. Además, New Balance la ha tratado con DWR para una mayor protección.

A pesar de lo voluminosa que es esta zapatilla su peso queda en tan sólo 308gr para el acabado masculino y 261gr en el femenino. Todas las características son las que le permiten entrar en la relación de las mejores zapatillas de trail Running.

El precio oficial de New Balance Fresh Foam More Trail v1 es de 150€.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad