Inicio Noticias & Blog La montaña, el mejor escenario para practicar deporte al aire libre

La montaña, el mejor escenario para practicar deporte al aire libre

mejores zapatillas de trail running para correr por montaña

Ciclismo de montaña, trekking, senderismo, trail running o incluso escalada son modalidades deportivas que están al alza en los últimos años. Cada vez más gente se ve atraída por la posibilidad de practicar ejercicio físico al tiempo que va conociendo nuevos parajes naturales.

Esta dinámica está también sirviendo como una fuente importante de riqueza económica en materia de turismo de interior, deportivo y gastronómico. Muchas localidades de interior ven cómo cada fin de semana, sus parajes naturales se llenan de paisanos y visitantes que desean recorrer puertos de montaña en bicicleta, hacer rutas de senderismo o practicar actividades de aventura y naturaleza, como el piragüismo, la espeleología o el descenso de cañones, entre otras muchas opciones.

El equipamiento en este tipo de deportes y en estas ubicaciones, en ocasiones de difícil acceso, cobra una especial importancia y puede salvarnosde un problema mayor. Como nos cuenta el jefe de ventas de la tienda de deportes Walashop, existen una serie de medidas a tomar para garantizar una experiencia satisfactoria como constar con un buen calzado adecuado al deporte que vamos a practicar, una ropa adecuada a la temperatura y la estación del año, llevar siempre agua, algo de comer y abrigo, así como realizar el deporte en compañía, nos puede salvar de un susto y estropear nuestra jornada al aire libre.

Cómo elegir calzado para practicar senderismo, trekking o trail running

Senderismo, trekking o trail son actividades complementarias entre sí, con cierto grado de similitud, pero que varían en función de la intensidad del ejercicio, los escenarios donde movernos y la duración y extensión de las rutas.

El senderismo consiste, de manera resumida, en hacer largas caminatas en plena naturaleza, a través de caminos y senderos bien señalizados. En cambio, el trekking es algo similar, pues también es caminar, pero es una especialidad del montañismo que demanda más esfuerzo físico y no siempre se discurre por senderos, sino por bosques, cañones, montes, ríos…

Estas dos actividades son muy similares entre sí, pues varían únicamente en la intensidad y el tipo de recorrido. El trail running, por su parte, no consiste en caminar, sino en sesiones de running por plena naturaleza, como el cross, pero con mayor grado de dificultad, tanto en las rutas como en la distancia y esfuerzo: pendientes acumuladas y tipo de terrenos a superar.

Confort, rigidez y comodidad

De este modo, sí hay muchas similitudes entre el calzado para senderismo y trekking. Una buena elección en este caso va a ser decantarse por zapatillas o botas que ofrezcan protección, estabilidad, suficiente amortiguación, buen agarre, sean transpirables y además sean impermeables.

A su vez, dependiendo de la variedad de terrenos a recorrer y la duración de la ruta, así como de las condiciones meteorológicas, debemos decantarnos por botas, botas de media caña o zapatillas ligeras de trekking.

A todo esto hay que añadir condicionantes físicos personales, pues el trekking, y también el trail running, implican una mejor forma física. En el caso del trekking, no ocurre así con el trail running, la experiencia y la capacidad de orientación, también son bienvenidas.

Esto invita a que, si estás en un momento de iniciación, te decantes mejor por el senderismo, pues supone una introducción muy positiva en las actividades de naturaleza. Cuando ya vayas adquiriendo mejor condición física, podrás pasar a rutas de trekking, que por lo general suelen ser más duras por las condiciones propias del terreno y la extensión de las caminatas.

El equipamiento deportivo también incluye la ropa

Le damos mucha importancia al calzado, pero no menos relevante es el resto del equipamiento, y en concreto la ropa. A la hora de salir a la montaña, una regla que siempre funciona es la teoría de las tres capas.

La dinámica consiste en usar tres capas de prendas, una inferior de carácter transpirable, que sea como una segunda piel y libere el sudor que se va generando; una segunda ya de abrigo para evitar que el frío cale en el cuerpo y mantener a raya la temperatura del organismo; y una tercera impermeable, para evitar que el agua o el viento llegue hasta la piel.

Esto hay que conseguirlo tanto en las prendas superiores como en las inferiores. Con los pantalones, cuando normalmente no se llevan dos prendas superpuestas, lo ideal es acudir a modelos que ofrezcan doble capa, y completar este con calcetines técnicos.

Por supuesto, todos estos enseres, tanto la ropa como el calzado, y accesorios como la mochila, cortavientos, útiles de iluminación, un pequeño botiquín y herramientas de geoposicionamiento, deben ser compatibles con una buena movilidad y el confort.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad